¿La diferencia entre sexo y hacer el amor? 11 diferencias que debes conocer

La intimidad sexual con cualquier otro nombre (echar un polvo, tocar las botas, hacer el amor) seguiría siendo fundamental para la experiencia humana.

Al fin y al cabo, sin sexo, ninguno de nosotros existiría.

Pero no todo el sexo es igual.

A veces, la gente practica sexo; otras, hacen el amor.

¿Cuál es la diferencia? En una palabra: emociones.

Veamos 11 comportamientos distintos que separan hacer el amor del sexo.

La diferencia entre sexo y hacer el amor: 11 diferencias esenciales

¿Cuál es la diferencia entre hacer el amor y el sexo?

En términos generales, es la diferencia entre las conexiones emocionales complejas y las puramente físicas.

O dicho de otro modo: hacer el amor es algo conmovedor; tener relaciones sexuales es algo biológico.

¿Es posible hacer el amor con alguien que no te corresponde?

La verdad es que no. Hacer el amor implica la comunión de dos personas.

Y aunque ames a la persona con la que mantienes relaciones sexuales, no necesariamente estás haciendo el amor.

¿Cómo distinguirlos?

11 Indicadores de que estás haciendo el amor y no sólo teniendo sexo

1. Tus sentimientos están implicados

El sexo con amor implica sentimientos. Mientras disfrutáis el uno del otro, puede que os invadan y os atraviesen corrientes de emoción, antes, durante y después.

A veces, sentirás que no puedes acercarte lo suficiente. Incluso puede que llores de felicidad y alegría. Hacer el amor conecta mentes, almas y cuerpos.

Por el contrario, el sexo casual se limita al acto físico del coito. Puede sentar muy bien, pero no es una experiencia de unión apasionada.

Algunas personas no disfrutan del sexo sin emociones; para ellas, el sexo casual no tiene ningún atractivo. Otras personas no necesitan estimulación espiritual y hacen del sexo una parte central de su vida social.

➡️ Hacer el amor: Sientes vértigo por tu pareja sexual.

➡️ Tener relaciones sexuales: No conoces mucho a tu pareja o tienes más un vínculo amistoso que romántico.

2. Tu relación es exclusiva

¿El acto sexual en cuestión tuvo lugar con una pareja comprometida, un amigo con derecho a roce o un rollo de una noche?

Aparte de las escasas personas que experimentan el amor a primera vista, por lo general nunca se hace el amor con un ligue ocasional, ni tampoco con un amigo con derecho a roce.

El encuentro físico cobra mucho más sentido cuando ambos son exclusivos y se comprometen a construir una relación sólida.

➡️ Hacer el amor: Estás en una relación exclusiva.

➡️ Tener Sexo: Estás teniendo citas casuales o un rollo de una noche.

3. No es cosa de una sola vez

Si te acuestas con alguien una vez y no vuelves a saber de él, la experiencia no ha sido hacer el amor. Eso no significa que sea malo o incorrecto, simplemente no es lo mismo.

Lleva tiempo establecer la conexión emocional necesaria para hacer el amor en lugar de limitarse a practicar sexo. A algunos les puede llevar meses o incluso años.

➡️ Hacer el amor: Con frecuencia disfrutáis juntos de la intimidad sexual y salís juntos. (No es una situación para tener sexo).

➡️ Tener relaciones sexuales: Se trata de un rollo de una noche, una llamada para ligar o el comienzo de una relación cuando aún no te has enamorado.

4. Después del coito

¿Qué ocurre después del coito? ¿Tu pareja se levanta de un salto, se pone la ropa y sale por la puerta? ¿O se acurruca en la cama? ¿Pasais la noche juntos?

Las personas que hacen el amor -o que van en esa dirección- tienden a quedarse.

Sin embargo, no lo tomes como una mala señal si tu pareja de vez en cuando no se queda a dormir. A veces, la gente tiene citas a primera hora o un deseo irrefrenable de estar en su propio espacio. No es el fin del mundo.

➡️ Hacer el amor: Después os abrazáis fuerte o os acurrucáis.

➡️ Tener sexo: Uno de los dos se levanta y se separa bastante pronto después del acto.

5. Hablas con sentido después

¿Se habla después con la almohada? Si es así, ¿de qué hablais?

Si hablais de su futuro común o de lo que sienten el uno por el otro, es muy probable que ambos sientan algo por el otro. Los lazos más allá del coito hacen que la intimidad sea más significativa y emocionalmente satisfactoria.

➡️ Hacer el amor: Disfrutas de una charla tierna u orientada al futuro en la almohada.

➡️ Tener Sexo: Puede que después tengáis alguna pequeña charla.

6. Hay más besos y ternura antes, durante y después

Cuando se hace el amor, hay muchos más besos y ternura, muchas más miradas a los ojos. El sexo por el sexo es más mecánico.

De nuevo, eso no significa que no pueda sentar bien o ser un buen momento; simplemente no es un acto que os acerque emocionalmente, como hacer el amor.

➡️ Hacer el amor: Hay más besos, roces y miradas.

➡️ Tener relaciones sexuales: Puede que os beseis un poco, pero la atención se centra en el coito.



7. Bajas más la guardia

El sexo puede hacerte sentir muy cohibido si te acuestas con alguien a quien no conoces bien. Pero cuando haces el amor con una pareja unida, las guardias se desmoronan.

No te preocupa tanto tu cuerpo ni lo que piensen de él. Como hay una conexión genuina, la atención se centra en complacerse mutuamente, no en juzgarse.

➡️ Hacer el amor: Eres abierto y no te avergüenzas de nada mientras tienes relaciones sexuales.

➡️ Teniendo relaciones sexuales: Estás más precavido y puede que incluso cohibido.

8. Las emociones están más implicadas

Cuando el sexo va más allá de la mera liberación física, suele tratarse de hacer el amor.

Por supuesto, las parejas que se están enamorando pueden tener experiencias que se sitúan entre el sexo y hacer el amor, pero si no hay absolutamente ninguna emoción, es sólo sexo.

Las personas suelen ser más vulnerables cuando hacen el amor, lo que puede forjar vínculos aún más profundos.

➡️ Hacer el amor: Eres más vulnerable con tu amante.

➡️ Teniendo Sexo: No bajas la guardia del todo.

9. Es una experiencia más lenta

El sexo por placer físico tiende a terminar mucho más rápido que una sesión de amor.

Cuando ambas partes están implicadas emocionalmente en la experiencia, quieren complacer a la otra persona y disfrutan tomándose las cosas con más calma. El objetivo es conectar a varios niveles.  

Si quieres vivir una experiencia aún más intensa, infórmate sobre el sexo tántrico. Según algunos testimonios, los practicantes expertos se entregan a sesiones de sexo que duran horas.

➡️ Hacer el amor: Es probable que la experiencia dure más de tres minutos.

➡️ Tener sexo: Es muy posible que acabes en tres minutos.

10. El romance está a flor de piel

¿Preparais el escenario antes de mantener relaciones sexuales? ¿Disfrutais juntos de una copa de algo especial, encienden velas y llevan lencería? Si es así, probablemente estéis haciendo el amor. Cuando es sólo sexo, la gente no pone tanto esfuerzo en el romance.  

No estamos sugiriendo hacer una gran cosa cada vez que se tiene intimidad – nadie tiene tiempo para eso – pero si forma parte de su repertorio con su pareja comprometida, es probable que la relación esté en un nivel de amor.

➡️ Hacer el amor: El romance puede formar parte de la ecuación.

➡️ Tener Sexo: El romance no está a la vista.

11. «Intercambio de «te quiero»

¿Tu pareja y tu intercambiais «te quiero» durante el coito? Si es así, es probable que estéis haciendo el amor.

Pero ten cuidado. A veces, el sexo puede sentar tan bien que la gente suelta un «te quiero» cuando en realidad no lo dice en serio.

➡️ Hacer el amor:  Se intercambian «te quiero».

➡️ Tener relaciones sexuales: Nadie dice «te quiero».

¿Los enamorados siempre hacen el amor?

En una palabra: no. Los enamorados no siempre hacen el amor.

Incluso las personas fieles y casadas tienen encuentros rápidos con sus parejas para satisfacer sus necesidades físicas.

Y en el extremo opuesto, las parejas poliamorosas «sólo tienen sexo» con varias personas, pero sólo hacen el amor con su pareja principal.

Mientras no haya peligro y todas las partes estén de acuerdo, el sexo puede disfrutarse sin emociones. Al fin y al cabo, es un instinto biológico que libera sustancias químicas que nos hacen sentir bien.

Y cuando tienes una relación seria, la experiencia de hacer el amor puede elevarte a nuevas cotas emocionales y conexiones interpersonales.


Ir arriba