¿Piensas en ella sin parar? 13 razones por las que no puedes dejar de pensar en ella y qué hacer al respecto

No puedes dejar de pensar en ella.

Lo has intentado, pero tu mente está a mil por hora y no desconecta.

Vuelves una y otra vez a los mismos pensamientos y te preguntas: «¿Por qué no puedo dejar de pensar en ella?».

Si esto te suena, no te preocupes: no estás solo.

De hecho, hay muchas razones por las que puedes ser incapaz de dejar de pensar en una chica, y vamos a explorarlas todas en este artículo.

También compartiremos consejos para sacártela de la cabeza y recuperar el equilibrio en tus pensamientos.

no puedes dejar de pensar en ella

No puedo dejar de pensar en ella: 13 posibles razones por las que la tienes en mente

Es normal que pienses en alguien que te atrae o con quien has pasado un buen rato, pero si te viene a la cabeza constantemente, puede que sea algo más que un capricho pasajero.

Si piensas constantemente en una chica, es esencial que te tomes un tiempo para averiguar por qué. Una vez que comprendas la raíz de tu obsesión, podrás empezar a tomar medidas para seguir adelante.

Aquí tienes trece posibles razones por las que no quiere abandonar tus pensamientos:

1. Has construido una vida de fantasía con ella

Cuando no puedes dejar de pensar en una chica, puede deberse a que has construido una vida de fantasía con ella en tu cabeza. Es especialmente común si no la conoces muy bien o si aún no has tenido la oportunidad de pasar mucho tiempo con ella.

En tu mente, ella es perfecta y no puedes tener suficiente de ella. Desafortunadamente, este tipo de pensamiento suele ser una receta para la decepción porque la chica que has construido es poco probable que coincida con la realidad.

2. Estás atrapado en el bucle del «y si…»

Otra razón por la que ella siempre está en tu mente es que no dejas de preguntarte «¿y si…?».

  • ¿Y si tienes el valor de invitarla a salir, pero te dice que no?
  • ¿Y si hubieras hecho algo cuando tuviste la oportunidad?
  • ¿Y si tú también le gustas, o no?

Este tipo de preguntas son naturales, pero también pueden ser peligrosas. Pueden llevarte por un camino que quizá nunca te proporcione respuestas.

En lugar de abordar la situación con preguntas, intenta pensar en soluciones. Pensamientos como «¿Cuándo puedo invitarla a salir?» son mucho más útiles si quieres pasar más tiempo con esa persona.

3. Tienes miedo al rechazo

Si piensas constantemente en una chica, puede que sea porque tienes miedo al rechazo.

Puede que ella te guste más que tú a ella, y la idea de invitarla a salir te llena de pavor.

En lugar de enfrentarte a esta posibilidad, la mantienes a distancia en tu mente. Construyes una relación con ella en tu cabeza, pero nunca te atreves a pedirle una cita.

Así te proteges de la posibilidad de rechazo. Pero también significa que es probable que te quedes soltero, que no es lo que quieres si piensas constantemente en alguien.

4. Te atrae físicamente

La primera impresión que nos llevamos de alguien suele basarse en la atracción física. Si siempre estás pensando en ella, puede que sea por su aspecto.

Es perfectamente normal, y no hay nada malo en sentirse atraído por alguien. Sin embargo, es importante recordar que la atracción física no es lo único que importa en una relación.

Es probable que te sientas atraído por ella porque se ajusta a una idea de lo que te parece atractivo, pero eso no significa que sea la persona adecuada para ti.

Quizá valga la pena conocerla mejor antes de dejar que ocupe tanto espacio en tu cabeza.

5. Te avergonzaste delante de ella

Si siempre estás pensando en ella, puede ser porque hiciste algo que te avergonzó delante de ella. Este sentimiento es normal si no la conoces muy bien.

Puede que sigas dándole vueltas al incidente, preguntándote qué podrías haber hecho de otra manera. Cuanto más piensas en ello, más te convences de que debe de estar riéndose de ti.

Cuanto más repites mentalmente el incidente, más ganas tienes de que vuelva a ocurrir.

Es un círculo vicioso del que puede ser difícil salir.

6. Tienes sentimientos encontrados hacia ella

A veces, las personas que más permanecen en nuestra mente son aquellas por las que tenemos sentimientos encontrados. Si no puedes quitártela de la cabeza, puede que sea porque no estás seguro de lo que sientes por ella.

Por un lado, puede que sea todo lo que buscas en una pareja. Por otro, puede no ser la mujer que buscas o hacer algo que te desanime.

Este miedo hace que estés constantemente yendo y viniendo sobre si quieres involucrarte con esta mujer.

7. Estás conectado a su vida social

Puede que no conozcas bien a la chica, pero estás conectado a ella a través de amigos comunes. Puede ser difícil dejar de pensar en ella porque siempre está en tu periferia.

Puede que la veas en reuniones sociales o que oigas hablar de ella a otras personas. Aunque no interactúes directamente con ella, sigue estando presente en tu vida.

Es una situación difícil de estar porque es difícil deshacerse de alguien que siempre está cerca, y quieres ser cortés con las personas que ves regularmente.

8. No eres feliz en tu relación actual

A veces pensamos que la hierba es más verde al otro lado. Si tienes una relación estable, es normal que de vez en cuando pienses en otras personas.

Sin embargo, si piensas constantemente en otra chica, puede deberse a que no eres feliz en tu relación actual.

No es necesario que rompas con tu pareja, pero puede que merezca la pena plantearse por qué eres infeliz.

Puede que haya problemas en la relación que deban resolverse. O puede que ya no seas compatible con tu pareja y necesites seguir adelante.

En cualquier caso, pensar constantemente en otra mujer no es una forma sana de mantener una relación.

9. Ambos conectáis a un nivel más profundo

Cuando conoces a alguien y congenias, puede ser difícil dejar de pensar en esa persona. Tal vez recuerdes una conversación en la que te sentiste visto, escuchado y validado.

Puede que estés reproduciendo esta escena repetidamente porque anhelas intimidad, aunque sólo haya ocurrido una o dos veces con esta nueva mujer.

10. Coqueteó contigo

No es raro pensar en alguien que ha flirteado contigo, aunque no lo conozcas muy bien. Si una chica te ha dado algún indicio de que está interesada en ti, es normal que tu mente empiece a acelerarse.

Puede que te estés planteando si su flirteo no ha sido más que una broma amistosa o si quiere ir más allá. Si estás constantemente pensando en ella, podría ser porque quieres averiguar a dónde podría llegar esto.

11. Quieres lo que no puedes tener

¿Alguna vez te has sentido atraído por alguien que está completamente fuera de tus límites? Ya sea porque tiene pareja, porque le han hablado de usted o porque simplemente no le interesa, puede ser difícil quitárselo de la cabeza.

A veces, cuanto más te dicen que no puedes tener algo, más lo deseas. Si ésta es la razón por la que no puedes dejar de pensar en ella, puede que se deba a que estás intentando satisfacer una necesidad muy arraigada de validación.

Y la verdad es que puede que ni siquiera quieras la relación si realmente pudieras conseguirla si lo que te preocupa principalmente es ¡la persecución!

12. Es un reto

A menudo nos atraen las personas que suponen un reto. Si piensas constantemente en una chica difícil de conquistar, puede que sea porque inconscientemente intentas impresionarla.

Puede que necesites probarte a ti mismo, aunque no la conozcas muy bien. Este sentimiento puede llevar a patrones de pensamiento obsesivos, siempre tratando de pensar cómo llamar su atención o subir la apuesta.

13. Crees de verdad que hay potencial de ser almas gemelas

Algunas personas tienen una sensación intuitiva sobre los demás y simplemente saben que están destinados a ser. Si crees firmemente que esa chica es tu alma gemela, puede ser difícil dejar de pensar en ella.

Puede que inconscientemente busques señales de que es la elegida.

Aunque no haya ninguna razón lógica para que te sientas así, puede ser difícil deshacerse de la sensación de que estáis destinados a estar juntos.

Qué hacer cuando piensas constantemente en ella

Ahora que hemos hablado de algunas de las razones por las que puedes estar pensando en ella constantemente, hablemos de lo que puedes hacer al respecto.

Si te encuentras obsesionado con una mujer, hay algunos pasos que puedes dar para tratar de conseguir un poco de alivio:

1. Reconoce tus sentimientos

El primer paso es reconocer cómo te sientes. No intentes alejar tus pensamientos o decirte a ti mismo que no deberías pensar en ella.

En lugar de eso, acepta que estás teniendo esos pensamientos y permítete sentir cualquier emoción que te surja. Puede ser difícil, pero es un paso esencial en el proceso de curación.

A veces, resistirnos a nuestros sentimientos y pensamientos es precisamente lo que hace que sigan atascados en nuestra mente.

Desahógate escribiendo un diario, meditando o hablando con un amigo de confianza sobre lo que estás pasando. Te sorprenderá lo rápido que esto puede ayudar a reducir tus pensamientos.

2. Pregúntate qué buscas en una relación

Puede ser útil dar un paso atrás y preguntarte qué quieres en una relación.

¿Quieres algo casual o buscas algo más serio? ¿Qué cualidades buscas en una pareja?

Responder a estas preguntas puede ayudarte a averiguar por qué esta chica te ha llamado la atención y si merece la pena seguir una relación con ella.

3. Practica la atención plena para ayudar a calmar tu mente

Tal vez tus patrones de pensamiento tengan menos que ver con una persona concreta y más con tu falta de capacidad para concentrarte o calmar tu mente.

Si este es el caso, la atención plena puede ser una herramienta útil. La atención plena consiste en estar presente en el momento y observar tus pensamientos sin juzgarlos.

La atención plena puede ayudarte a centrarte en lo que está ocurriendo ahora en lugar de perderte en pensamientos sobre ella.

Algunas prácticas de atención plena son la meditación, el yoga y el tai chi. También existen muchas apps de mindfulness que te ayudarán a iniciarte en esta práctica.

4. Trabajar para liberar la ansiedad

Cuando rumiamos algo sin cesar, la raíz de los patrones de pensamiento puede ser la ansiedad generalizada.

Podemos obsesionarnos con una persona o una idea porque nuestra mente busca control o seguridad. Pero esto rara vez funciona si nunca actuamos sobre lo que estamos pensando.

Para dejar de pensar en ella, tendrás que encontrar formas de liberar tu ansiedad de forma saludable. Puedes probar a hacer ejercicio, escribir un diario o hacer ejercicios de respiración profunda.

5. Busca ayuda profesional

Si no puedes dejar de pensar en ella y eso está afectando a tu día a día, puede que haya llegado el momento de buscar ayuda profesional.

Un terapeuta puede ayudarte a comprender los pensamientos y emociones que estás experimentando. También puede proporcionarle herramientas y recursos para ayudarle a controlar tus obsesiones.

También puede considerar la posibilidad de tomar medicación si su ansiedad es grave. La medicación puede ser una forma eficaz de reducir la ansiedad y mejorar la capacidad de concentración.

Si no estás seguro de por dónde empezar, habla con tu médico sobre las opciones disponibles.

6. Habla con ella

A veces, la solución más directa es la más eficaz. Si no puedes dejar de pensar en una mujer, ¿por qué no hablas con ella?

Te sorprenderá lo bien que funciona. Si te pone nervioso, empieza enviando un mensaje o chateando por Internet. Después, mira a ver si está dispuesta a quedar en persona.

Hablar con ella te ayudará a conocerla mejor y a determinar si hay potencial para una relación.

También puede ayudarte a verla desde otra perspectiva y a darte cuenta de que tus pensamientos no reflejan la realidad de la situación. Puedes cambiar tu mente hacia una perspectiva más sana y realista.

Reflexiones finales

Si te preguntas cómo dejar de pensar en una chica, estos consejos pueden ayudarte a conseguir cierto alivio.

Sé sincero contigo mismo sobre por qué piensas en ella y qué quieres de una relación.

Una vez que lo sepas, empieza a tomar medidas para dejar atrás esos pensamientos obsesivos. Si sigues teniendo problemas, ten paciencia y prueba varias cosas hasta que encuentres lo que te funciona.

Ir arriba