Cómo ser guay: Qué significa realmente y 18 trucos para parecer más guay

como ser guay

¿Qué es guay para ti? Cambia de una persona a otra, pero si quieres saber cómo ser guay, tienes que elaborar tu propia definición y seguirla.

Admitámoslo, todos queremos gustar a la gente. No hay mucha gente a la que le dé igual caer bien o no. Quizá deberíamos aspirar a parecernos más a esas personas, pero no es algo que se consiga fácilmente.

Sin embargo, hay una cosa que puedes ser, y es genial. Pero primero, si quieres aprender a ser guay, tienes que averiguar qué significa ser guay para ti.

Porque, en realidad, es diferente para cada persona, ¿no?

Para algunos, lo guay es lo convencional. Para otros, ser guay es peculiar y fuera de lo común.

Quizá la mejor definición sea simplemente ser uno mismo y sentirse bien con ello. Es algo a lo que todos podemos aspirar y, aunque puede llevar tiempo aceptarse tal y como uno es, es muy factible.

¿Qué significa ser guay?

¿Cuál es su idea general de lo que mola? Quizá le venga a la mente la imagen de alguien que conoce cuando oye la palabra. O tal vez piense en un famoso en particular.

Para algunas personas, no hay una persona en particular que habite lo que perciben que es, son sólo rasgos y la forma en que una persona se comporta en general.

Puede ser:

1. Alguien que se acepta completamente tal y como es

2. Una persona que ayuda a los demás con regularidad

3. Alguien que tiene confianza en sí mismo, pero no de forma arrogante o excesiva

4. Cuando a alguien no le importa lo que los demás piensen de él mientras sea feliz

5. Una persona que se lleva bien con la mayoría de la gente

6. Alguien que no permite que los problemas le impidan conseguir lo que quiere

7. Una persona positiva

8. Alguien que encarna su propio estilo y lo hace suyo

9. Una persona popular – ¿recuerdas la pandilla ‘in’ en la escuela?

10. Alguien que puede hacer frente a una situación difícil con calma.

11. Una persona con un talento particular, como la música o el arte

La lista continúa. En realidad, cualquiera puede ser guay, sólo hace falta tener tu propia versión de ello.

Aprendamos a ser guays

Si piensas en las personas que consideras guays, te darás cuenta de que todas parecen compartir un par de características similares: tienen confianza en sí mismas, son amables con todo el mundo y tienen algo único.

Pero aparte de eso, no hay una fórmula que demuestre qué es ser guay, porque es subjetivo.

Sin embargo, hay algunas pautas básicas que puedes seguir para aumentar tus posibilidades. Al fin y al cabo, saber ser guay es todo un arte.

1. Cuando aprendas a ser guay, no te centres demasiado en ello

Todos conocemos a las personas que «intentan» ser guays. Se juntan con los chicos populares y les besan el culo si es necesario, sólo para obtener validación.

Pero las personas realmente guays no se centran en lo que les hará parecerlo. Simplemente son quienes son.

Así que, aunque vayas a seguir estas pautas, no te obsesiones con ellas porque la gente se dará cuenta fácilmente. ¡No te esfuerces demasiado ni le des demasiadas vueltas!

2. No seas necesitado

Los chicos guays hacen que la gente venga a ellos, no al revés. No están necesitados ni desesperados. Cuando estás necesitado, la gente no siente que seas de fiar a la hora de dar su opinión. Sin embargo, si eres relajado, la gente sentirá la necesidad de acudir a ti y pedirte consejo.

Y además, todos sabemos que la necesidad no es atractiva, seas quien seas. No ruegues a la gente, no te aferres a su alrededor y no hagas que otros resuelvan tus problemas.

3. Tienes que ser tú mismo

Si quieres saber cómo ser guay, tienes que ser tú mismo. Sabemos que estás pensando, ‘pero ser yo mismo no es guay’ Pero sí lo es. Tú eres tu propia persona y eso es lo que te hace único.

Cuando alguien se ve incómodo o torpe en público, es sólo porque no se gusta a sí mismo. E intentan desesperadamente ser otra persona para encajar.

Así que tienes que recordar que si quieres saber cómo ser guay desde dentro, eso significa ser tú mismo de la forma más genuina, y gustarte de verdad por lo que eres.

Si copias a otras personas y eres alguien que no eres, todo el mundo se da cuenta, lo que te convierte en alguien que no mola.

4. Mantén la autopublicidad al mínimo

¿Sabes que en las películas el tío guay siempre es el tipo fuerte y silencioso que lee un libro de filosofía en un rincón de la cafetería? Vale, pues hay una razón por la que la gente se siente atraída por él. Es porque es misterioso. No te dice todo lo que quieres oír.

No necesitas contarle a todo el mundo todo sobre ti. Puedes reservarte algunas cosas para ti o para tus amigos más íntimos. Eso también significa no compartir en exceso en las redes sociales.

5. Saber comunicarse con los demás

No hace falta que suenes como si estuvieras vendiendo coches, pero tienes que mejorar tu forma de hablar. Los chicos guays no usan jerga que no puedas entender. Pueden hablar contigo y mantener una conversación decente. Eso es lo que les hace guays. Puedes hablar con ellos.

El encanto desaparece cuando conoces a alguien que creías muy especial y apenas puede frotar dos neuronas.

6. Trabaja tu confianza

Nunca ves al chico guay con la cabeza gacha, comiendo su almuerzo solo en un rincón de la cafetería. No, tienen la cabeza bien alta, caminando con confianza. Por eso son guays.

La gente desearía tener la capacidad de tener la confianza de esta persona en la vida. Recuerda, lo que hace a alguien cool es que se siente cómodo consigo mismo y no le importa lo que piensen los demás.

7. No juzgues a los demás

La gente guay no juzga a los demás, sólo lo hacen los mezquinos e inseguros.

Puede que ser prejuicioso te funcionara cuando estabas en el instituto y nadie lo sabía. Pero una vez que has crecido, todo el mundo desprecia a los mezquinos. Si quieres saber cómo ser guay, sé realmente guay con todo y con todos los que te rodean.

Evita juzgar a alguien o hacer un comentario sarcástico sólo porque alguien no parece encajar con tus normas u opiniones.

8. Sé simpático cuando conozcas a alguien

Sé cordial y amable cuando conozcas a alguien o te presenten a alguien. El misterio está bien, pero parecer hosco o engreído desanima a todo el mundo.

Siempre que te encuentres con alguien, muéstrate sinceramente cálido y feliz de verle. Deja que tu sonrisa se extienda hasta tus ojos.

Y en ese instante, haz que cualquiera que esté contigo sienta que es la única persona con la que te interesa hablar. Cuando le das a alguien toda tu atención y calidez, aunque sea por un minuto, le encantará hablar contigo y estar cerca de ti.

9. Saber que no gustarás a todo el mundo y aceptarlo

Es algo que tendrás que aceptar. No vas a gustar a todo el mundo y no pasa nada. No todos podemos caer bien a todo el mundo que conocemos, de lo contrario tendríamos miles de buenos amigos y eso no es realista.

Así que, aunque a algunas personas les parezcas guay, puede que a otras no y eso es algo que tendrás que superar.



10. Encuentra tu propio estilo y no copies el de nadie

Si quieres ser guay y que la gente te admire y respete, al final tienes que ceñirte a tu propio estilo. Tu personalidad no es algo que puedas cambiar, son características esenciales que te hacen ser quien eres. Por tanto, tu estilo debe complementarlas y ayudar a resaltar esas características.

Eso no significa que no puedas seguir las tendencias de la moda, pero tienes que llevarlas de forma que resuman quién eres, y no copiarlas directamente de la pasarela.

11. Trata a todos como iguales

Algunas personas tienen suerte y son guays porque se juntan con la gente adecuada o están muy buenas. Pero, una vez que hablas con ellos, te das cuenta de que en realidad son personas horribles.

Si quieres mantener la calma, tienes que tratar a todo el mundo de igual a igual. No eres mejor que nadie y la gente no debe tener esa impresión de ti.

12. ¿Quieres aprender a ser guay? Saber que menos es más

Menos es más. Seguro que has oído ese dicho, y es 100% cierto. Cuando se trata de ser cool, menos es más. No hace falta llevar un conjunto entero de Gucci, desde los zapatos hasta la diadema, para parecer guay.

En todo caso, parecerás idiota. La gente guay no se esfuerza tanto. ¿Por qué James Bond era guay? Porque todo lo que hacía era suave y tranquilo.

13. No necesitas seguir las normas

Esto no significa que debas cometer una lista de delitos: no se trata de eso. A lo que queremos llegar es a que la gente guay no es petulante y quejica por las normas y los horarios todo el tiempo.

La gente guay suele ser rebelde. Están dispuestos a romper las reglas si es necesario, además, también los hace parecer poderosos lo que se suma a su encanto.

14. No asumas que aprender a ser guay te dará una vida perfecta

Que alguien sea guay no significa que la vida le vaya a ir sobre ruedas. A veces, ser guay puede ser de gran ayuda, mientras que en otras situaciones desearías no serlo tanto.

Sí, ser extrovertido y pomposo puede demostrar que eres muy especial, pero también puede considerarse que eres un imbécil. Es un acto de equilibrio que vas a tener que averiguar por ti mismo.

15. Trata a todo el mundo con amabilidad y respeto

La gente verdaderamente guay no es gilipollas. No pisotean a la gente ni actúan de forma irrespetuosa. Si quieres aprender a ser guay, tienes que tratar a todo el mundo con amabilidad y respeto.

Usa tu empatía para entender a la gente y cómo se siente. No te creas mejor que nadie y ayuda a los demás cuando lo necesiten.

16. No dejes que los demás sepan que estás estresado

Si quieres saber cómo ser guay, tienes que ser visto como el gato guay al que nada parece afectarle. Tienes que ser visto como un saco de sol que nunca se deja abatir por ninguna circunstancia, y el optimismo fluye por todos tus orificios.

Cuando te moleste algo, tómate unos minutos para concentrarte en ello, y cuando sientas que tienes la respuesta que necesitas, sigue adelante. Llevar el estrés y la ansiedad a cuestas no te hace parecer guay, te convierte en un desastre.

Dedica el tiempo que necesites mentalmente a un problema, arréglalo y sigue adelante. Si quieres, puedes hablar de ello con tus amigos más íntimos. Y recuerda que rumiar es aceptable a veces, pero nunca sobre el mismo problema una y otra vez.

17. Relájate

Si quieres estar tranquilo, tienes que relajarte. Sabemos que has leído todos estos consejos y ahora estás intentando averiguar qué y cómo llevarlo todo a cabo, pero escucha, relájate. La gente guay no se vuelve loca ni dramática en todo momento.

Se les llama guays por una razón, y es porque son tranquilos y relajados. Por lo tanto, estar relajado será algo en lo que tendrás que trabajar.

18. Ten un mantra genial para la vida

«El mañana llegará, tanto si eliges estresarte por ello ahora como si prefieres relajarte».

Elige un lema o un mantra que te ayude a afrontar la vida con una actitud positiva. Cada vez que te sientas deprimido o no te sientas positivo, recuérdate a ti mismo un mantra positivo.

Al final todo saldrá bien, sólo tienes que encontrar el camino mientras tanto en lugar de estresarte por ello. Así que si quieres ser guay y no estresarte, aprende a manejar los problemas cotidianos como lo que son: pequeños baches en el camino de la vida, y nada más.

Todos queremos ser guays. A todos nos gusta gustar a la gente y que nos respeten. Ahora que ya sabes cómo ser guay, solo tienes que ponerte manos a la obra.

TE VA A ENCANTAR

Scroll al inicio