Pistantrofobia: Por qué temes confiar en la gente, 16 señales y formas de superarlo

Pistantrofobia

Pistantrofobia: el miedo a confiar en la gente. ¿Cuáles son sus causas? ¿La padeces? ¿Conoces a alguien que la tenga? ¿Cómo la afrontas?

La pistantrofobia es el miedo a confiar en la gente.

Si acabas de tener un flashback de todas tus relaciones fallidas, lo sentimos.

Pero no estás solo. Muchos otros también han pasado por lo mismo.

Las rupturas turbias no sólo nos dejan con náuseas en el estómago cada vez que oímos el nombre de nuestro ex. También nos dejan traumatizados y temerosos de nuestra próxima relación.

Puede que hayas superado completamente a tu ex, pero eso no significa que hayas superado lo que pasó.

Que te mientan, te engañen y te traicionen puede dejarnos con miedo a confiar en la gente.

¿Cómo saber si se tiene pistantrofobia?

Si la tienes, ¿cómo puede superar este miedo? No temas.

Estamos aquí para ayudarte.

Aquí tienes todo lo que necesitas saber para vivir sin pistantrofobia.

¿Tienes pistantrofobia?

Puede que pienses que tu paranoia no es algo a lo que haya que prestar atención, pero sí lo es. Tu pasado te trae miedos, y no son cosas sin importancia.

Tener miedo a confiar en la gente puede afectar mucho a tu futuro. Si no aprendes a identificar la pistantrofobia y a controlarla, podría impedirte vivir una vida plena y feliz.

Entonces, ¿cómo saber si tienes miedo a confiar en alguien? Echemos un vistazo a algunos de los signos reveladores

1. Cotilleas

¿Has averiguado ya la contraseña del teléfono de tu pareja? Claro, todos tenemos tendencia a espiar a alguien que nos gusta cuando está enviando mensajes o consultando Facebook. Sin embargo, fisgonear en su teléfono es completamente diferente.

Tanto si están tramando algo sospechoso como si no, se trata de una invasión de la intimidad. Si no puedes confiar en que tu pareja sea sincera contigo y tienes que husmear en su teléfono para sentirte seguro, lo más probable es que tengas pistantrofobia.

Este miedo a confiar en la gente no sólo es molesto para ti, sino que dificulta mucho las cosas en una relación. Si no confías en ellos, se sienten muy presionados para demostrar su fidelidad.

Eso no está bien.

2. Estás en todas las redes sociales

Si tienes miedo a confiar en la gente, es probable que compruebes sus idas y venidas en Internet con regularidad.

No sólo miras lo que publican, sino que también compruebas su actividad. Quieres saber qué fotos les gustan y a quién le gustan las suyas.

Esto es pasarse de la raya. Deberías confiar en el comportamiento de tu pareja. Tanto si tu pistantrofobia se dirige a tu pareja como a otras personas, te está impidiendo ser feliz.

Tu necesidad de saber constantemente lo que hacen tanto en la vida real como en la virtual es una clara señal de que no confías en tu pareja. Tienes que entender que no controlas sus acciones y confiar en que tomarán las decisiones correctas.

3. Sacas conclusiones precipitadas

¿Ya das por hecho que te han engañado cuando sólo es la primera cita? ¿Se han quedado hasta tarde en la oficina y ya das por hecho que tienen una aventura?

Tranquilízate. Si tu pareja no te contesta enseguida y crees que está con otra persona, no estás siendo racional.

A menos que las señales sean claras de que están haciendo algo infiel, no puedes sacar conclusiones precipitadas y asumir el peor de los escenarios. Esto no sólo te vuelve paranoico. También romperá su confianza en ti.

Cuando entras en una relación con una mentalidad negativa, es un claro indicador de que tienes problemas de confianza.

4. Eres irritantemente dependiente

¿Tu pareja no puede salir los fines de semana sin ti? ¿Necesitas saber quién, qué, cuándo y dónde?

Tienes que dejarles respirar.

Una relación sana consiste en dos personas independientes.

Cuando tienes problemas de confianza, sueles mantener una estrecha vigilancia sobre lo que hacen y con quién están. Esto no se debe a nada que hayan hecho.

Es por ti. Te sientes amenazada e insegura. Esto podría deberse a una mala relación anterior, pero no debería filtrarse en ésta.

Al restringir a tu pareja, en última instancia estás destruyendo la relación porque ya la has intoxicado con tus suposiciones. Todos hemos visto a la novia/novio celoso en el bar o en una fiesta. No es nada agradable.

5. Los pones a prueba

La culpa de esto la tienen los cuentos de hadas y las películas para chicas. Nos enseñan que tenemos que poner constantemente a prueba a nuestras parejas para asegurarnos de que realmente les importamos.

Tienen que perseguirnos bajo una lluvia torrencial, o les hacemos elegir entre sus amigos y nosotros. Sabes lo que pasará, ¿verdad? Al final, llegarán a su límite de ser puestos a prueba.

Si intentas darles celos para ver cómo reaccionan o te enfadas sin motivo para que se disculpen y te pidan perdón, les estás manipulando.

No se trata sólo de tu miedo a confiar en la gente. Ese miedo se manifiesta en una necesidad de control, que destruirá una relación.

6. Has engañado en el pasado

Si has sido infiel en el pasado y tienes la paranoia de que te están engañando, es obvio por qué tienes problemas para confiar en la gente. Sabes que fuiste capaz de hacerlo, así que crees que ellos también lo son. También sabes lo que hiciste para mantenerlo en secreto, así que eres hiperconsciente de las señales.

El hecho de que tú hayas engañado no significa que todo el mundo lo hará. Tienes que separar tu pasado de tu presente y tu futuro.

7. Te han engañado

Esto se da por hecho, pero ¡escucha! Si te han engañado o mentido en el pasado, es difícil olvidarlo. Cuando muchos personajes te han dejado plantado, ese patrón puede meterse en tu cabeza.

Aunque ya no sientas nada por la persona que te hizo daño, el dolor no desaparece. El recuerdo se cierne sobre ti, amenazando con repetirse. Si siempre estás esperando que caiga el otro zapato, tienes miedo a confiar en la gente.

8. Tuviste una infancia dura

Aunque sólo hayas salido con gente honrada, tu infancia juega un papel muy importante en tus relaciones. Si uno de tus padres engañó al otro o te mintió, puede ser difícil ver otro resultado.

La pistantrofobia tiene miles de causas, pero una base de desconfianza desde una edad temprana se arrastra muy a menudo hasta la edad adulta y puede sabotear relaciones por lo demás sanas.



Cómo superar la pistantrofobia

Vale, vives con pistantrofobia. La buena noticia es que no se trata de una cadena perpetua. Muchas personas viven con él durante años antes de tomar medidas para superarlo y encontrar relaciones felices y de confianza.

He aquí cómo puede ayudarse a sí mismo a superar su miedo a confiar en la gente.

1. Admite tu miedo a confiar en la gente

Antes de hacer nada, tienes que admitir este miedo ante ti mismo. Algunas personas niegan tener pistantrofobia porque quieren haber superado su pasado.

Puede que dejes que años de engaños y mentiras te afecten y te avergüences de ello. Para volver a confiar en la gente, tienes que admitir que tu pasado te está afectando. Tienes que afrontarlo.

2. Habla de ello

Tu pareja tiene que saberlo. Si es tu primera cita, déjalo para más adelante. Con el tiempo, si la relación se desarrolla, deberían conocer tu miedo a confiar en la gente.

No hay nada más chocante que ver cómo te metes obsesivamente en su Facebook o que tengas un ataque de ansiedad delante de ellos cuando están hablando con otra persona.

Tienes que asegurarte de que entienden de dónde viene ese miedo a confiar en alguien. Hazles saber que no se trata de ellos. Se trata de tu pasado y de que estás superándolo.

Hazles saber cómo pueden ayudarte. ¿Te resultaría más fácil confiar en ellos si te enviaran mensajes de texto a lo largo del día? ¿O simplemente necesitan mantener la calma cuando te pones celoso?

Si esta persona realmente se preocupa por ti, será paciente y te aceptará. Al fin y al cabo, sois un equipo.

3. Busca terapia

Si tienes pistantrofobia, considera la posibilidad de acudir a un terapeuta. La gente tiene el estigma de no ir a ver a un terapeuta, y piensan que son débiles e incapaces de manejar sus propios problemas.

Pero no es así.

Admitir que necesitas ayuda externa es una fortaleza. Estás dando un paso para mejorar.

Un profesional podrá ayudarte a profundizar en tus problemas y descubrir la causa de fondo. También le ofrecerá técnicas y métodos a seguir para que practiques cómo aumentar tu nivel de confianza en los demás.

Puedes superar la pistantrofobia. Llevará tiempo, pero puede que tardes menos con un poco de ayuda.

4. Cambia de mentalidad

Esto es difícil de hacer, pero merecerá la pena. En lugar de tener expectativas sobre los demás, céntrate en lo que puedes controlar.

Céntrate en tus reacciones. Preocúpate por lo que tú puedes hacer, no por lo que los demás puedan o no hacer.

Esperar que alguien te engañe le aleja y probablemente le lleva a los brazos de otra persona. Intenta seguir la corriente.

No dejes que el miedo a confiar en la gente se imponga a todo lo demás. En lugar de eso, concéntrate en si realmente te gusta esa persona.

¿Podrías llegar a conocerla? Esto te ayudará a centrarte más en la conexión que en el miedo. Una vez que les conozcas, la confianza se formará de forma natural.

5. Anótalo

Puede parecer molesto pensar constantemente en tu miedo a confiar en la gente. La pistantrofobia puede apoderarse de tu vida. En lugar de dejar que ocupe el centro del escenario, sácala.

Escribe todo lo que sientes. Garabatea qué lo ha provocado, qué efectos está teniendo en tu vida y cómo quieres superarlo.

Ponerlo todo por escrito es muy catártico. Puede ser un gran paso para seguir adelante.

6. Tómate un descanso

Deja de tener citas durante un tiempo. Cuando tienes miedo a confiar en alguien, puedes pensar que la cura es encontrar a alguien en quien confiar. A veces eso lo empeora.

No te pases años teniendo citas y esperando a conocer a alguien en quien puedas confiar. Acudir a citas, ponerse nervioso y tener expectativas sólo puede hacer que tu confianza flaquee aún más.

Tomarte un descanso de las citas puede darte tiempo para ti. Así podrás enfrentarte de verdad a tu pistantrofobia.

El problema está en ti, no en los demás.

7. Separa

Es más fácil decirlo que hacerlo, pero es necesario. Cuando tienes miedo a confiar en la gente, y está vinculado a un ex o a alguien de tu pasado, se filtra en el futuro. Tienes que intentar contener esa expectativa hacia esas personas.

Si conviertes patrones de tu pasado en expectativas para el futuro, siempre estarás esperando que ocurra algo malo. Puedes aprender a confiar de nuevo en la gente.

Sería de gran ayuda si tratas de dejar de lado las culpas del pasado para que potencialmente puedas conseguir a alguien genial.

8. Tómatelo con calma

No hay necesidad de precipitarse en una relación. A veces, parece que así es como resolverás tu miedo a confiar en la gente. Si depositas toda tu confianza en alguien muy rápidamente, puede que te sientas curado por el momento. Pero depositar tanto peso en otra persona no es justo ni saludable.

Esto significa que si algo no va bien, te derrumbarás. Trabaja para confiar en ti mismo y en la persona con la que sales con el tiempo. Los miedos de este tipo no se eliminan de la noche a la mañana.

9. Lucha contra la pistantrofobia

Sigue luchando. No dejes que tu miedo a confiar en la gente te impida vivir tu vida. Esto no es incurable ni permanente, por mucho que lo parezca.

Sigue adelante. Toda relación que se precie conlleva un riesgo de dolor.

Aunque la pistantrofobia añade mucha presión y tensión a una relación, puedes superarla y deshacerte de una vez por todas de tu miedo a confiar en la gente.

TE VA A ENCANTAR

Scroll al inicio