¿Te preguntas si tienes un sentido del humor ácido? Esto es todo lo que necesita saber

El sentido del humor ácido se basa en la sutileza y el ingenio. Una actuación tonta no acompaña a un chiste contado con frialdad.

No te ríes al decirlo para indicar que estás bromeando. De hecho, algunas personas no entenderán que estabas bromeando.

El humor surge de las propias palabras.

Serían escritos graciosos porque su significado va directo a los hechos y expone lo que es gracioso – para aquellos capaces de entenderlo.

sentido del humor ácido

¿Qué es el sentido del humor ácido?

El humor ácido también se conoce con el nombre de humor inexpresivo, porque la gente cuenta chistes secos sin ninguna emoción añadida.

Su tono de voz es normal y no muestran ninguna señal emocional que invite a la risa.

Un chiste ácido se cuenta literalmente con cara seria, como si se tratara de un comentario corriente.

qué es el sentido del humor ácido

Cuando se trata de captar el humor de un chiste ácido, la inteligencia importa. El público tiene que entender el juego de palabras o la interpretación ingeniosa de la situación. El humor ácido es el polo opuesto del humor vulgar o payasadas, que utiliza la comedia física, las cosas repugnantes o el shock para producir una respuesta.

¿Cuál es la diferencia entre un sentido del humor ácido y el sarcasmo?

Las personas que emplean un sentido del humor sarcástico suelen utilizar un tono de voz exagerado para indicar que están menospreciando el tema en cuestión.

Puede haber cierto cruce con el humor ácido para producir sarcasmo si se comenta sin ningún énfasis, pero el sarcasmo sigue poseyendo rasgos distintivos.

Los rasgos del sarcasmo son:

  • Un tono negativo o despectivo
  • Falso acuerdo con el sujeto
  • A menudo malintencionado
  • Significado a menudo opuesto a las palabras reales

¿Cuáles son algunos ejemplos de humor ácido?

El humor ácido puede darse en cualquier momento de la vida cotidiana si estás con alguien que tiene un ingenio ácido.

Pero los cineastas y los autores también utilizan a veces el humor ácido, de lo que hay muchos ejemplos excelentes.

La película clásica de 1964 dirigida por Stanley Kubrick, «¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú«, recurre a muchas formas de humor, incluido el humor negro y la parodia. Pero muchas escenas de la película se apoyan en el humor ácido.

Por ejemplo, cuando el presidente y los jefes militares de Estados Unidos hablan con un asesor sobre un holocausto nuclear inminente, discuten la selección de personas para sobrevivir en pozos mineros profundos. Pero les preocupa que la Unión Soviética tenga más pozos minados que Estados Unidos y adquiera ventaja en el mundo posterior a la guerra nuclear.

Su discusión es seria, sin ningún indicio de que los participantes reconozcan lo absurdo del tema. El chiste es que los estadounidenses y los soviéticos están tan preocupados por su rivalidad que no pueden comprender la inminente aniquilación.

El humor ácido de Oscar Wilde

Cuando surge el tema del humor ácido, es difícil evitar pensar en Oscar Wilde. El poeta y escritor irlandés es un titán del humor ácido. Sus juegos de palabras se basan en frases comunes y les dan un giro memorable.

Su fama perdura gracias a su talento para parecer serio mientras destripa el tema con críticas divertidas.

Ejemplos de humor seco de Oscar Wilde:

«Un verdadero amigo te apuñala por delante».

«La experiencia es simplemente el nombre que damos a nuestros errores».

«Puedo resistir cualquier cosa excepto la tentación».

Ejemplos más recientes de humor seco proceden del popular programa de televisión «The Office». Los actores transmiten gran parte del humor en un estilo inexpresivo. Casi cualquier conversación en la que el personaje de Oscar intenta explicar algo a Michael Scott es humor ácido.

Cuando Oscar dice tranquilamente que declararse en bancarrota requiere algo más que gritarlo al mundo, el actor recurre al humor ácido.

Cómo desarrollar un sentido del humor ácido

Con el humor ácido, puedes parecer brillante y gracioso sin que parezca que te esfuerzas demasiado. Las personas que entienden los chistes te reconocerán una inteligencia superior y apreciarán tu capacidad para entretener discretamente.

1. Prestar mucha atención

La observación es la fuente de la mayor parte del humor fuera de la categoría de payasadas. Si escuchas un monólogo de Jerry Seinfeld, oirás sobre todo observaciones de la vida cotidiana. En manos de otros, lo que cuenta sería aburrido, pero sus chistes son irresistiblemente divertidos.

qué es el sentido del humor ácido

Para cultivar tu ingenio ácido, tienes que empezar a prestar atención a todo. Para hacer un comentario ingenioso digno de risa, desnúdate de la falsedad tras la que la mayoría de nosotros nos escondemos desesperadamente.

2. Aprender a autorreflexionar

La observación incluye mirarse a uno mismo con sinceridad. Escucha cuál es tu primera impresión de una situación. Tu voz interior puede ser una fuente inagotable de inspiración.

Tu experiencia personal en la vida también presenta un terreno fértil para cultivar buenos chistes. Tus experiencias pueden darte una idea de algo que los demás desconocen, pero que les hará gracia cuando escuchen tu verdad.

3. Conviértete en un empollón de las palabras

El humor ácido depende de un excelente dominio del lenguaje. Para tener éxito en los juegos de palabras, hay que conocer las palabras y saber cómo retorcerlas.

El humor ácido suele tener éxito porque una persona encuentra una forma semidiplomática de exponer una verdad embarazosa. Para cultivar tu potencial de humor ácido, estudia a los cómicos que lo hacen con éxito. Steven Wright, Tig Notaro y Dimitri Martin son conocidos por su ingenio ácido.

4. Busca el humor

Las cosas serias consumen la mayor parte de tu vida. Es fácil obsesionarse con lo negativo y afrontar con tristeza las responsabilidades diarias. Decidir relajarte puede ayudarte a ti y a los demás a encontrar más alegría.

qué es el sentido del humor ácido

Cuando algo te moleste, busca algo gracioso en la situación. Los chistes están ahí, así que abre tu mente y aprovecha el material que tienes delante.

5. Encontrar la verdad

El humor es el hijastro de la verdad. La gente se ríe de los chistes porque eliminan las ilusiones y exponen la realidad, pero de forma lúdica.

Una situación habitual en el lugar de trabajo ofrece una oportunidad para el humor negro. Una empresa puede gastarse miles de euros en enviar a sus empleados a un retiro de trabajo en equipo para mejorar la productividad. En realidad, el equipo podría ser más productivo si la empresa invirtiera en actualizaciones de software.

Tu broma sobre cómo gastar miles de euros en jugar a juegos tontos con los compañeros de trabajo te ayudará mucho más que recibir las herramientas adecuadas para hacer el trabajo puede hacer partirse de risa a algunos de sus colegas.

6. Elegir el momento adecuado

La sincronización es esencial para la comedia. El humor ácido parece fluir de forma natural. Es un comentario dentro de lo que parece ser una conversación ordinaria. Hay que contar el chiste a la perfección, pero sin que parezca que se está bromeando.

El momento adecuado también implica mantener la boca cerrada si alguien de los presentes puede sentirse ofendido por tu comentario. No necesitas ese dolor de cabeza.

Sin embargo, debido a tu sutileza y a tu tendencia a pasar desapercibido para algunos, el humor ácido funciona bien en situaciones en las que alguien puede no darse cuenta de lo que estás haciendo. Pero otros asistentes admirarán tu ingenio sigiloso.



7. Contener las emociones

El humor ácido se basa en una presentación discreta. No debes esbozar una gran sonrisa ni reírte de tu propio chiste.

Parte del atractivo del humor ácido es que no se trata de deslumbrar. Se trata de hacer cosquillas al intelecto manteniendo una apariencia respetuosa.

¿Cuándo puede tener resultados negativos el sarcasmo?

El ingenio ácido y el sarcasmo pueden crear una reacción violenta si al público no le gusta tu aparente falta de respeto por el tema. Cuando a la gente no le gusta el humor ácido o el sarcasmo, o no lo entiende o no quiere entenderlo.

La gente se enfada cuando no entiende algo. Cuando no quieren reírse de algo, es porque están interesados en la información tal como se presenta, y bromear sobre ella devalúa su importancia.

Para evitar molestar a la gente con tus bromas sutiles, intenta juzgar cuánto significa el asunto para ellos. Ser ingenioso no tiene por qué ser descortés.

Ir arriba