13 de los más eficaces ejercicios de comunicación para parejas

Cuando se trata de habilidades de comunicación para parejas, ¿dirías que tu pareja y tu lo teneis todo resuelto?

¿Tienes ya todas las claves para una relación de éxito?

¿O re gustaría conocer algunos ejercicios de comunicación para parejas geniales para que vuestro tiempo juntos sea más sanador y agradable?

¿Qué aspectos de tu relación o matrimonio te gustaría mejorar?

  • Pasar más tiempo haciendo cosas que os unan más
  • ¿Cultivar o reparar la confianza?
  • ¿Os comunicais mutuamente vuestras necesidades, esperanzas y preocupaciones?
  • ¿Sabes lo que necesita tu pareja?
  • ¿Dar un mejor ejemplo de comunicación afectuosa a tus hijos (y a los demás)?

Las técnicas de comunicación para parejas deberían ayudarle a mejorar en todos estos aspectos.

Una de las mejores cosas de los ejercicios de terapia de pareja para la comunicación de este artículo es que puedes hacerlos donde ambos os sintáis más cómodos. No tenéis que acudir a la consulta de un terapeuta.

¿Por qué es tan importante la comunicación en las relaciones?

La mayoría de los matrimonios que acaban en divorcio lo hacen por falta de comunicación; hacen falta dos para abordar los problemas que corroen la relación.

¿La buena noticia?

Unos ejercicios de comunicación matrimonial eficaces pueden cambiar las tornas y ayudar a ambos a recuperar lo perdido y a construir una relación que resista cualquier desafío.

¿Por qué es tan importante la comunicación en una relación? He aquí algunas de las razones:

  • Abordar los malentendidos que puedan provocar distanciamiento y resentimiento.
  • Reparar el daño causado por patrones de comunicación negativos o tóxicos (tratamiento silencioso, regañinas, gritos, insultos, culpas).
  • Aprender pautas de comunicación nuevas y más eficaces
  • Modelar técnicas de comunicación saludables para los niños (y otras personas)
  • Sentar o reforzar las bases de un compromiso satisfactorio para toda la vida

¿Estás listo para aprender algunos ejercicios de comunicación de pareja poderosos para ti y tu pareja?

¿Estás dispuesto a probarlas para ver cómo pueden transformar tu relación y haceros más felices?

Si tu cónyuge o pareja aún no está a bordo, puede intentar invitarle con una cordial invitación escrita a mano (o a máquina) a probar uno de los siguientes ejercicios esta semana.

¿Qué tienes que perder?

Cómo practicar ejercicios de comunicación en pareja

Trabajar en tu relación y mejorar tus habilidades comunicativas no puede ser algo que hagas sobre la marcha. Comprometerse con estos ejercicios es un trabajo importante y valioso que dará sus frutos en una conexión más fuerte y estrecha.

Antes de practicar cualquiera de los ejercicios siguientes, ten en cuenta lo siguiente.

✅ Busca un lugar tranquilo, sin distracciones, sin interrupciones de los niños o del trabajo.

✅ Comprometeros mutuamente a trabajar en estos ejercicios con una actitud positiva.

✅ Si un ejercicio te parece incómodo o ridículo, inténtalo de todos modos. Puede que te sorprenda lo que aprendas el uno del otro.

✅ Si te encuentras con un punto difícil que desencadena a uno de los dos o a ambos, pasa a otro ejercicio y trabaja la dificultad con un consejero de pareja.

✅ Toma notas o lleva un diario sobre tus experiencias con estos ejercicios y cómo influyen en tu relación.

¿Listo para empezar? Aquí tienes algunos ejercicios de comunicación en pareja que te resultarán divertidos e instructivos.

13 poderosos ejercicios de comunicación para parejas

Echa un vistazo a cada una de ellas y visualízate a tí mismo y a tu cónyuge o pareja probándolas y saliendo de ellas con un interés renovado o más vivo por acercarse y satisfacer las necesidades del otro.

1. Ten una «charla junto al fuego»

Desde que el presidente Franklin D. Roosevelt las celebraba para conectar con el pueblo estadounidense -dando a sus charlas el nombre de «fireside chats» para evocar la imagen de una amistosa charla con el presidente frente a un crepitante fuego-, este término transmite calidez, franqueza y un ambiente en el que se puede decir cualquier cosa.

Así que elegid un lugar cómodo para los dos, tomaos algo agradable y acomodaros para charlar amigablemente.

Es importante que elimines las distracciones en estas conversaciones con tu pareja, para que podáis prestaros toda vuestra atención y cada uno se sienta libre de decir lo que tenga en mente.

2. Reformular y reparar

Todos tenemos nuestro bagaje, y no hace falta mucho tiempo en una relación amorosa para que uno de los dos diga algo que haga que el otro se sienta insultado, criticado o devaluado de alguna manera.

Así pues, reserva un tiempo para que cada uno de vosotros tenga la oportunidad de sacar a relucir con calma una frase hiriente o un insulto del otro, de modo que ambos podáis trabajar para reformular la intención de esas palabras de un modo más cariñoso.

Este ejercicio pretende ofrecer un espacio seguro para tratar heridas del pasado que a uno u otro todavía le cuesta superar o dejar atrás.

El que profirió el insulto tiene entonces la oportunidad de encontrar otra forma de expresar la frustración, la rabia o el dolor que siente (o sintió) al tiempo que ofrece una disculpa sincera por el dolor causado por sus palabras.

3. Por turnos (con cronómetro)

A veces ayuda establecer límites de tiempo y dar a cada persona la oportunidad de hablar sin interrupciones del otro. Si te toca escuchar, resiste la tentación de explicar algo o de ofrecer excusas por lo que hayas dicho o hecho que haya herido o enfadado al otro.

También puedes hablar por turnos de lo mejor de tu día (lo mejor) y de lo peor (lo peor).

De nuevo, si te toca escuchar, puedes expresar tu apoyo, comprensión y afecto con gestos no verbales, pero contén la lengua hasta que acabe el tiempo de tu compañero.

Entre turnos, ambos pueden reflexionar sobre lo que han dicho. Ambos pueden hablar durante estos turnos, pero sólo para expresar su empatía y, si es necesario, ofrecer disculpas humildes y sinceras y decidir qué harán para no repetir el error o para mejorar las cosas.



4. Lleva un diario «Tú y Yo»

Elige un cuaderno en el que los dos podáis escribir cómodamente y turnaros para escribiros mensajes.

Puedes utilizar este diario para notas de amor al azar, para expresar tu agradecimiento por algo o para expresar una emoción fuerte sobre algo sin culpar ni juzgar al otro.

Piensa en cómo se sentirá la otra persona al leer tus palabras e intenta expresarte de un modo que no la aleje ni la ponga a la defensiva.

Cualquiera de los dos no sólo mejorará tus habilidades comunicativas de pareja en general, sino que también reforzará tus dotes de escritura en particular, lo que sólo puede beneficiaros a ambos.

5. Juega a la elección múltiple (con los cinco lenguajes del amor)

¿Conoces los 5 lenguajes del amor desarrollados por el Dr. Gary Chapman?

Cada uno de los lenguajes del amor refleja cómo preferimos dar y recibir amor. Entre ellos están:

  • Palabras de afirmación
  • Acciones de servicio
  • Recibir regalos
  • Tiempo de calidad
  • Contacto físico

Daros al menos tres opciones diferentes para darse un capricho en pareja, tomando prestados al menos tres lenguajes del amor distintos.

Por ejemplo, uno de vosotros podría darle al otro las siguientes opciones:

  • Un masaje en la espalda (o en los hombros) y un largo abrazo.
  • Una oportunidad de pasar al menos 30 minutos juntos con toda tu atención.
  • Una oportunidad para darse una larga ducha o un baño (o leer un libro, etc.) mientras limpias la cocina.
  • Un regalo bien pensado basado en lo que sabes que le gusta a la otra persona.
  • Palabras de elogio sinceras y sentidas («Déjame decirte lo que me gusta de ti»).

Cuanto más a menudo hagáis este ejercicio juntos, mejor sabréis cuál es el lenguaje del amor del otro y cómo mantener llenos sus depósitos.


Artículos que te pueden interesar:

23 de los mejores objetivos de pareja para fomentar la intimidad

65 mensajes de «Te echo de menos» para recordarle lo mucho que te importa


6. Hablar de objetivos y sueños futuros

Tanto si ya están casados como si os preparáis para pasar por el altar, es de vital importancia que cada uno conozca los objetivos del otro y lo que cada uno quiere conseguir en su vida y en los próximos cinco años.

Responded juntos a las siguientes preguntas:

  • ¿Qué te gustaría realmente?
  • ¿Por qué te gustaría eso?
  • ¿En qué puedo ayudarle?

Puede parecer algo puntual, pero no lo es. Los objetivos pueden cambiar, y cuanto más crezcáis juntos, más probable será que os dejéis guiar más por la intuición que por la intención.

Además, cuanto más sepáis en qué punto se encuentra cada uno con sus respectivos objetivos y sueños, más conectados estaréis y mejor entenderéis las palabras y acciones del otro.

7. Comparte las letras de las canciones

Aunque esto pueda parecer más bien uno de esos juegos de comunicación para parejas, se trata de un ejercicio divertido que te permite conocer mejor al otro.

Cada uno puede elegir al menos una canción que le suene y recitar la letra que le resulte más significativa o memorable. Discutid por qué lo son y ved si podéis relacionar esas letras con algo de vuestra vida que os recuerden.

El objetivo es hacerse una idea de cómo funciona la mente de la otra persona y por qué ciertas letras de canciones tienen significado para ella. Podéis poneros las canciones el uno al otro y escuchar atentamente las elecciones del otro.

¿Alguna vez te ha costado expresar lo que piensas, pero has escuchado una canción que ha traducido el caos de tu corazón? Comparte esa canción con tu ser querido.

Al fin y al cabo, no os estáis pidiendo asistir a un concierto completo o a una ópera. Es una canción. Compartirás una con tu cónyuge o pareja, que compartirá una contigo.

Tal vez no se convierta en una de tus favoritas, pero a partir de entonces, cada vez que escuches esa canción, pensarás en tu amado o amada y en el momento en que la compartió contigo.

8. Sentaros en silencio, con contacto visual

Sentaros y manteneros en contacto visual durante cinco minutos, sin hablar. Puedes utilizar la comunicación no verbal, pero intenta no hablar ni hacer ruidos hasta que se acabe el tiempo.

Después, podéis hablar de lo que sentisteis cada uno, de lo que se os pasó por la cabeza y de lo que creéis que pensaba el otro (basándoos en las señales no verbales y en lo que sabéis de la otra persona).

Si ayuda, sentaros frente a frente y, si mirarse a los ojos resulta demasiado, apoyad vuestras frentes y disfrutad en silencio de la cercanía.

9. Juega a «¿Qué hay en un nombre?»

He aquí otro de esos divertidos ejercicios de relación de pareja que es más bien un juego: What’s In A Name? 5 Name Games To Introduce Yourself

Puedes escribirlo en una nota de amor, en una pizarra o en el espejo del baño, o puedes hacerlo como una entrada para el diario «Tú y yo».

También puedes reservar tiempo para trabajar juntos en estas listas, pero tal vez prefieras pasar un rato a solas y luego reunirte para compartirlas cuando las hayas completado.

El objetivo de este ejercicio es recordaros a los dos lo que os gusta el uno del otro y cómo cada cualidad positiva es significativa para vosotros y os hace mejores personas y más felices.

10. Practicar la escucha activa y empática

Mientras escuchas hablar a tu interlocutor, ¿te encuentras mentalmente preparando lo que quieres decir? ¿Esperas a que termine para poder presentar tu opinión o defensa?

Con la escucha activa, escuchas con la única intención de oír lo que dice tu interlocutor y te esfuerzas por entender su significado y los sentimientos que hay detrás de lo que tiene que decir. Reflejas a tu interlocutor lo que le has oído decir para asegurarte de que lo has entendido correctamente.

Puedes llevar la escucha activa un paso más allá utilizando la escucha empática. La escucha empática exige que te pongas en el lugar de tu interlocutor y veas las cosas desde su punto de vista.

11. Practica el uso de los enunciados «yo»

Cuando te comunicas con tu cónyuge sobre un problema que tienes con él o ella, la tendencia es decirle lo que está haciendo mal y que te molesta. Por ejemplo, podrías decir: «Me haces sentir estúpido cuando me hablas de esa manera».

Pero señalar a su pareja con el dedo acusador probablemente le hará sentirse a la defensiva y enfadado. En lugar de afirmar lo que te están haciendo, comunica cómo sus palabras o su comportamiento te hacen sentir.

Utiliza frases con «yo» que no sean tan desencadenantes, como: «Me siento estúpida cuando me dices cómo limpiar la cocina». Hazte cargo de tus sentimientos y pide el cariño y las palabras y acciones de apoyo de tu pareja.

12. Centrarse en la amabilidad y el respeto

Durante la comunicación conflictiva, es difícil mantener la calma y no decir cosas de las que luego te arrepientas. Los sentimientos heridos y la rabia pueden hacer que reaccionemos de forma poco amable, lo que socava el vínculo y la confianza mutua.

Según el experto en relaciones y autor, Dr. John Gottman, hacen falta cinco interacciones positivas con tu pareja para reparar una interacción negativa. ¿Por qué ponerse en esa situación?

Practica hablar con amabilidad y respeto a tu pareja en todas las situaciones, especialmente en las tensas y difíciles. Reconoce el peligro al que expones tu relación cuando dices o haces cosas hirientes, y prioriza la amabilidad ante todo.

13. Juega a «comparte una historia»

Contaros por turnos una historia importante de vuestro pasado. Puede ser algo alegre o algo traumático o difícil. Explica con el mayor detalle posible por qué la historia es importante para ti y cómo te hizo sentir la situación.

El compañero que escucha debe reflejar lo que ha oído en la narración de la historia.

  • ¿Cuáles fueron los puntos más importantes de la historia de tu compañero?
  • ¿Qué emociones compartía su compañero?
  • ¿Qué partes de la historia desencadenaron esas emociones?
  • ¿Cómo ha afectado a su pareja la situación compartida?

Este ejercicio te ayuda a centrarte en comunicar tus sentimientos y escuchar con el corazón al otro. Si tu pareja no acierta las respuestas a algunas de estas preguntas, no la juzgues, sino más bien comparte de nuevo los puntos más importantes que querías comunicar.

¿Te han ayudado estos ejercicios de relación?

Ambos debeis afrontar esta situación con la intención de conocerse mejor y desenredar suavemente la maraña de emociones y malentendidos que se han ido interponiendo en el camino.

Intenta programar al menos uno de estos ejercicios de relación o matrimonio para cada semana, si no puedes hacerlos con más frecuencia. Cuanto más aprendáis el uno del otro a través de estos ejercicios, más capaces seréis de comunicar vuestro amor de mil maneras a lo largo de la semana.

Si le hemos ayudado a encontrar formas de fortalecer su relación y mejorar sus habilidades de comunicación verbal, no verbal y escrita, este artículo ha cumplido su propósito.

Y que tu amor y tu compromiso influyan en todo lo que hagas hoy.

Ir arriba