Debes conocer estos 11 puntos no negociables en una relación de pareja

El compromiso es necesario para cualquier relación exitosa.

Ambas partes deben estar dispuestas a ceder cuando se trata de cosas sencillas y relativamente insignificantes, como la decoración del hogar, la firmeza del colchón o dónde comprar la comida.

Pero todo el mundo tiene valores y creencias fundamentales que no debe comprometer, cosas que le hacen ser quien es.

Es crucial hablar por adelantado de los puntos no negociables en una relación para evitar relaciones insanas y perder el tiempo con alguien que no es adecuado para ti.

11 puntos no negociables en una relación que debes conocer

Cada relación es diferente. Lo que a una pareja le encanta puede ser totalmente inaceptable en otra.

Aunque las situaciones específicas varían, hay algunas áreas generales que todas las parejas deberían abordar.

Sin embargo, os corresponde a los dos esbozar los límites de lo que no es negociable.

Trabajad juntos para determinar cómo queréis que sea vuestra relación y cómo queréis que funcione.

Algunos negociables comunes en las relaciones, independientemente de quién sea o dónde se encuentre en la vida, incluyen:

1. Honestidad y confianza

La honestidad y la confianza, dos componentes básicos de las relaciones sanas, pueden significar muchas cosas diferentes.

Aquí se utilizan en sentido amplio para incluir la veracidad en relación con mentir o engañar al otro, la fidelidad en relación con la fidelidad, la lealtad en relación con cubrirse las espaldas mutuamente y la fiabilidad en relación con cumplir las promesas y hacer lo que se dice que se va a hacer.

Hablen abiertamente sobre cómo son la honestidad y la confianza en su relación para evitar confusiones y desacuerdos en el futuro. Explica en qué consisten la falta de honradez y el abuso de confianza, para que no haya dudas en ninguno de los dos extremos.

Transmitir abiertamente sus necesidades, pensamientos e incluso quejas de una manera sana es otro aspecto crítico de la honestidad en las relaciones.

2. Respeto mutuo

Otro elemento crucial para el éxito de una relación es el respeto, aunque cada persona puede tener un significado distinto.

Establece límites en tu relación y discute lo que ambos aceptais y lo que no. Tu pareja y tú debéis respetar las diferencias, el espacio, la intimidad, la individualidad y el tiempo del otro. Procura satisfacer las necesidades del otro y respeta sus creencias, valores y preferencias.

El respeto a los demás es esencial. Despreciar a las personas o juzgarlas por sus creencias, ingresos, casa, coche o aspecto no tiene cabida en las relaciones.

Está bien tener opiniones diferentes, pero no es necesario tratar mal a otra persona por sus diferencias. Nuestras diferencias son lo que nos hace prosperar.

3. Comunicación abierta

Podría decirse que la comunicación abierta es uno de los aspectos más importantes para cimentar una relación sólida.

Expresarse abierta y honestamente en los buenos momentos es fácil, pero hacerlo en los malos suele ser más complicado. Es sólo cuestión de tiempo que surja un desacuerdo o una pelea.

Acostúmbrate a hablar de tus problemas abierta y racionalmente, sin insultos ni gritos que pongan a los vecinos contra la pared.

Asume tus errores, admite cuando te equivocas y asume la responsabilidad de tus actos.

4. Ser auténticos

Una de las cosas más importantes en una relación es ser fiel a uno mismo.

Ambos debéis sentiros libres para expresar abiertamente vuestros pensamientos, sentimientos, creencias, objetivos y sueños sin miedo a ser juzgados o ridiculizados por el otro. No intenteis forzar vuestros puntos de vista ni cambiar al otro. Aceptaos tal como sois, defectos, carga emocional, pasado complicado, etc.

Además, aunque es bueno pasar tiempo juntos, es igualmente importante pasar tiempo separados sin celos ni sentimientos de culpa. Es normal fusionar ciertos aspectos de vuestras vidas, pero aseguraos de mantener vuestras identidades manteniendo vuestras aficiones e intereses, conservando otras relaciones y continuando con los hábitos personales y el autocuidado.

5. Valores y expectativas financieras

El dinero puede ser uno de los temas más difíciles e incómodos de tratar. Pero eso no niega su importancia.

Tu pareja y tú debéis tener las mismas opiniones generales sobre cómo manejar el dinero y las finanzas. Hablad de lo que pensais sobre gastar o ahorrar, de la importancia de un buen crédito y de las expectativas sobre quién paga qué.

Ambos deben ser capaces de gestionar vuestras finanzas personales de forma responsable y aportar cada uno lo suyo según lo acordado. Aunque las dificultades económicas son a veces una parte inevitable de la vida, no es justo que uno de los dos espere que el otro cargue siempre con el muerto.

6. Objetivos comunes para el futuro

No es necesario que coincidais exactamente ni que esté todo planeado, pero tener una visión similar de vuestro futuro juntos es esencial para una relación feliz y duradera.

  • ¿Qué opina del matrimonio?
  • ¿Qué opina de tener hijos?
  • ¿Cómo es su vida?
  • ¿Viaja mucho?
  • ¿Vive en una ciudad ajetreada o en el campo?
  • ¿Los fines de semana los pasáis tranquilamente en casa o de juerga por la ciudad?

Supongamos que uno de los dos sueña con una vida familiar tradicional, con una hipoteca, hijos y vínculos con una ciudad concreta, mientras que el otro nunca planea asentarse. En ese caso, podríais plantearos tomar caminos separados antes de meteros en líos más profundos.

7. Validación y apoyo mutuos

Todo el mundo quiere una pareja romántica con la que pueda contar, alguien que siempre esté ahí, en los buenos y en los malos momentos.

Quieres y te mereces una pareja que te anime y apoye tus sueños, objetivos y cualquier otra cosa que sea importante para ti, ya sea tu elección profesional, tus esfuerzos como voluntaria o tu decisión de volver a estudiar. Alguien que te escuche y te haga sentir validada.

Tu pareja debe alegrarse y celebrar tus logros, y mostrarse empática y compasiva ante tus fracasos o contratiempos.

Al fin y al cabo, si no puedes contar con tu pareja, ¿con quién vas a poder contar?



8. Las opiniones políticas están alineadas

La gente se interesa por la política en distintos grados. A algunos no les importa en absoluto, otros están medianamente informados y para otros es un tema serio. Además, algunos están más abiertos a opiniones contrarias que otros.

Aunque a menudo es un tema delicado, es importante discutir las opiniones políticas en algún momento de la relación (preferiblemente antes de que se convierta en algo demasiado serio), lo cual no quiere decir que tengan que estar de acuerdo en todo o que tengan que pertenecer al mismo partido político. Aun así, tenéis que ser sinceros sobre vuestras diferencias y hasta qué punto podéis tolerarlas.

Sé honesto sobre tus temas candentes y determina si puedes o no soportar estar con alguien que no ve esas cosas de la misma manera que tú.

9. Creencias religiosas similares

Al igual que las opiniones políticas, la religión suele ser un tema delicado, y puede ser necesario que tu pareja y tu tengais las mismas creencias.

Puede que exijas a tu pareja que comparta la misma fe o que te parezca bien que vuestros puntos de vista sean completamente opuestos. Ninguno de los dos debe comprometer su religión para complacer al otro (a menos que sea algo que realmente quiera hacer, por supuesto), y debeis ser honestos sobre vuestras creencias y vuestro nivel de comodidad con diferentes religiones.

También es valioso considerar las preferencias familiares como la forma en que criariais a vuestros hijos o la aceptación de las familias.

10. Apertura de miras

En los últimos años, las cosas han cambiado más rápida y drásticamente que nunca, por lo que la apertura de miras es cada vez más importante en la vida y en las relaciones de todo tipo.

Tu pareja y tu debeis estar dispuestos a adaptarse a los cambios y a experimentar cosas nuevas, tanto solos como en pareja. Nadie quiere estar con alguien que se queja constantemente o se queda anclado en el pasado. Espera cambios en ti, en tu pareja y en el mundo que te rodea.

Si quieres una relación sana y próspera, estate dispuesto a crecer como persona y en tu relación, y muéstrate abierto al compromiso en áreas menos significativas.

11. Ambición y orientación a objetivos

Si no avanzas, retrocedes. El deseo de aprender y crecer es una parte necesaria de la vida, al igual que tener sueños y metas.

Todos queremos estar con alguien que se fije objetivos, aproveche las oportunidades y encuentre la manera de hacer que las cosas sucedan.

Eso no quiere decir que tengas que estar haciendo algo constantemente, pero la pereza crónica, la dilación y la falta de interés por el crecimiento personal suelen ser factores que rompen el trato.

No te quedes en el intento. Encuentra tu propósito en la vida. Encuentra actividades que te apasionen. Haz cosas que te aporten alegría, te hagan sentir vivo y confirmen tu genialidad como persona.  

Cosas inesperadas que los hombres no negocian con las mujeres

A veces, los factores que pueden hacer o deshacer una relación no son tan obvios como se podría pensar. Los hombres también tienen una lista de factores sorprendentes que rompen las relaciones, que a menudo no se mencionan pero que son muy importantes para mantener una relación.

Arrojemos algo de luz sobre algunos de estos aspectos esenciales menos conocidos de las relaciones:

➡️ Un estilo de vida activo: Para muchos hombres, una compañera que valore la forma física y la salud es una prioridad absoluta. Esto no significa que tenga que ser triatleta, pero un estilo de vida activo significa energía, vitalidad y un interés compartido por el bienestar.

➡️ Independencia: Muchos hombres aprecian a una mujer que tiene su propia vida, intereses y pasiones. Este equilibrio puede ofrecer una dinámica refrescante y mantener la intriga en una relación.

➡️ Bondad: Puede sonar a tópico, pero una naturaleza compasiva y empática es muy valorada. Los pequeños actos de bondad dicen mucho del carácter de una persona.

➡️ Baja tolerancia al drama: Los hombres a menudo gravitan hacia las mujeres que evitan el drama innecesario y manejan los conflictos con madurez y razón.

Cosas inesperadas que las mujeres no negocian con los hombres

Al igual que los hombres tienen sus cosas inesperadas imprescindibles, las mujeres también tienen una serie de cosas menos conocidas que a menudo son esenciales para la longevidad y la salud de una relación. No siempre se mencionan explícitamente, pero no hay que subestimar su importancia. Analicemos algunas:

➡️ Disponibilidad emocional: Las mujeres aprecian a un hombre que no tiene miedo de expresar sus sentimientos y conectar a un nivel más profundo. Esto demuestra que se siente cómodo con la vulnerabilidad, lo que puede crear vínculos más fuertes.

➡️ Un buen oyente: Aunque esto puede no parecer sorprendente, muchas mujeres lo consideran esencial. Un hombre que escucha de verdad demuestra respeto e interés por sus pensamientos y sentimientos.

➡️ Coherencia: Un hombre que es constante en sus acciones, presentándose cuando dice que lo hará, aporta una sensación de seguridad y confianza.

➡️ Paciencia: La vida está llena de desafíos, por lo que un hombre que muestra paciencia, especialmente en momentos de estrés, puede resultar increíblemente atractivo para las mujeres.

La belleza de estos no negociables reside en su sutileza. Aunque no siempre estén en el primer plano de la mente, desempeñan un papel enorme en la creación de armonía y satisfacción en una relación.

Ejemplos de temas negociables y no negociables en una relación

Algunas cuestiones tienen más peso que otras en una relación. Aunque las definiciones de negociables y no negociables varían, algunas son más o menos válidas para todos.

  • Cambio de opiniones con el tiempo debido al crecimiento natural
  • Diferencias en las opiniones y preferencias personales en cosas sencillas como la música, la comida, el ocio, etc.
  • Responsabilidades básicas en la familia/relación
  • Quién elige el restaurante, el programa de televisión o el lugar de vacaciones

  • Forzar el cambio o exigir un punto de vista concreto.
  • Discriminar a cualquier persona por motivos de raza, religión, sexo, orientación sexual o discapacidad.
  • Creencias básicas sobre derechos humanos
  • Maltrato físico, mental, emocional o de cualquier tipo

Cada relación es tan única como las personas que la componen. Depende de ti y de tu pareja determinar en qué aspectos estáis dispuestos a ceder y cuáles son los que rompen el acuerdo.

Pasar por alto un solo punto no negociable puede acarrear problemas importantes en la relación, así que es mejor ser abierto y sincero desde el principio.

Ir arriba