33 maneras comprobadas de encontrar la clave de la felicidad

¿Cuál es la clave de la felicidad? ¿No sólo fugazmente feliz, sino profundamente satisfecho con tu vida? ¿Has descubierto cómo mantener esa satisfacción para que sea la corriente subyacente que atraviese todos los altibajos de la vida cotidiana?

Encontrar la clave de la felicidad no consiste en encontrar cosas externas, acontecimientos o relaciones que te impulsen. No se trata de conseguir más dinero o poder.

La verdadera felicidad, la que aporta una sensación de paz interior y bienestar a pesar de las circunstancias externas, requiere nuevas mentalidades y hábitos.

Si quieres abrir la puerta a ese tipo de felicidad sostenida, puede que estés utilizando las llaves equivocadas.

Aquí tienes algunas ideas para desarrollar una base de felicidad y éxito en tu vida.

la clave de la felicidad

33 maneras comprobadas de encontrar la clave de la felicidad

1. Rodéate de gente que te haga sonreír

Los estudios han demostrado que nos sentimos más satisfechos cuando estamos rodeados de otras personas felices. Quédate con gente que desprenda alegría y deja que ese sentimiento te contagie. Intenta dejar ir a las personas negativas, desagradables y que te agotan.

Si no puedes dejar que estas personas se vayan por completo, reduce al mínimo el tiempo que pasas con ellas y crea límites para proteger tu optimismo.

2. Deja de preocuparte

Todo el mundo se preocupa por algo, pero la mayoría de nuestras preocupaciones no llegan a materializarse.

La gente suele preocuparse por el futuro, pero el futuro no se puede conocer. Trata de no pensar en el peor de los casos: es perjudicial para su salud.

Céntrate en el momento presente, en la tarea o situación que tienes entre manos. No pierdas el tiempo pensando en cosas que están fuera de tu control.

Permanece abierto a lo que la vida te depare y asume que lo que te espera es positivo.

3. Despréndete de lo que los demás piensen de ti

Evita pensar en lo que los demás piensan de ti. Al final, no importa. Sé fiel a lo que eres en lugar de esconderte tras una fachada para contentar a los demás.

Siempre habrá gente en tu vida a la que no le gustes, ya que no puedes complacer a todo el mundo. Esfuérzate por ser lo mejor de ti mismo, y las personas que quieres en tu vida te respetarán por lo que eres.

4. Aférrate a tus valores

Tus valores son los principios básicos que guían tu vida. Cuanto más en consonancia vivas con tus valores y hagas honor a su importancia, mejor te sentirás contigo mismo.

Si no has dedicado tiempo a definir tus valores fundamentales, hoy no es demasiado pronto para empezar. Aclara tus valores y haz los cambios necesarios en tu vida para honrarlos.

5. No te compares con otras personas

Esto puede resultar difícil, sobre todo si participas activamente en las redes sociales o te rodeas de personas que crees que lo están haciendo mejor que tú.

Sin embargo, envidiar a los demás y compararte con ellos sólo te hará infeliz. Involucrarse demasiado en la vida de los demás puede hacerle perder de vista su propio camino.

Hay que recordar que la situación de cada persona es diferente, y que sólo se ve un fragmento de la vida de alguien cuando se compara con la propia. Esfuérzate por compararte con tu mejor visión de ti mismo y reconoce las mejoras y los pequeños éxitos a lo largo del camino.

Utiliza los éxitos de los demás para inspirarte y motivarte en lugar de hundirte.

6. Socializa con frecuencia

Los seres humanos somos criaturas sociales y estamos programados para conectar con otros seres humanos. Si preguntamos a la gente al final de su vida qué es lo que les ha hecho más felices, la respuesta casi siempre son las relaciones.

Ser sociable es importante para la salud, la felicidad y el bienestar general. Si te aíslas, te sentirás aislado, solo y deprimido.

Aprecia a las personas que quieres y fomenta tu propia alegría mediante el contacto social regular.

7. Reconoce las cosas positivas de tu vida

Echa un vistazo general y objetivo a tu vida. ¿Qué funciona bien? ¿Qué le hace sentirse realizado, entusiasmado, satisfecho y alegre?

Reconoce estas partes positivas de tu vida y haz todo lo posible por centrarte en tu gratitud por ellas en lugar de detenerse en los aspectos menos deseables.

8. Elige ser feliz

Con una mente abierta y un pensamiento positivo, puedes elegir hacer de la felicidad tu objetivo principal en lugar de dejar que otras áreas de tu vida la eclipsen.

Puedes elegir tener una actitud positiva en cualquier momento.

Tus condiciones cambian continuamente, así que elige dar la bienvenida a cada cambio con una mente abierta, y tu vida se desarrollará mejor de lo que nunca pensaste que podría.

Incluso cuando surgen situaciones malas o difíciles, después de superarlas, busca las lecciones que puedes aprender y los aspectos positivos que puedes encontrar en las cenizas.

9. Olvida (y cura) el pasado

Evita pensar en las cosas que han ido mal en el pasado. Lo hecho, hecho está. No te obsesiones con las cosas que ya no puedes cambiar.

Vive tu vida avanzando y céntrate en cómo puedes hacer las cosas bien en el momento presente. Si arrastra heridas profundas de acontecimientos o traumas pasados, actúe para curarlas buscando ayuda psicológica.

No permitas que este dolor infecte tu potencial para una vida feliz.

10. Imagina tus éxitos

Piensa en las cosas que realmente quieres e imagínate consiguiéndolas.

A menudo, las personas no se imaginan a sí mismas alcanzando sus objetivos porque no quieren sentirse defraudadas si las cosas no salen según lo previsto.

Sin embargo, imaginar las cosas que quieres como si ya las hubieras conseguido es una parte importante para hacerlas realidad.

11. Aprecia el viaje

Mientras trabajas para conseguir tu objetivo, ya sea un proyecto en el trabajo o algo en tu vida personal, aprecia el camino tanto como te centras en lograr el producto final.

La verdad es que la vida es el viaje, así que no puedes dejar que tu vida pase de largo si sólo miras hacia el futuro.

Cada paso del camino es un pequeño destino que celebrar y disfrutar.

12. Encuentra un trabajo que te guste

Las personas felices sienten pasión por su trabajo y aman lo que hacen cada día. No trabajan simplemente para ganar dinero: el trabajo que hacen también les produce satisfacción.

Permanecer en un trabajo insatisfactorio que paga las facturas te conducirá rápidamente a la infelicidad. El dinero es sólo un aspecto de la satisfacción en el trabajo y en la vida. Encuentra un trabajo que te haga sentir respetado y apreciado.

13. Disfruta con lo que haces

Más allá de hacer el trabajo que te gusta, encuentra la forma de disfrutar y tener una vida feliz cada día.

Claro, puede que no puedas vivir de vacaciones, pero mientras puedas hacer las cosas que te gustan de vez en cuando, descubrirás que eres más feliz.


Artículos que te pueden interesar:

26 Memes de amor dulces, divertidos y románticos para la mujer que amas


14. Ten expectativas realistas

Los estudios demuestran que la principal motivación de las personas felices es su nivel de satisfacción. Esto significa que es probable que esté contento si está satisfecho.

No tengas expectativas poco realistas que quizá nunca alcances. Establecer objetivos realistas te hará más feliz, porque perseguirás las cosas que te dan alegría.

Para ser feliz, tienes que reconocer las cosas que tienes y apreciarlas, así como trabajar para conseguir objetivos alcanzables.

15. Perdonar y olvidar

No estás haciendo mucho daño a la otra persona guardándole rencor, sino que te estás haciendo daño a ti mismo.

Puede que no tengas que perdonar personalmente a todos los que te han hecho daño, pero perdónalos en tu mente para que puedas tener un cierre y seguir adelante con tu vida.

16. Encuentra tu propósito

Las personas que contribuyen de algún modo a su comunidad o al bienestar general de la humanidad se sienten mejor con sus vidas.

Es gratificante formar parte de algo más grande que uno mismo y dejar algún tipo de legado significativo. Está demostrado que servir a los demás, aunque sea en lo más mínimo, aumenta la felicidad.

17. Considera los retos como oportunidades

Si ves que se acerca un obstáculo, considéralo una oportunidad para aprender algo nuevo. Puede que descubras una nueva estrategia para superar este obstáculo en el futuro, o puede que experimentes un crecimiento personal mientras te enfrentas a tus retos.

No veas los retos como acontecimientos negativos que tienen que frenarte. Afróntalos con confianza y una mentalidad de crecimiento.

18. Vive con gratitud

Agradece todas las bendiciones que tienes en tu vida y expresa tu aprecio y gratitud a todo aquel que lo merezca. O exprésalo al universo por todas las asombrosas maravillas que puedes experimentar en este mundo.

Expresar gratitud aumenta sus sentimientos positivos, especialmente cuando experimenta la amabilidad de otra persona. Revivir tus experiencias positivas es beneficioso para tu salud mental.

Concéntrate en las personas, las cosas y los acontecimientos por los que estás agradecido y sumérgete en esos sentimientos de gratitud hasta desbordarte.

19. No te preocupes por las cosas pequeñas

No pierdas el tiempo preocupándote por cosas que no importarán dentro de un año o incluso de una semana.

Preocuparse por las pequeñas desgracias no merece la pena, tanto si estás atrapado en un atasco como si tienes un mal día de peinado o llegas tarde a una reunión.

Las cosas pequeñas y molestas son simplemente un hecho de la vida, pero no deben interferir en tu actitud positiva.

20. Escucha a tu corazón

Tú eres la única persona que puede determinar lo que te hace feliz. No hagas algo porque tu familia piense que es lo mejor para ti o porque la sociedad te diga que debe ser el siguiente paso en tu vida.

Puede ser duro seguir a tu corazón, pero es necesario para sentirte auténtico y verdaderamente feliz.

Seguir tu corazón puede significar hacer algunos cambios en tu vida que son difíciles a corto plazo pero que tienen un impacto a largo plazo en tu bienestar.

21. Sé amable

Trata a todo el mundo con amabilidad. Es tan fácil de hacer y crea una onda de positividad en el mundo.

La amabilidad ayuda a otras personas a sentirse mejor, pero también te hace sentir bien a ti después de una interacción positiva con otra persona. Ofrece tu amabilidad incluso a quienes crees que no la merecen, y te sorprenderá cómo ablanda sus corazones.

22. Habla positivamente de otras personas.

Hablar negativamente de alguien te hace parecer peor que la persona de la que hablas.

Cuando tratas bien a los demás y compartes lo mejor de ellos, los que te escuchan te asocian con esa positividad y es más probable que quieran estar cerca de ti y que confíen en tu integridad.

23. Sonríe más

Sonreír es contagioso y te hace más atractivo para los demás, pero también puede engañar a tu cerebro para que se sienta feliz incluso cuando te sientes mal.

Sonreír crea una reacción química en el cerebro con dopamina y serotonina que te hace sentir más feliz y menos estresado.

24. Asume tu responsabilidad personal

Tú eres la única persona responsable de tu felicidad. Una vez que te des cuenta de que no es tarea de otra persona hacerte feliz, tendrás el poder de controlar tu destino.

No culpes de tu infelicidad a otras personas o al mundo. Todos nos encontramos con personas y circunstancias difíciles, pero sólo podemos mirar hacia nosotros mismos para encontrar soluciones y tomar decisiones acertadas.

25. Come alimentos sanos

Tu dieta tiene un impacto directo en tu energía y estado de ánimo.

Come muchos productos orgánicos cultivados localmente, así como frutos secos, cereales integrales, lácteos y proteínas magras, que están llenos de vitaminas y minerales que tu cuerpo necesita para funcionar correctamente.

Evita los alimentos que sabe que no son saludables, salvo en contadas ocasiones. Considera tu cuerpo como un templo y trátalo con cariño. Cuando te sientas bien físicamente y sepas que te estás cuidando, te sentirás más positivo en general.

26. Sigue aprendiendo

Adopta la mentalidad de un aprendiz permanente. Ya sea leyendo libros o asistiendo a clases, sigue ampliando tus conocimientos. Así mantendrás tu mente motivada y comprometida.

Acércate también a otras personas que tengan ideas, creencias y opiniones diferentes, de modo que amplíes tu conciencia y desafíes mentalidades arraigadas.

27. Desordena tus cosas

Desordena tu casa para no vivir con cosas innecesarias de por medio. El desorden es una fuente habitual de estrés que provoca sentimientos de ansiedad, distracción y frustración.

Quieres sentirte bien en tu propio espacio vital, así que conviértelo en tu santuario manteniendo su limpieza.

28. Estate abierto al cambio

El cambio es una parte inevitable de la vida. Ocurrirá tanto si te gusta como si no, así que prepárate siempre con un plan B e intenta aceptar los cambios que crees o que te lleguen inesperadamente.

Sí, el cambio puede asustar, pero si lo ves como una puerta que se abre en lugar de cerrarse de golpe, puedes darle la bienvenida en lugar de tenerle miedo.

29. Reconecta con el aire libre

Tómate un tiempo durante el día para estar en silencio y escuchar a la naturaleza. Esto creará una sensación de paz interior y felicidad que te ayudará a afrontar los retos de tu vida.

Observa la belleza natural que te rodea y aprecia todos los detalles que puedes encontrar en la naturaleza.

Los estudios han confirmado que pasar tiempo en la naturaleza reduce el estrés y hace que uno se sienta más relajado y positivo.

30. Encuentra la alegría en los placeres sencillos

Piensa en las personas que te quieren, en tus recuerdos favoritos, en las pequeñas bromas entre amigos, en tu ciudad preferida y en la comodidad de tu hogar.

Estas son las cosas que a menudo damos por sentadas y que fomentan una vida feliz. Son los regalos que no se acaban nunca.

Cuando repases tu vida al final de tus días, recordarás estos sencillos placeres con más cariño y alegría que los grandes logros.

Dedica más tiempo y esfuerzo a los placeres sencillos e invertirás en felicidad para toda la vida.

31. Practica la meditación y la respiración profunda

La mente y el cuerpo están conectados. Tus emociones afectan a los sistemas físicos de tu cuerpo y el estado de tu cuerpo repercute en tu mente.

Cuando practicas la meditación y la respiración profunda, eres capaz de relajarte y liberar tensiones a través de la respiración y sentirte más tranquilo y centrado a lo largo del día.

32. Realiza más actividad física

Haz ejercicio todos los días. Sudar y aumentar el ritmo cardíaco no sólo ayuda a depurar el organismo, sino que también libera endorfinas que pueden prevenir el estrés, reducir los síntomas de la depresión y mejorar el estado de ánimo.

Si no puedes salir al aire libre o ir a un gimnasio, haz algo de saltos o corre en tu sitio hasta que respires con dificultad. Haz flexiones y otros ejercicios con pesas para mejorar tu fuerza.

33. Desarrolla una mentalidad positiva

Si no tienes una visión positiva de la vida, no generarás mucha felicidad. Vivir con una mentalidad positiva requiere un trabajo constante, pero las recompensas que se obtienen merecen la pena.

La verdad es que todo en tu vida sucede para tu mayor bien, aunque no te des cuenta.

Busca el positivismo en todo lo que ocurre, aunque parezca el fin del mundo.

Aprovecha cualquier atisbo de esperanza o bondad que puedas encontrar incluso en los días oscuros y aférrate a él con todas tus fuerzas. Será un salvavidas que te conducirá a días más felices.

Reflexiones finales

Encontrar la clave de la felicidad es posible para ti, pero a veces puede parecer que está fuera de tu alcance.

Practicar estas técnicas cambiará tu perspectiva y te ayudará a centrarte en los elementos de la vida que fomentan la felicidad.

Por supuesto, tendrás momentos en los que estés triste, preocupado, enfadado o molesto, pero cuando tu modo por defecto sea la positividad, te resultará mucho más fácil encontrar el equilibrio y volver a sentirte optimista.

La llave de la felicidad está en tu mano, pero depende de ti usarla cada día para que puedas cruzar la puerta hacia una vida más feliz.

Ir arriba