11 rasgos inesperadamente positivos de un hombre dominante

Hay momentos en los que el comportamiento dominante de alguien te tranquiliza, no porque te esté dominando literalmente, sino porque su fuerza de carácter y su presencia hacen que te sientas segura a su alrededor y segura para conectar con él.

Te han advertido sobre compañeros acosadores o manipuladores.

Pero la dominación no siempre consiste en hacer que otra persona se someta a ti.

Y si alguna vez te has sentido atraída por un hombre dominante, sabes que pocas cosas son tan irresistibles como uno que utiliza su poder para hacer el bien.

¿Qué aspecto tiene exactamente?

hombre dominante

¿Qué es el comportamiento dominante?

Busca «cómo ser un hombre dominante» y es probable que encuentres una mezcla de actitudes sobre lo que significa ser dominante y cómo de dominante debe aspirar a ser un hombre.

El comportamiento dominante, por sí mismo, no convierte a nadie en líder ni en alguien a quien admirar o emular.

La dominación, en el mejor de los casos, es un medio para conseguir un fin que haga todo el bien posible; no es un fin en sí mismo.

Es una herramienta.

La persona que la ejerza debe intentar, en la medida de lo posible, no serlo.

Dado que algunas mujeres desean un hombre más dominante y otras no, es importante conocer los signos de dominancia y cómo contribuyen al carácter general de un hombre.

¿Cuáles son los mejores resultados posibles del comportamiento dominante?

  • Te propones objetivos valiosos y actúas a diario con determinación para alcanzarlos.
  • No dejas ninguna duda a tus seres queridos de que los aprecias.
  • Persigues lo que quieres con una determinación firme e intrépida.
  • Haces que ocurran cosas buenas para la gente a la que quieres (incluido tú mismo).
  • Transmite sus puntos de vista de forma clara, tranquila y memorable.

11 señales de un hombre dominante

¿Cómo sabes si alguien te está dominando?

¿O cuáles son los signos de dominación en una relación?

¿Y cuándo pueden ser beneficiosas en lugar de perjudiciales?

Como verás en los siguientes ejemplos, ser dominante en el mejor sentido puede mejorar las relaciones.

1. Muestra autocontrol y autodisciplina

El hombre dominante no es esclavo de sus pasiones ni de su apetito.

Practica la autodisciplina para dominar su propio cuerpo y sus inclinaciones porque sabe que es necesaria para su éxito y su felicidad.

primer plano de hombre con barba Signos de un hombre dominante 

Por ello, es más probable que el hombre dominante esté en buena forma física y sea más fuerte que alguien que sólo se cree dominante pero no tiene autocontrol ni autodisciplina.

Cuando el hombre dominante se permite algo, siempre lo hace con moderación.

2. Conoce (y utiliza) el poder del lenguaje corporal

Reconoce y aprecia el lenguaje corporal que tranquiliza a los demás y les hace sentirse apreciados. Busca las siguientes señales de lenguaje corporal de alguien que se siente cómodo en un papel dominante:

  • Postura firme y segura (sin encorvarse ni esconder el cuello).
  • Una sonrisa tranquila y confiada
  • Un apretón de manos firme pero respetuoso
  • Una zancada suave y segura (no fanfarronea ni pisa fuerte).
  • Una mirada alerta y observadora pero despreocupada por la habitación

3. Sabe que es un reto en curso, y hace el trabajo

El hombre dominante no pretende tenerlo todo resuelto. Dirige a los demás no porque lo sepa todo, sino porque siempre está aprendiendo y mejorando. Y seguirle es la mejor manera de aprender cómo lo hace.

pareja abrazándose cerca de un lago Señales de un hombre dominante 

Sabe que no es perfecto y no espera que los demás lo sean. Dicho esto, tiene grandes expectativas de sí mismo y se esfuerza por cumplirlas.

Pero no se obsesiona con cómo se compara con otros hombres. No lo necesita.

Sabe que la mayoría de la gente hace todo lo posible por aprender y crecer, y respeta a quienes son lo bastante humildes para admitir cuando se equivocan y aprender de sus errores.

4. No pierde tiempo ni energía quejándose

Cuando tropieza o es derribado, vuelve a levantarse. Y en lugar de perder el tiempo quejándose o culpando a los demás de los obstáculos que tiene que superar, se pone manos a la obra.

Sabe cuándo seguir avanzando hacia el mismo objetivo y cuándo pivotar. Y cuando comete errores, aprende de ellos y sigue adelante. Espera que los demás, incluido su compañero, se sacudan el polvo y hagan lo mismo.

Y respeta a quienes pueden hacerlo con sentido del humor.

5. Sabe lo que quiere

Tiene objetivos y actúa con determinación para alcanzarlos cada día. Cuando identifica lo que quiere, elabora un plan y lo divide en tareas que puede emprender.

También identificará a las personas de las que puede aprender, que pueden ayudarle en el camino.

Sin embargo, el hombre dominante no utiliza a las personas sin tener en cuenta su bienestar. Siempre que es posible, encuentra la manera de devolver el favor y de recompensar. Conoce el valor de la gratitud y lo demuestra con sus palabras y su comportamiento.



6. Es paciente pero implacable

No se rinde ni deja que los contratiempos debiliten su determinación. Ve un propósito (no una derrota o «mala suerte») en cada desvío y obstáculo. En todo caso, sonríe, guiña un ojo al universo y encuentra nuevas formas de llegar a donde quiere.

No espera una gratificación instantánea, ni la necesita. Hace rodar la pelota y la guía pacientemente en la dirección que quiere.

No se toma los reveses como algo personal ni habla como si el mundo estuviera en su contra. Simplemente reevalúa el panorama y encuentra otra forma de ganar.

7. Predica con el ejemplo

Cuando entra en una habitación, su presencia llama la atención. Irradia confianza, buen humor y la sabiduría que se ha ganado siendo observador y lo bastante humilde para aprender de los demás.

Detecta a la legua las falsas bravuconadas y las llama por su nombre: patéticas patrañas.

pareja de la mano cerca del océano Signos de un hombre dominante 

La gente le sigue porque ve en él lo que quiere ver en sí misma. Se toma todo lo que pasa con ecuanimidad y no tarda en dar un paso adelante cuando se necesita ayuda. A muchos les encantaría ser como él, pero pocos están tan dispuestos a hacer lo que haga falta.

8. Asume riesgos

Prefiere equivocarse a quedarse atrás y ver cómo otros se arriesgan.

Supera sus miedos enfrentándose a ellos y, en última instancia, venciéndolos. Prefiere enfrentarse a un miedo a permitir que le frene o se interponga en su camino para alcanzar uno de sus objetivos.

Y cuando está en una relación, prefiere arriesgarse para demostrar a la persona que ama lo que siente por ella que fingir despreocupación y «hacerse el interesante» para proteger su ego. Se arriesgará a ser humillado para conseguir lo que quiere en su vida.

9. Sabe cuándo (y cómo) decir que no

Nadie puede presionarle o manipularle para que haga algo que no tiene intención de hacer. Dará a cada petición la consideración que merece y ofrecerá una respuesta clara y decisiva.

Rara vez (por no decir nunca) se consigue que cambie de opinión. Reflexiona sobre sus respuestas y, cuando otros se echan las manos a la cabeza, él ya ha pasado página.

Controla el tiempo de que dispone y cumple sus compromisos con los demás y consigo mismo. No los sacrifica ni se desentiende de nadie para complacer a otro.

10. Habla con claridad, confianza y calma

Cuando tiene algo que decir, lo dice. Y lo dice sin prisas y sin elevar innecesariamente la voz. Cada frase es comedida, reflexiva y clara.

También sabe utilizar la pausa silenciosa y las expresiones faciales a su favor. Los demás se darán cuenta de que sabe hacer hablar a la gente sin presionarla ni intimidarla.

La gente se abre a él de forma natural, y más tarde se pregunta por qué fue tan fácil hacerlo (o tan difícil dejarlo).

No sólo atrae a la gente a su lado, sino que también hace que quieran impresionarle o divertirle. Y aunque es amable, también sabe cuándo es el momento de marcharse.

11. Tiene tolerancia cero con los matones

Él mismo no es un matón y no tolera a quienes utilizan comportamientos casi dominantes para intimidar a los demás.

pareja bebiendo café sentada cerca Signos de un hombre dominante 

Ve a través de ellos lo que son: débiles, inseguros y bocazas (es decir, perdedores).

Los únicos que confunden a esos matones con hombres dominantes son débiles que no conocen la diferencia entre la masculinidad sana y su falsificación tóxica.

El hombre verdaderamente dominante no tiene que señalar con el dedo y compararse con el matón para alejar a la gente de él; todo lo que tiene que hacer es dar un ejemplo superior entrando en la habitación y siendo él mismo.

¿Reconoces alguna de estas señales de un hombre dominante?

Si estás leyendo esto para aprender lo que significa ser un verdadero hombre dominante, esperamos que hayas notado algunos de estos rasgos en ti. Ahora ya sabes en cuáles debes trabajar.

Si estás leyendo esto porque te atraen los hombres dominantes (no los aspirantes egocéntricos), esperamos que este post te haya ayudado a reconocer las cualidades que los hacen tan magnéticos y difíciles de ignorar.

¿Qué cualidades admiras más? ¿Y cuáles vas a empezar a cultivar esta semana?

Ir arriba