16 maneras de ser más asertivo en una relación

Las relaciones ya son bastante difíciles cuando ambos están en pie de igualdad. Pero cuando uno de los dos pregunta: «¿Cómo puedo ser más asertivo?», parece que la igualdad de condiciones ha perdido su fundamento.

Has aprendido por las malas que la pasividad en una relación facilita que la otra persona se aproveche de ti, ya sea consciente o inconscientemente.

Pero con demasiada frecuencia, el mundo confunde la asertividad (sobre todo en las mujeres) con agresividad o egoísmo, cuando lo único que realmente quieres es que te valoren y te traten con el mismo respeto.

Es hora de aprender a ser más asertivo en una relación. Y es hora de ser realistas sobre lo que está en juego.

ser más asertivo en una relación

¿Qué es la asertividad en las relaciones?

Mucha gente confunde la asertividad con ser un matón, una arpía o un imbécil agresivo.

Pero ser asertivo no es una cualidad negativa. De hecho, en muchos sentidos, es una cualidad saludable y necesaria.

Ser asertivo significa que eres capaz de defender tus derechos (y los de los demás) de forma tranquila, segura y positiva. No necesitas ser agresivo o pasivo, sino que puedes comunicar claramente tus necesidades y deseos porque te valoras.

Cuando te valoras y puedes practicar la asertividad en una relación, demuestras inteligencia emocional y puedes comunicarte de forma que no molestes a tu pareja ni a ti mismo.

Tu pareja también aprenderá a respetarte más. Y eso es bueno para vuestro vínculo de pareja.

Por qué ser asertivo puede beneficiar a tu relación

Las relaciones sanas se basan en el respeto mutuo. Las relaciones de pareja tienden a fracasar cuando una de las partes se siente y actúa como superior a la otra. Por supuesto, todas las parejas tienen una dinámica única, y algunas se adhieren a los roles tradicionales.

Aun así, los romances y los matrimonios sólo pueden prosperar si ambas personas tienen en alta estima a sus parejas.

Sin embargo, la vida no es un camino de rosas y, a veces, las buenas personas se comportan mal.

Pero si tu pareja te falta al respeto, defender lo que te mereces es fundamental. ¿Por qué? Hay varias razones.

  • Comunicar las expectativas en una relación es imprescindible para construir unos cimientos sólidos.
  • Defenderse establece límites.
  • Decir la verdad permite a tu pareja saber que no eres un pusilánime.
  • Exigir respeto forma parte del mantenimiento de una buena salud mental.

La gente tiende a admirar a las personas que comprenden su valor y exigen que se les trate en consecuencia. Así que, si alguien pisotea tus emociones o tu personalidad, ¡dilo!

16 maneras de ser asertivo en una relación

1. Examina el problema

Puede que tengas dificultades para hacerte valer en todas las relaciones, o puede que sea con tu pareja en particular.

Quizá puedas decir lo que piensas con las mujeres, pero no con los hombres, o viceversa. O puede que determinados temas o situaciones te hagan temer ser asertivo.

Define las situaciones en las que más te cuesta hablar en tu favor o pedir lo que quieres o necesitas.

Piensa en situaciones concretas en las que has querido decir algo, pedir algo o estar en desacuerdo, pero te has callado. Anota estas situaciones, así tendrás un punto de referencia.

2. Entender el significado de asertividad

Según Merriam-Webster, asertivo significa «dispuesto a o caracterizado por declaraciones y comportamientos audaces o confiados». Compare esta definición con la de agresión: «Acción o procedimiento enérgico (como un ataque no provocado), especialmente cuando se pretende dominar o dominar».

Como ves, ser asertivo es muy distinto de ser agresivo.

Nos gusta esta definición de asertividad de la página web de la Universidad de California en San Diego:

«La asertividad es la capacidad de expresar honestamente tus opiniones, sentimientos, actitudes y derechos, sin ansiedad indebida, de una manera que no infrinja los derechos de los demás».

Tienes opiniones, sentimientos, actitudes y derechos en tu relación, y es perfectamente normal y aceptable expresarlos, incluso si la otra persona reacciona negativamente.

Recuerda que la asertividad no sólo es un comportamiento aceptable, sino deseable.

3. Reconoce tus sentimientos

Aunque entiendas que la asertividad en las relaciones es aceptable, puede que no te parezca aceptable. ¿Cuáles son las emociones que sientes cuando hablas por ti mismo o pides lo que quieres?

  • ¿Qué temes?
  • ¿Qué dudas de ti mismo?
  • ¿Qué es lo peor que crees que te puede pasar si hablas claro?

Profundiza e intenta llegar a la raíz de tu falta de confianza y tus miedos.

Comprender y reconocer estos sentimientos te ayudará a ver que no hay nada malo en ti. No tienes un defecto de carácter ni una personalidad débil. Simplemente estás reaccionando a tu historia y a tus experiencias vitales.

4. Examina la verdad

La mayoría de las veces, los poderosos sentimientos que tenemos en torno a la asertividad tienen poca base en la realidad.

Cuando iluminas esos sentimientos con la luz de la verdad, puedes reducirlos y eliminar algunos de los obstáculos mentales que te impiden hablar con franqueza.

Por ejemplo, es posible que tengas miedo de hablar porque te pueden rechazar. Pero, ¿es esto cierto al 100%? ¿Qué probabilidades hay de que te rechacen? Si te rechazan, ¿podrías sobrevivir?

Quizá no hables porque no te gusta la incomodidad de la confrontación.

  • Pero, ¿puedes tolerar esta incomodidad durante poco tiempo?
  • ¿Te matará la incomodidad?
  • ¿Es la incomodidad a corto plazo mejor o peor que el dolor a largo plazo de contenerse?

Si la baja autoestima es la razón por la que no eres asertivo, debes preguntarte intelectualmente si sabes que mereces lo que quieres y necesitas.

sabes que eres tan merecedor como cualquier otra persona, pero no te sientes tan merecedor. Realizar pequeñas acciones asertivas y seguras te ayudará a sentirte mejor contigo mismo y con tu valía.

5. Define lo que quieres

Determina una situación en la que te gustaría hablar, poner límites o pedir lo que quieres. No seas ambiguo. Sea capaz de expresar en una frase clara lo que quiere comunicar.

He aquí algunos ejemplos:

  • Quiero que dejes de mirar el ordenador cuando te hablo.
  • Quiero que nos turnemos para decidir el restaurante y la película.
  • Quiero solicitar el puesto de director creativo.
  • No quiero que me hables más en ese tono de voz.
  • No estoy de acuerdo con tu postura al respecto. Esto es lo que pienso.
  • Por favor, no me interrumpas mientras hablo.
  • Es hora de hablar sobre el futuro de nuestra relación, y he aquí por qué.

Cuando crees esta declaración, no utilices un lenguaje débil o críptico como: «Te agradecería mucho que pensaras en un momento para hablar de nuestra relación, si te parece bien».

Crea una declaración firme, fuerte y segura. A continuación, practica la afirmación frente al espejo para asegurarte de que tu expresión y tu lenguaje corporal coinciden con la confianza de tu afirmación.

6. Saber qué esperar

Si todo lo que tuvieras que hacer fuera hacer una declaración asertiva, y obtuvieras una respuesta positiva inmediatamente, entonces ser asertivo no sería tan intimidante.

Pero la experiencia te ha enseñado que no es tan fácil. Tu cónyuge o pareja puede enfadarse, discutir contigo, menospreciarte o rechazarte. Estos encuentros pueden ser angustiosos y dolorosos.

Por mucho que te disgusten los encuentros y sentimientos negativos, debes decidir si merece la pena renunciar a tu autoestima para evitarlos. Y a menudo no es sólo tu autoestima lo que está en juego.

Puede ser tu salud mental. Podría ser la intimidad y la confianza en tu matrimonio. Podría ser cualquier cantidad de beneficios positivos en tu vida si te permites la incomodidad temporal de hablar por ti mismo.

Las reacciones que reciba dependerán en gran medida de la otra persona implicada. Puede que tengas que adaptar el momento de tu declaración o petición al temperamento de tu pareja.

Piensa de antemano en su posible respuesta y prepárate con una declaración complementaria que apoye tu razonamiento. Este paso es especialmente necesario si el tema es delicado, ya que necesitas respaldar tus acciones o declaraciones con información bien meditada.

Si reacciona a la defensiva o con enfado, no entables una batalla. Simplemente di: «Siento que no te guste mi petición, pero así es como debe ser. Discutámoslo más a fondo cuando estés tranquilo». Después, aléjate.

Si se trata de una situación que requiere una acción inmediata, como decidir un restaurante o una película, mantente firme y deja que la otra persona determine si respeta o no tu petición.

Tu pareja merece estar informada de tu nueva actitud, más firme.

Si ha pasado años consintiendo o reprimiendo sus ideas u opiniones, sus nuevos comportamientos o declaraciones repentinas pueden resultar desconcertantes.

Inicia una conversación con él o ella en la que reconozcas amable pero firmemente tu mentalidad pasada y compartas tu decisión de ser más asertivo en el futuro.

Menciona cómo la comunicación asertiva no sólo te hace a ti una persona más feliz y segura de ti misma, sino también cómo repercutirá positivamente en él o ella.

Podrías decir algo como:

«Sé que en el pasado te he dejado tomar la mayoría de las decisiones (o no he sido muy proactiva a la hora de expresar mis necesidades, o me he guardado mi opinión), pero estoy aprendiendo una nueva forma de ser una persona mejor y más segura de mí misma. Empezarás a notar más asertividad en mí, y espero que apoyes y animes mis esfuerzos por hablar por mí mismo y compartir mis opiniones.»

Te sorprenderá ver el apoyo y el respeto que fomenta esta conversación.

Cuando le dices a tu amante cómo quieres que te trate, suele estar a la altura de las circunstancias. La comunicación proactiva y el diálogo son esenciales en cualquier relación.

8. Elige tus batallas

Aunque te esfuerces por ser más asertivo, usa el sentido común y la discreción.

  • Si tu amada se siente triste, no le exijas ver la película en la que muere el perro.
  • Si tu cónyuge está inmerso en un gran proyecto, no es el momento de pedirle una conversación íntima.

Puede que haya ocasiones en las que decidas no hacerte valer porque la situación no es la adecuada, o quizá simplemente no sea tan importante para ti en ese momento concreto.

No tienes que ser firme el 100% de las veces. A medida que practiques decir lo que quieres decir y pedir lo que deseas, obtendrás más claridad sobre tus valores fundamentales y tus límites personales.

Todas las relaciones implican una cierta cantidad de dar y recibir, así como la capacidad de discernir el mejor momento y escenario.

9. Practica con situaciones manejables

Puedes practicar la asertividad en situaciones cotidianas que no sean demasiado incómodas.

Si tu novio o novia hace una declaración política con la que no estás de acuerdo, en lugar de quedarte callado, di algo como: «Es una postura interesante, pero he aquí por qué no estoy de acuerdo».

Cuando tu pareja te pregunte a qué restaurante quieres ir, en lugar de decir: «Me da igual, elige tú», di: «Vamos a probar ese sitio nuevo de sushi».

Cuanto más practiques la asertividad, más fácil te resultará. Cuando llegue el momento de utilizarla en situaciones más difíciles o de confrontación, tendrás cierta experiencia en hablar claro.

10. Utiliza un diario de asertividad

Es difícil saber si estás progresando o no con un nuevo comportamiento a menos que midas y documentes tus esfuerzos.

Cuando empieces a ser más asertivo, lleva un diario en el que anotes tus esfuerzos, tus emociones y las respuestas de tu pareja.

Puntúate del uno al diez después de cada encuentro con la asertividad: diez si te sientes completamente incómodo y uno si te sientes totalmente seguro. A medida que pase el tiempo, notarás que tu puntuación va bajando a medida que confías más en tus capacidades.

No hace falta ser extrovertido para ser asertivo. Sólo necesitas tener la suficiente confianza en quién eres y en lo que quieres para hablar a pesar del miedo o la incomodidad.



11. Aumenta la confianza en ti mismo

Te preguntas: «¿Cómo puedo ser más firme con mi novia?», que insiste en salirse con la suya siempre que salís juntos. O no sabes cómo ser más firme con tu marido, que espera tener la última palabra en todo.

Para ganar confianza, a veces hay que fingirla. Aunque no la sientas, actúa como si tuvieras toda la confianza que necesitas para decir lo que hay que decir.

Practica hablar con tranquilidad y confianza. Sé que es incómodo, pero prueba a practicar delante de un espejo o de una foto de tu pareja. Di lo que tengas que decir sin recurrir a la crítica o a posturas defensivas.

La confianza también es esencial con tu autoconversación. Reescríbelo para que te recuerde tus dones, tus logros y tu autoestima. No te centres en tus errores, sino en lo que has aprendido de ellos.

Y no te olvides de dedicar tiempo a las cosas que te gustan, ya que éstas te recuerdan lo bien que sienta vivir a tu aire.

12. Utiliza tu intuición

No descuides tu sabiduría interior a la hora de practicar la asertividad. Al menos, puede ayudarte a reconocer los mejores momentos para hacerte valer.

El momento oportuno es importante para la asertividad. Si alguien se te acerca y espera que dejes lo que estés haciendo para atender una de sus preocupaciones, es crucial que determines la naturaleza de esa preocupación antes de recordarle que debe ser más respetuoso contigo.

Una forma de cultivar una mejor conexión con tu intuición es practicar la meditación diaria. Escribir un diario (como ya se ha mencionado) también es una forma poderosa de beneficiarse de su intuición y aprender a confiar más en ella en su relación.

El papel de la intuición es especialmente vital en las relaciones amorosas, ya que el impacto de esa relación es más profundo. Tu intuición puede ayudarte a reconocer cuándo tienes que levantarte y hacerte valer a ti mismo y a tus derechos en la relación.

Tu instinto también puede hacer sonar la alarma cuando algo va mal o cuando necesitas enfrentarte a tu pareja por sus palabras o su comportamiento hacia ti.

13. Sé firme y ten una piel más gruesa

Dar la cara y hacerse valer no es algo cómodo, sobre todo si no estás acostumbrado. Cuando te muestras firme, corres el riesgo de enfrentarte a quienes te consideran egoísta, contradictorio o agresivo.

Te arriesgas a la ira y el resentimiento incluso de los más cercanos a ti.

Por eso es fundamental entender desde el principio la diferencia entre asertividad y agresividad.

Pero también tienes que aceptar que si tu pareja está acostumbrada a salirse con la suya, seguirá intentándolo. Y hasta que la asertividad no se convierta en un hábito para ti, es probable que piense que puede cansarte.

Sólo cuando defiendas sistemáticamente los límites que has establecido aprenderán finalmente que sus viejos métodos de persuasión/acoso ya no funcionarán contigo.

Si no pueden aprender a tratarte con el mismo respeto y consideración, tendrás que ser firme en la creencia de que mereces algo mejor.

14. Practica el autocuidado diario

Si no estás acostumbrado a satisfacer tus necesidades legítimas, no esperes que los demás lo hagan. Seguirás sacrificando tus necesidades y deseos para complacer a los demás, especialmente a la persona cuyo amor más te importa.

Dedica tiempo cada día a un cuidado personal razonable. No hace falta que te des masajes con regularidad ni que te hagas tratamientos faciales caros. Pero procure satisfacer sus necesidades higiénicas.

Dedica tiempo cada día a cuidar tu bienestar y tu aspecto por tu propio bien, no sólo para quedar bien con tu pareja. Trátate con amabilidad y paciencia.

Si te mimas un poco de vez en cuando, disfrútalo. No dejes que nadie te haga sentir culpable por hacer algo por ti que no es su idea. Tienes derecho a cuidarte.Si no atiendes tus propias necesidades, te agotarás. Y las mismas personas que esperan que te agotes a su servicio te abandonarán cuando necesites su ayuda.

15. Sigue a tu corazón

Has pensado en lo que realmente quieres. Pero eso no impide que las personas más cercanas a ti intenten orientarte en una dirección más de su agrado.

Pero ellos no deciden quién o qué debes ser. No son ellos quienes tienen que vivir con las decisiones que tomas. O al menos no tienen que ir por la vida sabiendo que deberían haber elegido de otra manera.

Practica la afirmación de tu propia voluntad con afirmaciones claras y tranquilas que expresen lo que quieres en tu vida y lo que vas a hacer para conseguirlo. Prepárate para la oposición.

Si tienes que elegir entre un camino que te hará feliz y otro que complacerá a otra persona (al menos de momento), imagina el resultado de cada decisión dentro de cinco o diez años.

Si no es ahí donde quieres estar, elige otra cosa. Y haz tuya tu decisión.

16. Mira a los demás como tus iguales y trátalos como tales

Evalúa cada situación en la que el comportamiento de alguien te parezca insensible o irrespetuoso y elige tu respuesta en función del contexto. Trata a cada persona con el mismo respeto que quieres para ti, ni más ni menos.

La comunicación asertiva en las relaciones no exige que seas grosero o desconsiderado. Ser asertivo no significa ignorar los intereses de los demás.

Sólo significa que estás dispuesto a hacer valer tus derechos y a esperar que te traten como a un igual.

Cualquiera en tu vida que haya actuado como si sus necesidades y deseos estuvieran por encima de los tuyos se va a dar cuenta. Y su reacción te dará pistas sobre cómo avanzar.

Aunque la asertividad es importante para tu relación, lo que está en juego es mucho más importante.

Una vez que te ves a ti mismo como alguien con los mismos derechos, es más probable que te des cuenta de que a los demás se les priva de justicia y que te pongas en pie para defenderlos.

La asertividad es coraje. En cualquier relación funcional, es esencial para ambos.

5 comportamientos opuestos a la asertividad en una relación de pareja

¿Qué es lo contrario de la asertividad? Depende de la situación. En determinadas condiciones, la paciencia y la gracia son contrapuntos saludables a la firmeza. Pero hay un lado oscuro en la excesiva untuosidad, que puede deteriorar la asertividad.

1. Agradar a la gente

Lo ideal sería que la cortesía básica fuera obligatoria en el trato con los demás. También se fomenta la compasión y la gracia hacia los demás. Pero convertirse en un caparazón de uno mismo para satisfacer los caprichos de los demás erosiona la salud mental y puede provocar ansiedad y depresión.

Las personas asertivas suelen ser amables, pero no son complacientes con la gente.

2. Falta de confianza

Es imposible escapar por completo a la inseguridad. Todas las personas de la Tierra se sienten inferiores en algún momento; sentirse «menos que» forma parte de la experiencia humana.

Aun así, la confianza en uno mismo es vital. Por el bien de tu bienestar mental, entender que eres suficiente y mereces ser respetada es imprescindible.

3. Inferioridad interiorizada

Lamentablemente, algunas personas creen que son seres inferiores, que no son lo bastante listos, guapos o guays. La sensación de carencia puede tener su origen en una disfunción familiar, social o cultural. Independientemente de ello, los individuos que interiorizan la devaluación dada pueden tener dificultades para autoafirmarse.

4. Comportamiento bifronte

Tratar con personas que te dicen una cosa a la cara y otra a tus espaldas es francamente enloquecedor. También es señal de que son fácilmente maleables e inseguras. Después de todo, se necesita confianza para decir lo que quieres decir y querer decir lo que dices.

5. Evitación de conflictos

Algunas personas tienen estilos de personalidad que evitan los conflictos y, con moderación, eso está bien. Pero eludir todas las conversaciones difíciles puede convertirse rápidamente en algo tóxico. El resentimiento se acumula y las explosiones son inevitables. Además, «pasar página» cada vez que surge un debate o un desacuerdo es lo contrario de la asertividad.

¿Por qué es difícil ser asertivo en una relación?

A menudo, las personas evitan hacerse valer porque temen el rechazo, el abandono y la incomodidad de una posible confrontación con su pareja.

Quizá consideran que pedir lo que quieren es egoísta o exigente, o quizá no se sienten merecedores del éxito o la felicidad.

Sea cual sea la causa de fondo, la incapacidad de hacerse valer en las relaciones te perjudica y socava la relación.

Cuando no defiendes lo que necesitas o quieres, te sientes cada vez más disminuido e impotente. Su cónyuge o pareja se da cuenta y puede perderle el respeto, aprovecharse de usted o simplemente ignorarle.

Para quienes se sienten intimidados o incómodos hablando por sí mismos, ser asertivo es como saltar de un avión sin paracaídas. Pero con la práctica en situaciones pequeñas y manejables, puedes aprender a ser más asertivo y tener más poder sobre ti mismo.

Todos necesitamos un poco de entrenamiento en asertividad, y saber cómo ser más asertivo puede suponer un gran beneficio en tu vida personal y profesional.

Reflexiones finales

Es hora de practicar cómo ser más asertivo en tu relación.

Ahora que conoces los pasos para ser más asertivo en las relaciones, ¿en qué paso o pasos te centrarás hoy?

Una vez que empiezas a hacerte valer, es normal, sobre todo al principio, tener crisis de confianza.

Reflexionar sobre citas de asertividad puede ayudarte. Y no subestimes el poder de escribir las cosas en un diario.

Si sigues en un callejón sin salida, considera la posibilidad de hablar con alguien -un amigo, terapeuta o mentor- que pueda ayudarte a ver a través de la oscuridad y saber qué hacer a continuación.

No estás solo. Y tú vales los riesgos que conlleva ser asertivo. También lo merecen quienes aprendan de tu ejemplo.

Ir arriba