¿Ha disminuido tu deseo sexual y tu pareja se siente frustrada?

La falta de sexo en una relación puede desencadenar problemas, ¡pero es muy común!

A algunas personas no les importa y disfrutan viviendo una vida amorosa pero célibe.

Otros, sin embargo, tienen necesidades sexuales más sólidas y buscan soluciones.

Afortunadamente, existen métodos de eficacia probada para darle la vuelta a la situación, y hoy te los contamos todos.

Comprender tu deseo sexual

Piensa en tu deseo sexual como tu apetito personal de intimidad: es tu deseo de conexión y placer sexual.

Es una experiencia humana natural que puede parecer muy diferente de una persona a otra.

Al igual que tu gusto por la comida puede cambiar, tu deseo sexual también puede fluctuar, influido por factores como su salud, estado emocional, niveles de estrés, calidad de tus relaciones e incluso tu edad.

Es una parte diversa y fluida de lo que eres.

¿Por qué no tengo deseo sexual?

¿Se te pasan por la cabeza pensamientos como: «No siento deseo por mi pareja» o «El sexo ya no me interesa».

Si es así, no está solo, y hay soluciones. Pero el primer paso es averiguar por qué estás pasando por un «periodo de sequía».

Normalmente, el motivo se encuadra en una de estas siete categorías.

Libido baja: El deseo sexual puede disminuir si padeces depresión, desequilibrios hormonales, falta de hierro o problemas de autoestima, y desarraigar la causa podría volver a fertilizar tu proverbial suelo. La insatisfacción en las relaciones es otra causa. Sé sincera contigo misma y con tu pareja. Determina si la relación satisface tus necesidades y las suyas.

Trastorno del deseo sexual hipoactivo: El trastorno del deseo sexual hipoactivo se produce cuando las personas pierden todos los impulsos íntimos. Los investigadores estiman que afecta al 8,9% de las mujeres de entre 18 y 44 años, al 12,3% de las mujeres de entre 45 y 64 años, y al 7,4% de las mujeres mayores de 65 años.

Disfunción sexual: Los hombres no son los únicos que experimentan disfunción sexual. La lubricación vaginal inadecuada y los problemas musculares uterinos afectan negativamente a la vida sexual de las mujeres de todo el mundo. Un útero inclinado y los fibromas también pueden provocar relaciones sexuales incómodas y dolor después del coito.

Estrés: El estrés es la perdición de la existencia humana. Provoca muchos problemas, entre ellos una disminución de la libido. El estrés financiero, laboral y la ansiedad por el estatus pueden hacer mella en tu vida sexual.

Trauma: Se dice que «el cuerpo lleva la cuenta», lo que significa que los traumas del pasado afectan a nuestra fisiología. También afectan a nuestra salud mental, nos demos cuenta o no. Abordar el incidente puede ser necesario para seguir adelante.

Dismorfia corporal: Si no te sientes a gusto con tu propio cuerpo, es difícil mantener una vida sexual activa. El asesoramiento puede hacer maravillas, y algunos medicamentos pueden ayudar. Al igual que las reducciones y mejoras mamarias, la cirugía plástica también puede ser un remedio eficaz.

Enfermedad: Una enfermedad subyacente puede ser la causa de tu bajo deseo sexual. Hazte análisis de sangre para comprobar el estado de tu cuerpo.

No tengo deseo sexual y mi pareja está enfadada: 13 maneras de sanar tu relación íntima

Un bajón sexual no tiene por qué durar siempre. Por eso, vamos a explorar 13 formas de reavivar la conexión íntima con tu pareja.

1. Acudir a un terapeuta, consejero o coach

Si tu falta de sexo está relacionada con un problema de pareja, es aconsejable acudir a un terapeuta. Si el seguro no se hace cargo y un terapeuta tradicional es demasiado caro, considera una opción online o un coach; suelen ser más económicos.

La autoayuda también funciona para algunas personas: la clave está en hacerlo juntos y tomárselo en serio.

El tipo de asesoramiento dependerá de su situación. Algunas personas optan por el asesoramiento de parejas; otras acuden a sus propios terapeutas. Otra opción es reservar citas separadas con el mismo consejero.

2. Únete a grupos online

Hemos avanzado mucho. Ahora hay grupos en línea que apoyan a las personas que se enfrentan a problemas sexuales.

Los Dormitorios Muertos de Reddit son un ejemplo popular. Hablar del tema y estar en una comunidad con gente que experimenta contratiempos similares puede ser de gran ayuda.

3. Separa los dormitorios

Puede sonar contradictorio, pero tener, en palabras de Virginia Woolf, «una habitación propia» puede marcar la diferencia. Vivir con otra persona es agotador, por mucho que la quieras.

Crear tu propio espacio puede reducir el estrés y ayudarte a dormir mejor. A veces, eso es todo lo que hace falta para cambiar las cosas. Además, no hay ninguna norma que diga que no podéis tener relaciones sexuales si tenéis habitaciones separadas.

4. Divertiros juntos fuera del dormitorio

Poner demasiada presión en la situación puede hacer que las cosas se pongan más tensas. Intenta dejar el tema de la intimidad en un segundo plano y céntrate en pasarlo bien juntos. Planifica salidas. Disfrutad de las actividades que os gustan a los dos.

Sal con amigos que te hagan reír. Pero hagas lo que hagas, no pierdas el tiempo preocupándote por la discordia sexual en tu matrimonio. En algunos casos, tomarse un descanso hará que vuelvan a las andadas. Un poco de paciencia puede hacer mucho.

5. Romper la rutina

La monotonía puede acabar con la pasión. Para calmar la sequía sexual, basta con romper la rutina. Plantéate pasar la noche en una habitación de hotel. O cambia las cosas en tu casa. Cambia de habitación, de horario y de postura.

6. Ir de viaje

Viajar es un excelente afrodisíaco. Dirigirse a un lugar con nuevos lugares, olores y sabores nos excita. Es excitante y el estrés de la vida cotidiana parece desaparecer.

Hay una razón por la que el «amor de vacaciones» es un clásico de las comedias románticas, y no hay ninguna norma que diga que no puedes volver a enamorarte de tu pareja.

7. Hazte un chequeo médico

Un chequeo médico anual o bianual puede salvarte la vida. A menudo ignoramos las señales de que nuestro cuerpo tiene problemas, pero los análisis no mienten. Podría ser algo menor que se remedia con una sola pastilla.

O quizá necesites cambiar tu dieta. Y si se trata de algo más grave, la detección precoz puede marcar la diferencia.

8. Mojarse

Sí, meteros juntos en la ducha o en la bañera. Frotaros jabón por todo el cuerpo y jugad bajo el agua. ¡Reaviva la llama!

El sexo húmedo es una forma más limpia de intimar durante la menstruación. ¿Sabías que tener un orgasmo es una forma muy eficaz de tratar los calambres? Es como magia: mejor que cualquier pastilla de venta libre.

9. Masturbación

Darte un empujón puede hacer que tu motor vuelva a funcionar. Si hace mucho tiempo que no tienes relaciones sexuales, masturbarte te hará conocer de nuevo tu cuerpo. Para algunas mujeres, es la iniciación perfecta a la intimidad.

10. Experimenta en la cama

Además de romper la rutina, plantéate experimentar. Prueba con los juegos de rol, compra juguetes o lee un Kama Sutra. Hagas lo que hagas, ¡deshazte de la vergüenza! Muchos de nosotros -si no la mayoría- hemos sido educados en la creencia de que el sexo es sucio y malo.

Puede que se presente como algo bueno, pero el mensaje subyacente es que la intimidad está mal y que las mujeres que disfrutan de ella son de alguna manera faltonas y dignas de desprecio.

Olvídate de todas esas tonterías. Disfrutar del sexo es perfectamente aceptable, así que déjate llevar por tu lado sensual y a ver dónde te lleva.

11. Just Do It – Diario

Este método no funciona para todo el mundo, y las parejas no deberían intentarlo a menos que ambas partes estén dispuestas y entusiasmadas. Al fin y al cabo, obligar a alguien a mantener relaciones sexuales es una violación.

Dejando a un lado las advertencias, el método de «forzarlo» funciona bien en algunos matrimonios. Se trata de mantener relaciones íntimas al menos una vez al día, tanto si te apetece como si no. Muchos de los que prueban este método confían en él y atribuyen a esta táctica la mejora de su relación.

12. Conseguir un Sexover

No se trata de lo que le guste a tu hombre; ¡haz lo que te haga sentir sexy a TI! Si tener un cuerpo sin vello te hace sentir como una supermodelo, ¡hazte una depilación brasileña! Si te gusta ser rubia o pelirroja, ¡tiñete el pelo!

Vuélvete loca en el pasillo de maquillaje. Pide lencería sexy. Un resplandor puede ser justo lo que te ha recetado el médico.

13. Ser más táctil

El mero hecho de cogerse de la mano y tocarse con frecuencia libera las todopoderosas hormonas del placer. Así que empieza despacio. Daos masajes, en lugar de Netflix y «chill», ¡pretended Netflix y abrazos! Realmente hace «hervir la sangre».

 No te precipites. Ten paciencia, y puede que un día os encontréis arrancándoos furiosamente la ropa el uno al otro en el sofá.

Preguntas frecuentes sobre los diferentes deseos sexuales

Es perfectamente normal pasar por problemas sexuales en tu relación.

Sin embargo, como el sexo sigue siendo un tema semi tabú en 2023, hay mucha gente íntimamente desinformada por ahí, y no pasa nada.

No es culpa tuya que nunca te hayan enseñado. Hoy, nuestro objetivo es levantar un poco el velo y corregir algunos conceptos erróneos.

Antes de empezar, debemos aclarar que tanto los hombres como las mujeres y las personas no binarias se sienten frustrados por las discrepancias sexuales en sus parejas. Y sí, algunas mujeres tienen la libido más alta que sus cónyuges.

Sin embargo, en este post nos centraremos en los matrimonios hombre-mujer en los que el impulso sexual del marido supera al de la mujer.

¿Por qué los hombres se enfadan si no tienen sexo?

Algunos hombres se enfadan cuando no tienen relaciones sexuales, y las razones abundan. Puede ser algo tan simple como un ego herido, o puede ser fisiológico.

Al fin y al cabo, el sexo hace bien al cuerpo. Es un aliviador del estrés que inunda nuestro sistema circulatorio con un montón de sustancias químicas que nos hacen sentir bien, como la epinefrina, la oxitocina, la dopamina y la serotonina.

El sexo también libera ácido nítrico, un vasodilatador que aumenta el flujo sanguíneo, relaja los músculos y reduce la tensión arterial.

Así que si alguien está malhumorado o enfadado por falta de sexo, podría deberse a que está privado de su «medicina natural para el estado de ánimo».

¿Qué significa que tu mujer no tenga deseo sexual?

Actualmente, tu pareja tiene problemas de baja libido. Es frustrante, pero no es el fin del mundo. En primer lugar, no saques conclusiones siniestras si el deseo sexual de tu esposa es bajo o inexistente en este momento.

En segundo lugar, hazte algunas preguntas. ¿Soleis tener ambos un apetito sexual saludable? Si es así, es probable que la situación actual sea una fase superable.

La ralentización puede deberse a múltiples causas, como enfermedades, problemas de salud mental y el estrés de toda la vida.

Los problemas en la relación también pueden ser los culpables. Es una buena idea hacer un inventario personal para identificar los problemas que podrían ayudar a sanar la relación. No te centres en lo que tu pareja hace mal; identifica las áreas en las que podrías mejorar.

¿La gente se divorcia por falta de sexo?

Sí, la falta de sexo es motivo de divorcio. No, no puedes disolver un matrimonio porque tu cónyuge se niegue a tener relaciones sexuales siete veces al día, ni siquiera una.

Sin embargo, según el tribunal, la falta total de sexo es motivo suficiente para separarse. Un estudio del Institute for Divorce Financial Analysts concluye que el 43% de los encuestados citó la incompatibilidad como motivo de separación, lo que incluye la discordancia sexual.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que entre el 15% y el 20% de los matrimonios carecen de sexo, y muchas parejas lo aceptan, incluso son felices. La falta de sexo no siempre es un gran problema, dependiendo de las personas.

Sentirse no deseado sexualmente en una relación puede ser doloroso. Pero intente no tomárselo como algo personal. Ponga a prueba algunas de nuestras sugerencias y descubre qué funciona mejor para tu matrimonio. Cuando ambas partes se esfuerzan, al final se encuentra una solución.

Ir arriba