9 maneras de vivir para uno mismo y dejar de vivir para los demás

Si te han dicho que vivir la vida para ti mismo es inexcusablemente egoísta, estás en el lugar adecuado.

Es hora de poner esa idea donde pertenece (lejos de ti).

Por algo tienes voluntad propia.

Vivir tu propia vida es algo que sólo puedes hacer.

Los demás tienen sus propias vidas que vivir y sus propias decisiones que tomar.

La vida de los demás es su responsabilidad.

Tu vida es la tuya. Y ya es hora de empezar a vivir para uno mismo.

¿Cómo empiezo a vivir mi vida?

Las personas solteras y sin pareja no son las únicas que tienen derecho a vivir su vida como mejor les parezca.

Si tienes pareja y sobre todo hijos, es aún más crítico que sepas vivir tu vida para .

Si tienes hijos, no querrás que crezcan pensando que es normal preferir vivir su vida para los demás y reprimir sus propios deseos.

De ahí a supeditar sus necesidades a los caprichos de los demás hay un trecho. Muchos de nosotros ya lo hacemos.  

Entonces, ¿es posible vivir para uno mismo? ¿Y cómo es eso?

  • Tú decides cómo emplear el tiempo que tienes fuera del trabajo;

  • Tú decides qué carrera o trabajo sigues y durante cuánto tiempo;

  • Tú decides cómo gastar, ahorrar o invertir el dinero que ganas;

  • Tú decides si quieres ser padre o madre y a cuántos.

Nadie puede (ni debe) tomar estas decisiones por ti. Tienes que tomar las tuyas propias.

Vivir para ti mismo: 9 formas de vivir tu vida sin culpas

Si estás listo para aprender a empezar a vivir para ti mismo, revisa los siguientes pasos. Piensa en dónde estás ahora mismo y considera por dónde tienes que empezar.

No compares tu progreso con el de los demás. Tu proceso es tuyo.

Anota los puntos que más te llamen la atención.

1. Conócete mejor a ti mismo

No podrás luchar por ti mismo si no sabes quién eres, o si te has creído la idea de que no merece la pena conocerte a ti mismo.

Para ser claros, no estamos diciendo que debas saber todo lo que hay que saber sobre ti mismo. Ninguno de nosotros nace con un autoconocimiento perfecto. Es un proceso.

Para hacer de ese proceso una prioridad, concéntrate en dedicar tiempo a actividades que te ayuden a conocerte mejor a ti mismo. Identifica tus mayores pérdidas de energía, junto con las cosas que te ayudan a sentirte vivo. Qué te arrastra y qué te levanta?

2. Ten claro lo que tu quieres

No estamos diciendo que los deseos de los demás no deban importarte; estamos diciendo que los deseos de los demás no deben tener prioridad automáticamente sobre los tuyos.

Escribe sobre lo que quieres. Háblalo contigo mismo o con otra persona.

Haz una lista de las cosas que realmente quieres hacer antes de morir. Haz una lista de las cosas que has querido hacer pero que has dejado aparcadas para complacer a otra persona.

Tus deseos no tienen por qué coincidir con los de tu pareja. Está bien querer cosas diferentes. Lo que no está bien es imponer tus deseos a otra persona.

Si estás leyendo esto, lo más probable es que alguien en tu vida te esté haciendo eso. Y no tienes por qué permitírselo.

3. Practica la autenticidad

Utiliza tu voz. Expresa tu personalidad. Abandona el filtro y comparte lo que realmente piensas sobre algo, aunque tu pensamiento sea: «No sé lo suficiente sobre ese tema como para opinar sobre él».

Dedica más tiempo a escuchar tu voz interior y a seguir sus indicaciones, o al menos a considerarlas.

Sal de tu zona de confort y arriésgate.

Es cierto que no vale la pena poner en práctica todos los pensamientos aleatorios. Pero cuanto mejor sepas distinguir los pensamientos aleatorios de los impulsos de tu intuición, más fácil te resultará saber qué pensamientos merecen más tu atención.

4. Define tus propios términos

No tienes por qué suscribirte a la idea que tiene otra persona de lo que significa ser feliz o tener éxito.

¿Qué significan esas palabras para ti? ¿Qué quieres más en tu vida? ¿Y de qué podrías prescindir?

Nadie más puede definir lo que significa la felicidad para ti. Nadie puede decirte qué te ayudaría a sentirte satisfecho o realizado. Y aunque no puedes contar con sentirte siempre así cuando hayas terminado algo, te mereces la oportunidad de averiguarlo.

Del mismo modo que no puedes hacer feliz a otra persona, nadie puede hacerte feliz a ti ni decirte lo que debería hacerte feliz.

La felicidad no se trata de deberes. Tampoco lo es el éxito.

5. Identifica tus valores fundamentales

Identifica las áreas más críticas de tu vida -relaciones, carrera, espiritualidad, salud, forma física, etc.- y qué puedes hacer para enfatizar esas áreas, incluso si eso significa quitarle atención a algo que otra persona quiere que priorices.

Tu vida, tus prioridades. Nadie más tiene derecho a decirte cuáles deben ser tus valores o prioridades.

Y si te pasas la vida al servicio de los valores e ideales de otra persona, nunca te sentirás realmente vivo.

Y probablemente te preguntarás por qué es necesario que estés vivo. No necesitas ser completamente tú para ser el robot de otra persona. Y eso te hace fácil de reemplazar.



6. Diseña una vida que quieras vivir

Reestructura tu día de forma que dediques más tiempo y energía a las áreas que más te importan. Identifica y cultiva hábitos que respeten esas prioridades.

Tómate un momento para pensar cómo sería un día en esta vida, desde el momento en que te levantas hasta el momento en que vuelves a la cama y te vas a dormir.

Recorre el día y observa lo que te gusta de él y lo que le aportas cuando puedes vivirlo a tu manera. ¿Qué haría falta para que la vida que llevas ahora se acercara más a eso?

7. Haz más de lo que te gusta

Dedica más tiempo a hacer cosas que disfrutes. Si siempre lo dejas a un lado para que tu pareja o tus hijos hagan lo que quieren, aparecerá el resentimiento.

Nadie nace para ser utilizado por otro hasta que se le agota toda la vida. Dedica tiempo a actividades que te iluminen por dentro y te recuerden lo que amas o lo que es importante para ti. Dedica tiempo a cosas que te recuerden quién eres y en qué eres bueno.

No te pedimos que elijas siempre lo que tú quieres a costa de los demás; solo te pedimos que no sacrifiques automáticamente tus deseos para complacer a otra persona.  

8. Elige bien tu compañía

Si te acosan constantemente sobre lo egoísta que es que no estés poniendo a otra persona en primer lugar todo el tiempo, te estás juntando con la gente equivocada.

Hay una razón por la que los auxiliares de vuelo te dicen que te pongas tu propia máscara antigás antes de ayudar a los demás con las suyas.

No te pedimos que abandones a tus hijos ni que dejes en la estacada a todo el que te pida que hagas algo por ellos. Pero sí que tienes cierto control sobre la compañía que mantienes.

Vivir tu vida para ti mismo no significa que nunca vayas a sacrificar tus planes para ayudar a otra persona. Sólo significa que lo que haces es tu elección y no la de otra persona. Puedes estar ahí para la gente que quieres sin sacrificar tu agencia.

9. Sigue aprendiendo y creciendo

El crecimiento no es pasivo. No es algo que simplemente ocurre si sigues viviendo y levantándote cada mañana para hacer cosas e interactuar con la gente. Es una elección que a menudo implica riesgos, cometer errores y aprender de ellos. Es complicado.

Y lo que saques de ese desorden -y cómo lo limpies- depende de ti. Si le das el control a otro, puede que también renuncies a la conciencia.

Estás construyendo algo en tu interior mientras trabajas para crear algo fuera de ti.

Ahora que sabes lo que significa realmente vivir para ti mismo, ¿qué puntos te han llamado la atención? ¿Y qué harás hoy de forma diferente?

Ir arriba