¿Te falta confianza en tu relación? 15 consejos para ganar confianza en ti misma y sentirte segura

Las relaciones sacan lo mejor y lo peor de cada uno.

Una buena relación nos desafía y nos obliga a mirar hacia dentro y a crecer.

Es más probable sentirse feliz cuando se tiene confianza en tu relación.

Pero una baja autoestima puede provocar sentimientos de inseguridad y necesidad.

Afortunadamente, si te falta confianza en una relación, hay algunas cosas que puedes hacer para reforzar tu autoestima al tiempo que abordas los problemas subyacentes.

¿Por qué pierdo la confianza en una relación?

Una relación sana es un acto de equilibrio entre la forma en que interactuáis el uno con el otro y vuestras vidas cuando no estáis juntos.

Si a esto le añadimos las necesidades y el pasado, mantener una relación feliz y sana puede resultar difícil.

Muchas personas pierden la confianza en la relación y en sí mismas si no reciben suficiente atención. Se sienten desatendidos o poco apreciados.

Cuando alguien se siente ignorado, se cuestiona si merece ser amado, y empiezan a aflorar sentimientos de aislamiento y ansiedad. Se escudriña cada detalle y acción hasta que se erosiona la confianza. Este ciclo daña la autoestima del individuo.

La falta de comunicación también puede contribuir a perder la confianza en una relación. Nos sentimos desoídos si creemos que no podemos expresar una opinión o hacer una petición.

Cuando disminuye nuestra fe en la relación y en nosotros mismos, nos comportamos de forma agresiva, poniendo en peligro la relación.

He aquí algunas formas en que la falta de confianza puede manifestarse en una relación.

  • Necesitas que te tranquilicen constantemente
  • Se disculpa continuamente
  • Es pegajoso
  • Analizas demasiado las palabras y los actos.
  • No confías en tu pareja o la pones a prueba.

Cómo tener confianza en una relación: 15 consejos para sentirte seguro de ti mismo

Si tienes un patrón de inseguridad en las relaciones y en la vida, puede ser tentador echarle la culpa a los demás o a experiencias pasadas.

Pero para construir la autoestima y desarrollar una relación fuerte, debes asumir la responsabilidad de tus acciones.

1. Cuida de ti mismo

El amor propio es el tipo de amor más difícil en muchos aspectos. Se nos enseña a ser solidarios y nutritivos, sacrificados y benevolentes con los demás, especialmente con nuestras familias.

Y a veces eso se lleva al extremo, en detrimento de nosotros mismos, de nuestra salud y de nuestra atención.

Si te preguntas cómo tener confianza en una relación, intenta trabajar en ti mismo, no en la relación. Sé la mejor versión posible de ti mismo.

Reconoce tus puntos fuertes y refuerza tus puntos débiles. Mantras diarios, come sano y tómate tiempo para ti. Verás cómo crece tu confianza en la relación.

2. Identifica tus necesidades

Todos los seres humanos tenemos necesidades específicas. Éstas impulsan todas las demás acciones y decisiones. Queremos que nuestras vidas estén llenas de fiabilidad, significado, variedad, intimidad, cambio y propósito. Si estas necesidades están satisfechas, sentimos que podemos conseguir cualquier cosa.

Sin embargo, si no están cubiertas, nos cuestionamos nuestra autoestima. Para tener confianza en una relación, plantéate si tus necesidades están cubiertas.

3. Deja atrás el pasado

Nuestro pasado nos enseña y nos forma, pero no debe controlar todas nuestras acciones. Las amistades pueden ser buenas o malas. Tenemos la suerte de tener ambas. También hay relaciones románticas buenas y malas, muy malas.

Las relaciones tienen éxito y las relaciones fracasan. Todo el mundo sufre desamores. La única forma de aprender a tener más confianza en una nueva relación es dejar atrás el pasado.

Libera tu carga. Y siga adelante. Si no puedes dejarlo ir, es hora de un enfoque más profesional.

4. Define tus expectativas

La gente no nos causa angustia. La causan nuestras expectativas. Nos sentimos tristes, heridos o decepcionados si no actúan como esperamos. Si te sientes incómodo con tu pareja, busca la manera de hacerle saber tus expectativas.

Practica esa conversación frente al espejo. No exijas nada. Simplemente hazle saber que estás luchando. Si puedes comunicarte positivamente y expresar gratitud a tu pareja, tu confianza se disparará.

5. Sé sincero

Alguien dijo una vez que la honestidad es la mejor política. Pero ser sincero con alguien es difícil. Implica un cierto nivel de confianza. Ábrete a tu pareja si tienes problemas para sentirte seguro en una relación.

Puede tratarse de un malentendido o de algo que necesites saber. Guardar tus sentimientos puede ser perjudicial para todos los implicados.

6. Aprender a ser amigos

No es casualidad que las parejas apasionadas y con éxito también hablen de amistad. Sin embargo, una baja autoestima puede impedir lograr la cercanía emocional y la comunicación necesarias.

Una de las mejores formas de fortalecer esta parte de la relación es a través de las experiencias compartidas. Cuanto más os riáis y confiéis el uno en el otro, más probabilidades habrá de que surjan la intimidad y la pasión.

7. Sé tú misma

La confianza en uno mismo es muy excitante, tanto si llevas vaqueros y camiseta como un traje caro. Y un componente importante de la confianza es comunicar lo que quieres y lo que deseas.

Deja de intentar agradar ocultando tu yo interior. Deja que brille tu resplandor. Puede que te sorprenda la reacción.

8. Da lo mejor de ti

Sentirse a gusto en una relación, sea cual sea su aspecto, es esencial para el éxito de la pareja. Pero vestirse bien no es sólo para la pareja. Estar lo mejor posible para una ocasión aumenta la confianza en uno mismo.

Vestirse para una reunión o una situación social puede proporcionar ese impulso extra necesario para triunfar. En una relación, arreglarse para ir a cenar es una forma fácil de reavivar la atracción original reafirmando el interés de tu pareja.

9. Dejaros espacio

Ninguna relación puede ser todo para todos. No importa lo que digan los libros de cuentos o nuestros amigos. Todo el mundo necesita su propio espacio, unas horas a solas con sus pensamientos o su familia.

Si te cuesta dejar espacio a tu pareja, puede que el problema sea la inseguridad.

La asfixia puede ser tan simple como preguntarle siempre dónde está o con quién ha estado. O puede incluir seguirles en las redes sociales o llamarles y enviarles mensajes de texto sin parar cuando salen con amigos.

En el extremo, puede implicar revisar sus mensajes y correos electrónicos (un delito grave en muchos estados). Y cuanto más te aferres a tu pareja, peor será.

Un paso crucial para superar este comportamiento obsesivo es darse cuenta de que estos pensamientos y la ansiedad y los celos que los acompañan tienen su origen en inseguridades. Identificar y discutir el problema con su pareja o con un profesional es una forma de volver a la normalidad.

10. No ignores tus inseguridades

La mayoría de nosotros tenemos algo que cambiaríamos de nosotros mismos. Pero lo que es insignificante para una pareja puede ser insuperable para ti.

Si luchas contra la inseguridad en la relación, tómate un momento para contárselo a tu pareja. Juntos podréis encontrar una solución viable para ambos.

Admitir que tienes inseguridades es el primer paso para superarlas. Abordar el tema juntos puede reafirmar vuestra autoestima y acercaros más.

11. Sé independiente

Mantén tus amistades y tus aficiones. Es una de las cosas que atrajo a tu pareja en primer lugar. Al colocar tu relación en el centro de tu mundo, empiezas a perderte a ti mismo.

Da un paso atrás y recupera tu independencia. Cuando tienes amigos, aficiones y sueños, minimizas la presión sobre tu pareja y la relación de serlo todo y cumplirlo todo en tu vida.

12. Silencia al crítico interior

Hay dos voces en nuestra cabeza. Una es amable, alentadora y comprensiva, mientras que la otra es nuestro crítico interior. Si no se controla, es una forma de autosabotaje. El diálogo negativo con uno mismo nos impide adoptar comportamientos nuevos y saludables.

Las investigaciones han sugerido que el autojuicio y la vergüenza constantes pueden incluso apagar los centros de aprendizaje del cerebro, robándonos los recursos que necesitamos para adaptarnos y crecer.

13. Reconoce lo positivo

Ya sea para ti mismo o para los demás, haz un gran esfuerzo por reconocer las cosas buenas, las pequeñas cosas. Si te cuesta ponerse en marcha por la mañana, date las gracias por recoger la mesa. Si pierdes peso, elogia tu esbelta figura.

Las investigaciones demuestran que son necesarios cinco acontecimientos positivos para revertir el daño de una interacción negativa. Esta relación de 5 a 1 se conoce como Relación Mágica. Se aplica a todo tipo de relaciones e incluso a cómo nos tratamos a nosotros mismos.

Una interacción positiva es una conversación amistosa, un elogio o un guiño no verbal. Las interacciones negativas pueden ser críticas o miradas de desaprobación.

14. Conserva tu identidad

Tu pareja te eligió por una razón. Les gusta tu aspecto, tu risa y tu sonrisa. Nadie quiere cambiarte. Eres genial tal y como eres.

Sin embargo, si tienes objetivos personales, como estar más sano o conseguir un título superior, deberías trabajar en ello. Pero la persona que llevas dentro, tu forma de vestir, tu pavoneo, es lo que te hace ser tú. No cambies por nadie.

15. Establece límites

Se razonable. Es probable que tanto tú como tu pareja tengáis límites. Explica abiertamente lo que consideras aceptable en la relación y cómo esperas que te traten. Y escucha también sus expectativas.

Por ejemplo, quizá ninguno de los dos se sienta cómodo hablando con amigos comunes, o no deberías esperar tener acceso al teléfono de tu pareja, ya que eso es una invasión de la intimidad.


Artículos que te pueden interesar:

¿Tienes una personalidad de mujer Sigma? 27 cualidades impresionantes de esta mujer única

96 citas sobre cómo poner límites a las personas


¿Cómo solucionar la baja autoestima en una relación?

La baja autoestima puede influir en la percepción que tienes de ti mismo y también en tu relación. Sentirse indigno de amor o temer resultados adversos puede provocar desconfianza y conflictos.

Pero cambiando activamente la forma en que te ves a ti mismo, puedes proteger o incluso empezar a reparar una relación.

Simplemente pregúntate: «¿Cómo hago para tener confianza en el amor?».

1. Utiliza mantras positivos

Hablarse a uno mismo en positivo es una forma sencilla de mejorar la autoestima. Utilizar un mantra positivo a diario tendrá un efecto sorprendente. Y puede hacerse en privado o incluso en silencio.

Dite cada día que eres bueno, amable y seguro de tí mismo.

Algunas afirmaciones saludables son

  • Soy bueno.
  • Tienen suerte de tenerme.
  • Merezco que me quieran.

2. Evita criticar y culpar

Criticar es desmotivador, no funciona. El regaño y la crítica pueden dañar una relación, erosionando una conexión íntima. También conduce a sentimientos crónicos de vergüenza, lo que se traduce en una baja autoestima y provoca dudas sobre uno mismo.

Las personas excesivamente críticas son un signo revelador de quienes tienen baja autoestima. Pero hay formas de empezar a invertir el ciclo:

  • Gestionar el estrés y la ansiedad personales
  • Buscar activamente lo positivo
  • No te tomes las acciones de alguien como algo personal: puede que no se trate de ti.

3. Identifica tus puntos fuertes

La baja autoestima suele comenzar en la infancia, pero también puede deberse a nuestra exposición constante a expectativas sociales poco realistas.

Si pasamos algún tiempo en las redes sociales, es fácil creer que no somos lo suficientemente buenos, ricos, delgados o exitosos.

Y en medio de todo el bombo mediático sobre las «10 mejores personas», es difícil ver lo positivo en nosotros mismos.

Una forma estupenda de reforzar la autoestima es demostrar que esas ideas están equivocadas. Empieza por hacer una lista a dos columnas con diez de tus puntos fuertes y diez de tus puntos débiles. Esta lista te ayudará a comprender tu autoestima y lo que aportas a una relación.

Si tienes problemas, piensa en los cumplidos o premios que has recibido. Céntrate en ti mismo y evita compararte con los demás.

4. Practica la autocompasión

Date un respiro. Es frecuente encontrarse en una situación abrumadora o incontrolable.

Puede que hayas olvidado una cita, una reunión de padres o hayas tenido un accidente de coche. Eres humano. Deja de castigarte por tus errores.

En esos momentos, está bien sentir, incluso emocionarse. Pero no explotes, diciendo algo de lo que no puedas retractarte o dirigiendo tu ira hacia tu pareja para sentirte mejor. En lugar de eso, practica la atención plena para traer tus pensamientos y emociones al aquí y ahora.

Unas cuantas respiraciones profundas pueden ayudarte a evitar sentimientos de culpa y vergüenza más adelante. Como humanos, somos manojos de pensamientos y sentimientos, pero esas emociones no nos definen y, desde luego, no definen nuestras relaciones.

5. Se realista

Sin duda habrás oído la vieja frase, no muerdas más de lo que puedas masticar. Se refiere a ser realista en tus deseos y expectativas y puede aplicarse a aprender un nuevo idioma, conseguir un nuevo trabajo o algo tan personal como perder peso.

Un objetivo poco realista puede crear una situación en la que es probable que fracases, lo que dañaría aún más tu confianza. Los objetivos realistas también se aplican a tu relación. Da pasos de bebé en tus esfuerzos. Los resultados pueden sorprenderte.

6. Reconoce tus logros

El mundo que nos rodea es ajetreado. La gente a veces se ve atrapada en sus agendas, y puede que tus actos no reciban inmediatamente el reconocimiento externo y la fanfarria que crees que deberían.

Pero tus esfuerzos son importantes, así que intenta mirar hacia dentro para reforzar tu autoestima. Utiliza tu diario para reconocer tus propios logros, grandes o pequeños.

7. Deja de poner a prueba tu relación

A menudo llamado juego, poner a prueba puede ser perjudicial para una relación. Como una profecía autocumplida, si no te sientes querido, dudas de los sentimientos de tu pareja.

Puede que los pongas a prueba dejando de enviar mensajes o flirteando con alguien para obtener una reacción de tu pareja: una prueba de su amor y fidelidad. Por desgracia, a nadie le gusta que jueguen con él, y es más probable que la reacción sea su respuesta a ser manipulado.

8. Implica a tu pareja

Los problemas de autoestima suelen venir de la infancia y requieren tiempo y atención para superarlos. Se sincero sobre tu lucha.

No esperes que tu pareja sea la solución. Pero si eres abierto, puede que aclares y resuelvas algunos de tus temores infundados.

Y podéis trabajar juntos para resolver el problema. Al fin y al cabo, ellos también tienen interés en la relación.

9. Busca ayuda profesional

Puede que necesites una perspectiva objetiva externa si nada más parece funcionar. Quizá sea el momento de plantearse buscar ayuda profesional. Las terapias conversacionales, como la terapia cognitivo-conductual (TCC), pueden ayudarle a sentirse más seguro de sí mismo.

Nos han enseñado a ver las relaciones como pequeños cuentos de hadas perfectos. Y a menudo pasamos mucho tiempo comparando nuestras relaciones y a nosotros mismos con ideales externos, buscando «al Elegido».

Pero la realidad es que las relaciones tienen que ver con la interacción positiva y el apoyo.

Las buenas relaciones implican compasión, fuerza y amor. Pero las grandes relaciones también tienen que ver con el crecimiento: encontrar pareja te ayuda a ser la mejor persona posible.

Ir arriba