¿Te preocupa ser una persona emocionalmente tóxica? 13 acciones que te ayudarán a dejar de ser una persona tóxica

En primer lugar, gracias por tener el valor de estar aquí.

No es fácil buscar en Google «Cómo ser menos tóxico», pero es una buena forma de hacer una reflexión interior.

Se trata de un espacio seguro en el que se tiene en cuenta la superación personal, no el juicio ni la crítica.

Es seguro asumir que si siempre te encuentras en el centro del drama, atrayendo a gente tóxica, y siempre en modo lucha o huida, podrías estar contribuyendo a la toxicidad en tu vida.

dejar de ser una persona tóxica

¿Qué significa ser una persona tóxica?

Tóxico significa algo diferente para cada persona.

El diccionario define tóxico como «muy perjudicial o desagradable de forma penetrante o insidiosa».

La verdad es que tóxico no siempre significa «malo», «maligno» o «roto». Diablos, incluso demasiado oxígeno -algo que necesitamos para sobrevivir- puede ser tóxico cuando se utiliza mal.

Las características de una persona tóxica incluyen:

Egoístas: Siempre te necesitan pero rara vez aparecen cuando los necesitas.

Manipuladores: Conseguirán lo que quieren a toda costa: la culpa, el regateo (en su beneficio), las mentiras (desde las pequeñas mentiras blancas hasta las pequeñas grandes mentiras) y la intimidación son herramientas comunes.

Negativos: Si el sol no sale del tono adecuado de amarillo, estas personas se quejarán de ello todo el día. Siempre encuentran algo de lo que quejarse.

Juiciosos: Te da miedo abrirte a personas tóxicas porque sabes que actuarán como juez, jurado y fiscal en lo que debería ser un espacio seguro.

Agresivos Pasivos: Estas personas pueden sonreírte en la cara cuando cancelas planes pero luego publican un meme sobre «amigos perdedores» en sus cuentas de redes sociales.

Enfadados: Pierden los nervios por pequeñeces: el tráfico, las largas colas, que compres algo que ellos querían, etc.

¿Cómo sé si soy una persona tóxica?

Algunos de los que leen esto ya lo saben.

Por eso estás aquí. Tal vez estés buscando un chivo expiatorio, pero no lo vas a encontrar aquí.

Esta herramienta puede ayudarte a aprender a no ser tóxico. Para los otros que están aquí, sabes que eres tóxico:

  • Si siempre estás rodeado de drama.
  • Si tus amistades son fugaces.
  • Si de verdad sientes que nunca nada es culpa tuya y que el mundo «parece que va a por ti».

Hay indicadores clave en la vida cotidiana que pueden ayudarte a determinar si necesitas dejar de ser tóxico o si simplemente estás pasando por una mala racha.

Competición: Si todo parece una competición, ya sea verbal o interna, puede que estés alimentando un ambiente tóxico. Los amigos y las parejas celebran el éxito de las personas a las que quieren. No intentan «superarles» en todo momento.

Buscadores de atención: Una cosa es que te guste llamar la atención cuando has ganado elogios y otra convertir un ataque de gripe en un espectáculo dramático sobre problemas médicos. Los padres también pueden crear un ambiente tóxico en torno a los niños enfermos. Por ejemplo, un niño está resfriado y falta un día al colegio, pero la madre tuitea constantemente sobre lo «mortalmente enfermo» que está el niño, para que la gente le ofrezca consuelo.

Sarcasmo: En un mundo de memes y comentarios hilarantes en las redes sociales, el sarcasmo se ha convertido en su propio lenguaje. La gente presume de su ingenio y rapidez mental, pero si todo te genera sarcasmo, ponlo en pausa. Hay una diferencia entre sarcasmo y sadismo. Elimina por completo el «te lo dije» de tu vocabulario.

Molesto: En el fondo sabes cuándo ocurre esto. Tu amigo te tiende la mano con una «emergencia de amistad», y tú gimes para tus adentros y aceptas quedar, sólo para escuchar a medias y asentir con la cabeza mientras te desconectas de la conversación. ¿Toxicidad extra? Decir repetidamente «Qué locura» a la gente por mensaje de texto mientras se desahogan contigo.

«¡No puedes sentarte con nosotros!»: Si tus amigos tienen reuniones en las que no estás invitado, o se reúnen en grupos divididos, puede que sólo estén tratando de evitar el drama o las características egocéntricas que traes.

Cómo dejar de ser una persona tóxica: 13 pasos que puedes dar

¿Pueden cambiar las personas tóxicas? Claro que sí.

Debes hacer un esfuerzo concertado para encontrar tus fallas tóxicas y reajustar tu forma de pensar y reaccionar ante la situación.

Si no sabes cómo dejar de ser tóxico en tu relación, hay formas estupendas de iniciar la conversación y seguir adelante con un vertido de emociones o sentimientos heridos.

1. Hacer examen de conciencia

Las personas tóxicas no surgen de la nada. Los hábitos suelen formarse a una edad temprana, a partir de las interacciones con la familia y los amigos.

Tal vez tu madre siempre te daba mucha importancia cuando estabas enfermo, y ese rasgo se ha trasladado a tu forma de reaccionar cuando tus hijos enferman. Identifica «dónde las cosas se volvieron tóxicas» para entender mejor cómo has llegado hasta aquí.

Permítete la gracia durante este proceso. No se trata de una sesión en la que te castigues o hagas una lista de todos tus remordimientos. Es una forma de centrarte en ser mejor tú mismo.

2. Habla con tus amigos, tu familia y tu pareja

Esto puede ser complicado, porque si tus amigos ya piensan que tienes rasgos tóxicos, puede que no quieran ser sinceros contigo. Estas conversaciones son mejores en entornos individuales que en reuniones de grupo. Algunos temas de conversación podrían ser:

  • «Siento que no siempre soy un buen amigo para ti mientras atraviesas este divorcio/ruptura/perdida de trabajo. ¿Cómo puedo apoyarte mejor?»
  • «Sé que cada vez que salimos, acabo en una situación dramática, y siento que la forma en que traté al aparcacoches estuvo realmente fuera de lugar. Desde tu perspectiva, dime dónde se equivoca la noche».
  • «He sido muy despectivo con tus opiniones durante las últimas discusiones, y te pido disculpas. Quiero ser mejor oyente, y me gustaría escuchar más acerca de tus pensamientos sobre el tema que discutimos anoche.»

3. Elimina el lenguaje tóxico de tu vocabulario

Quizá ES la décima vez que tu mejor amiga habla de la ruptura de hace un año, y tú sigues diciéndole: «Supéralo».

Los amigos no dicen a los amigos «supéralo». Otro lenguaje que deberías eliminar de tu vocabulario:

«Eres demasiado sensible» – Algunas personas son más sensibles que otras. A algunos se les dan mejor las matemáticas que el arte. Todo el mundo es diferente, y aceptar a las personas por lo que son te ayudará mucho en la limpieza tóxica.

✅EN SU LUGAR: «Me doy cuenta de que éste es un tema emotivo para ti y quiero respetar tu espacio. ¿Quieres hacer una pausa y pensar en ello durante la noche? Podemos reagruparnos por la mañana».

«Lo que sea» – Que Dios ayude a la persona que recibe un «Lo que sea». Esta es una táctica despectiva y cruel de usar, ya que invalida cualquier otra cosa que la otra persona esté diciendo. Recuerda siempre que la persona con la que no estás de acuerdo cree lo que cree con la misma convicción que tus creencias.

✅ EN SU LUGAR: «Siento que nos estamos persiguiendo la cola aquí. Acordemos que no estamos de acuerdo y vayamos a tomar ese brunch».

● «Eres igual que tu madre/padre/hermano» – Esto es coger información reservada, como lo mucho que tu amiga se frustra con su madre y se lo vuelve a echar en cara.

✅ EN SU LUGAR: Simplemente no lo digas. Incluso intentar un «Sé lo mucho que te frustra tu madre, por eso me confunde por qué actúas como ella» es la misma puñetera cosa.

4. Dale la vuelta a tus pensamientos

No sólo estamos aprendiendo a no ser tóxicos para nuestros seres queridos; tenemos que dejar de ser tóxicos para nosotros mismos.

Empieza el día con una afirmación de positividad si sabes que eres propenso a ser negativo. Deja de fijarte en todo lo que ha ido mal en tus prisas por llegar al trabajo y celebra las cosas que han ido bien, como cuando llegas a un semáforo en verde. Sí, esto vale incluso si todos los demás semáforos estaban en rojo.

Cuando nos hablamos a nosotros mismos con una voz más amable, estamos mejor preparados mentalmente para manejar las cosas que surgen en el entorno de las personas que queremos.

5. Haz un pacto de permiso

Acuerda con tus amigos que cualquier «vómito emocional» debe venir con permiso.

Una frase como «¿Tienes tiempo ahora mismo para hablar de una situación que me preocupa?». mostrará respeto por el tiempo de la otra persona y por los demonios contra los que pueda estar luchando.

6. No hagas luz de gas

Este concepto también figura en el manual invisible «Cómo ser menos tóxico».

Cuando le dices a alguien que está exagerando o que no está experimentando algo válido, haces que esa persona se sienta loca. Cualquier amante de la franquicia Real Housewives ve cómo esto ocurre repetidamente.

El gaslighting no es sólo tóxico; es un abuso psicológico que deja profundas cicatrices. Se utiliza para ganar una posición de poder sobre la otra persona, pero al final nadie gana.


Artículos que te pueden interesar:

Los 28 rasgos más evidentes de una mujer narcisista

12 rasgos negativos de la personalidad que son realmente desagradables


7. Profundiza

«Si vuelves a empezar con Big, no quiero saber nada de eso». Estas abrasadoras palabras de Miranda a Carrie durante la tercera temporada de Sexo en Nueva York conmocionaron a los fans hasta la médula.

Miranda estaba harta de oír que la misma persona causaba el mismo daño a su querida amiga.

A veces sólo tienes que escarbar en tu interior y encontrar la capacidad de escuchar. No intentes ofrecer ayuda o soluciones.

No juzgues a la persona. Presta atención de verdad, aunque hayas oído las mismas historias repetidas veces. Tus amigos escuchan tus repeticiones. Paga con la misma moneda.

BONUS: Si puedes decir, «¿Quieres consejo o sólo quieres que te escuche? Estoy aquí para ti de cualquier manera».

8. La empatía no es lo que crees

El hecho de que la empatía signifique que entiendes por lo que está pasando esa persona no significa que sea el momento de robarle el escenario y contar tu experiencia similar.

Por supuesto, resulta natural decir: «Lo comprendo. Yo pasé por lo mismo hace diez años y…».

El problema es que, de repente, el problema eres tú y no tu amigo.

Hable de su experiencia sólo si le preguntan. Aunque las experiencias pueden ser similares, no hay dos personas que tengan exactamente la misma reacción o adaptación a los cambios vitales o al duelo.

9. Deja los chistes para Jimmy Fallon

Hay un momento para infundir humor y otro para evitar todo impulso de hacer un chiste.

El problema del humor es que sólo los cómicos lo utilizan para ser graciosos. Los seres humanos normales lo utilizan para enmascarar emociones, evitar confrontaciones o decir su verdad sin decirla directamente.

Un ejemplo de esto podría ser quedar con un amigo para la hora feliz, y te dice, «He tenido un día horrible» Tú respondes, «Bueno, parece que te haya atropellado un camión, así que ahí está eso».

Incluso las amistades más íntimas y los seres queridos más comprensivos se encogerán un poco al oír eso.

10. Deja de decirlo en las redes sociales

Los rasgos tóxicos salpican las redes sociales en MACH 3.

Incluso los amigos que no están directamente afectados por tu drama se van a cansar del aluvión de memes sobre tus luchas internas. (Vamos, sabes que has dejado de seguir a alguien que hizo eso).

Tampoco sabes si un amigo que no te interesa puede tomarse una publicación pasivo-agresiva como una indirecta. Podrías estar haciendo daño a más gente de la que crees con tus mensajes.

11. No busques consejo en otros seres queridos

Hay tres razones por las que acudir a los amigos en busca de ayuda para la salud mental no es una buena idea cuando realmente quieres aprender a ser menos tóxico.

  • Te tienen miedo. Tu Regina George interior puede hacer que tus amigos se dobleguen ante cualquier cosa que sientas y no estén dispuestos a ayudarte porque temen ser excluidos del grupo.
  • No son imparciales. Tus amigos ven tu belleza y tus habilidades desde una perspectiva muy sesgada. Puede que hayas sido completamente grosero con una camarera, pero ellos se pondrán de tu parte porque tú SÍ pediste ketchup y ella trajo salsa ranchera. Debe de ser idiota, ¿no?
  • Tus amigos pueden ayudarte en muchas cosas, pero no querrás que te operen del corazón. Un profesional de la salud mental está capacitado para tratar tus problemas en una zona segura sin dejar de ser honesto. Incluso si tu amigo es terapeuta, un conflicto de intereses le impedirá tratarte de todos modos.

12. Dejar de ser crítico

Tú lo llamas «querer lo mejor para tu pareja», pero ellos lo ven como que nada de lo que hacen es suficientemente bueno. El hecho de que hayan cargado el lavavajillas es algo bueno, sin embargo, enumerarás las diez formas en que lo hicieron mal y añadirás otra fase de «Si quiero que se haga bien, tengo que hacerlo yo».

Ahora bien, una cosa es decirle a una amiga que ha derramado café sobre sus pantalones blancos. Otra cosa es decirle cinco razones por las que los pantalones blancos no molan y luego sugerirle que busque en su armario ropa adecuada.

Intenta pasar un día sin criticar nada de un ser querido o de ti mismo. Cambia las críticas por palabras de agradecimiento por lo ocurrido.

13. Aprende a pedir perdón… y a decirlo en serio

Una de las mejores maneras de dejar de ser tóxico en tu relación es ofrecer un «Lo siento» de todo corazón.

Para las personas tóxicas, esas palabras saben a ya-sabes-qué saliendo de sus bocas.

Disculparse no significa ser débil o inválido. Sólo significa que has cometido un error. El perdón es la raíz de la mejora en nuestra vida cotidiana.

Por qué soy tóxico y cómo cambiar

Estas características de una persona tóxica no van a desaparecer inmediatamente.

Los rasgos no se desarrollaron de la noche a la mañana. Provienen de toda una vida de experiencias y relaciones que alimentaron mecanismos de defensa o comportamientos egoístas. Algunas personas dejan de ser tóxicas después de un acontecimiento vital estresante.

Puedes cambiar si te tomas un tiempo para centrarte en ti mismo y practicar algunas técnicas básicas de apoyo a la salud mental.

  • Escribir un diario: esto te ayudará a sacar tus pensamientos de la cabeza y plasmarlos en papel en lugar de vomitar veneno contra tu tribu.
  • Elimina otras fuerzas tóxicas: No puedes decir sayonara a tu madre tóxica, pero puedes limitar las situaciones desencadenantes con ella. Si tienes un colega que te está dando energía tóxica y alimentando tu propio contenedor de materiales peligrosos emocionales, toma una clase de gimnasia la noche que sueles ir a la hora feliz con él o ella.
  • Conoce tus desencadenantes: Haz una lista de todas las situaciones que desencadenan tu lado venenoso. Tómate un momento antes de reaccionar o enfrentarte a esas situaciones y afirma brevemente que eres amable, atento o estás presente.

Reflexiones finales

Hay una gran frase en la canción Apex Predator del musical Mean Girls . Dice, «Así que yo soy algo así como amigos, pero tú eres algo así como una presa». Jesús, qué día con la Apex Predator. ¿Te trenzará el pelo, se comerá tu corazón?»

Nadie quiere estar en una relación o amistad con alguien que constantemente aporta una vibración negativa y un corazón frío. En el mejor de los casos, tus amistades se resentirán. En el peor de los casos, tus relaciones terminarán.

Aprender a ser menos tóxico es en realidad mucho más fácil de limpiar de lo que crees. La parte más difícil, que ya has hecho, es aceptar que necesitas hacer algunos cambios.

Ir arriba