13 poderosos consejos de lenguaje corporal para aumentar tu seguridad al instante

Si te preguntas si reflejas un lenguaje corporal seguro, deja de leer un momento.

Fíjate en cómo estás sentado o de pie. ¿Dónde están tus brazos? ¿Qué expresión tienes en la cara?

Si alguien entrara ahora mismo en la habitación, ¿qué ideas preconcebidas podría hacerse de ti basándose simplemente en tu lenguaje corporal?

Si crees que tu cuerpo no tiene un lenguaje propio, piénsalo otra vez. Un gran porcentaje de la comunicación y de cómo te percibe la gente proviene del lenguaje corporal. Según un estudio pionero del psicólogo Albert Mehrabian, el lenguaje corporal representa el 55% de la comunicación.

El lenguaje corporal incluye la postura, los gestos, las expresiones faciales y los movimientos oculares. Tu lenguaje corporal puede revelar tus verdaderos sentimientos, intenciones o niveles de confianza en ti mismo.

Tal vez te sientas cansado, enfadado, aburrido, frustrado o entusiasmado, pero puede que algunos de estos sentimientos no sean los que deseas comunicar en una situación determinada.

¿De verdad quieres que tu jefe lea en tu lenguaje corporal que estás aburrido de su discurso?

lenguaje corporal confianza y seguridad

Por qué y cómo parecer más seguro de tí mismo

Puede que te preguntes por qué necesitas «aparentar» más confianza cuando las apariencias no deberían importar tanto.

¿Por qué deberías preocuparte tanto por lo que comunica tu lenguaje corporal?

Porque las apariencias importan, nos guste o no, y lo que comunicas con tu cuerpo marca una enorme diferencia en tu autoconfianza y tu éxito final en la vida.

Puedes parecer más seguro de ti mismo y aumentar tu confianza comprendiendo y gestionando mejor tu lenguaje corporal.

Ajustando la postura y los gestos y enviando otras señales apropiadas en situaciones concretas, recibes una respuesta positiva de quienes te rodean.

Te sientes seguro de que no estás saboteando tu éxito por descuidar las percepciones de los demás.

Y lo que es más importante, cuando practicas un lenguaje corporal potente y positivo, estás enviando mensajes a tu cerebro para reforzar los sentimientos de confianza. Un lenguaje corporal seguro te hace sentir más seguro y parecer más seguro a los demás.

Veamos algunas de las formas en que puedes alterar tu presentación física para parecer más confiado y sentirte invencible.

13 consejos para un lenguaje corporal que muestra seguridad

1. Practica la sonrisa

Sonreír no sólo te hace más atractivo y digno de confianza, sino que también mejora tu salud, tu nivel de estrés y tus sentimientos sobre ti mismo.

Mujer orgullosa, lenguaje corporal de seguridad

Sonreír ralentiza el corazón y relaja el cuerpo, y libera endorfinas que contrarrestan y disminuyen las hormonas del estrés. También se ha demostrado que aumenta la productividad al realizar tareas.

Según varios estudios, sonreír puede engañar a tu cerebro para que se sienta feliz, incluso cuando te sientes triste mientras sonríes.

Cuando estés en el coche o solo en tu escritorio, practica la sonrisa. Sé consciente del impacto que tiene la sonrisa en otras personas y recuérdate a ti mismo sonreír más a menudo con los demás.

2. Presta atención a tu postura

Practicas una buena postura cuando tu posición, sentado o de pie, crea la menor tensión posible en los músculos y ligamentos de sostén. Cuando estás sentado, la espalda está recta, el trasero apoyado en el respaldo de la silla, los pies apoyados en el suelo y las rodillas dobladas en ángulo recto.

De pie, debe poder trazar una línea recta imaginaria desde el lóbulo de la oreja pasando por el hombro, la cadera, la rodilla y la parte media del tobillo. Una buena postura es esencial para evitar dolores de espalda y cuello, prevenir dolores musculares y mantener los huesos y articulaciones en la alineación adecuada.

Abre las vías respiratorias para garantizar una respiración adecuada, lo que permite que todos tus órganos y tejidos funcionen correctamente. Una buena postura también transmite confianza a los demás. Si te mantienes erguido, con los hombros hacia atrás y la cabeza alta, pareces seguro de ti mismo y con aplomo.

Mírate en el espejo y haz ajustes para sentir la alineación adecuada de tu cuerpo. Ponte una goma elástica en la muñeca o algún otro recordatorio físico para ponerte de pie o sentarte recto.

Pídele a un familiar que se fije en tu postura y comente cuando esté mal. Cuando entres en una sala o en una reunión, corrige tu postura antes de entrar.

3. Usa posturas de poder

La psicóloga social Amy Cuddy reveló en su charla TED de 2012 que permanecer de pie o sentado con determinadas posturas durante tan solo dos minutos eleva los niveles de testosterona y reduce el cortisol (la hormona del estrés).

Estas posturas pueden influir en tu rendimiento, así como en tu éxito en el trabajo, con los clientes y en tus relaciones. Muchas de las posturas implican abrir el cuerpo y ocupar espacio, haciéndote sentir más seguro y poderoso.

Dice Cuddy: «Nuestra investigación tiene amplias implicaciones para las personas que sufren sentimientos de impotencia y baja autoestima debido a su rango jerárquico o a la falta de recursos.»

Selecciona dos o tres posturas que puedas practicar por ti mismo y en situaciones profesionales en las que quieras parecer y sentirte poderoso. Practica estas posturas todos los días durante unas semanas hasta que te resulten naturales.

4. Utiliza un lenguaje corporal atractivo

Si quieres llegar a un acuerdo, conquistar a la chica o persuadir a alguien para que se ponga de tu parte, el lenguaje corporal atractivo te da más confianza y envía mensajes poderosos a los demás para que te convenzan.

El lenguaje corporal atractivo implica utilizar gestos abiertos, sonreír y asentir con la cabeza, y reflejar las expresiones y movimientos de la otra persona. Una vez alcanzado el objetivo, cierra el trato con un apretón de manos firme, dando las gracias y manteniendo una buena postura.

En las conversaciones informales, practica la imitación de expresiones y movimientos para sentirte seguro antes de la gran reunión.

5. Recuerda tus brazos y piernas

Cruzar los brazos sugiere que te sientes a la defensiva, autoprotegido y cerrado. Cruzar las piernas para alejarte de otra persona puede sugerir que no te gusta o que te sientes incómodo.

lenguaje corporal seguro

Cruzar los tobillos puede indicar que estás reteniendo algo y no lo estás expresando (a menos que seas una mujer a la que le enseñaron a hacer esto como una posición «femenina»).

Si juntas las manos detrás de la espalda, puedes estar diciendo que te sientes aburrido, ansioso o incluso enfadado. Juntar las manos y cruzarlas sobre los genitales es un gesto de autocomodidad que revela vulnerabilidad o timidez. Dar golpecitos con los dedos y moverse nerviosamente indica a los demás que está aburrido, impaciente o frustrado.

Empieza a cambiar la posición de los brazos y las piernas. Pon las manos en el regazo cuando estés sentado y a los lados cuando estés de pie. Cruzar las piernas por la rodilla para mayor comodidad está bien, siempre que no se combine con los brazos cruzados.



6. Aprieta fuerte la mano

Un apretón de manos firme y sólido es un signo universal de confianza, y todo el mundo, incluidas las mujeres, debería tener uno. Un apretón de manos debe ser fuerte, pero no aplastante, ofrecido con una mano fría y seca y unos cuantos movimientos arriba y abajo, así como unos segundos de contacto visual.

Es una señal de respeto mutuo por ambas partes y causa una gran primera impresión. Un apretón de manos sudoroso, flojo, de «pez muerto» tiene el efecto contrario.

Tanto si te sientes seguro de ti mismo como si no, un apretón de manos firme reforzará tus sentimientos y hará que los demás te vean más seguro.

Toma nota de sus comentarios y practica tu apretón de manos revisado con personas que no conozcas.

7. Vístete con confianza

En un estudio de 2012 publicado en la revista Journal of Experimental Social Psychology, los sujetos que llevaban batas de laboratorio de médico obtuvieron puntuaciones más altas en tareas relacionadas con la atención que los que no las llevaban.

La ropa marca la diferencia en cómo nos percibimos a nosotros mismos y cómo nos perciben los demás. Vestir con confianza es algo más que ir a la última moda. Es sentirse bien, tener aplomo y seguridad en uno mismo y adoptar una postura segura en todas las situaciones.

También se trata de enviar el mensaje adecuado a las personas con las que estás. Puedes aumentar la confianza en ti mismo y en tu atuendo cuando vistes adecuadamente para la ocasión, conoces al público, reflejas tu estilo personal y comprendes el impacto del color.

Determina tu estilo personal mirando revistas o blogs para ver qué te gusta. Infórmate sobre el impacto de llevar determinados colores leyendo este artículo. Si es necesario, compra algunas piezas clásicas para añadir a tu armario que te hagan sentir segura y poderosa.

8. Deja de moverte

Más de 500 directivos encuestados por Adecco USA, una empresa de soluciones laborales, afirmaron que una quinta parte de los candidatos que han rechazado para un puesto eran inquietos. Consideraban que eso delataba falta de confianza y de preparación para la entrevista.

Los movimientos inquietos, como revolverse el pelo, sacudir el pie o morderse las uñas, son un signo evidente de ansiedad y nerviosismo. Estos movimientos nerviosos desvían la atención de lo que estás diciendo y distraen a la gente de tu mensaje.

Evita tocarte la cara o el cuello, lo que también indica que te sientes ansioso. Si te tocas la cara o el cuello, estarás indicando que no te sientes seguro de ti mismo.

Puedes ponerte las manos sobre el regazo, gesticular con las manos al hablar o sujetar un bolígrafo y un bloc de notas. Si mueves el pie o la rodilla, coloca los dos pies apoyados en el suelo. Cuando sientas la necesidad de moverte y tengas energía nerviosa, respira hondo para calmarte.

9. Practica el contacto visual adecuado

El contacto visual sugiere que eres sincero, atractivo y accesible. Unos ojos seguros transmiten una sensación de intimidad en tus interacciones y hacen que la otra persona se sienta más positiva y conectada contigo.

Sin embargo, un contacto visual excesivo puede enviar la señal de que eres agresivo o incluso un poco extraño.

Cuando el contacto visual pasa de la contemplación a la mirada fija, las personas se sienten incómodas y se activa su sistema nervioso simpático. Según Michael Ellsberg, autora de The Power of Eye Contact: Your Secret for Success in Business, Love, and Life, «Para que el contacto visual siente bien, una persona no puede imponer su voluntad visual a otra; es una experiencia compartida».

Cuando rompas el contacto visual, mira a un lado y no hacia abajo. Mirar hacia abajo indica un estatus inferior, vergüenza y/o sumisión. A medida que te sientas más seguro con el contacto visual con familiares y amigos, practícalo con gente del trabajo o en público.

10. Muévete con confianza

Hay una diferencia entre estar nervioso y moverse por la habitación o el escenario con confianza.

Si te quedas tieso como una tabla cuando hablas, pareces rígido e incómodo. Pero si eres capaz de alejarte del podio o de tu silla, demuestras que eres el dueño de la sala en lugar de sentirte poseído por ella.

Por supuesto, no es conveniente que estos movimientos parezcan escenificados o torpes. Moverse sólo para demostrar que se puede no es el objetivo. Te mueves con un propósito o para demostrar que te sientes cómodo en el entorno.

11. Cuidado con los pies

Inconscientemente, tiendes a dirigir los pies hacia el líder de un grupo o hacia una persona que te atrae. Si te mueres de ganas de irte o te sientes incómodo, tus pies apuntan hacia la puerta.

12. Ocupar espacio

Cuando entres en una sala o en un acto social, no dejes que se noten tus nervios cerrándote físicamente y ocupando el menor espacio posible. Puede que sientas que quieres desaparecer, pero tu cuerpo debe comunicar lo contrario.

Aunque te sientas incómodo, intenta aparentar que eres la persona que todo el mundo estaba esperando. No de forma vergonzosa, sino del tipo «me siento muy cómodo aquí».

13. Mantén la barbilla alta

Literal y figuradamente. Cuando hables, entres en una habitación o escuches a los demás, mantén la barbilla un poco inclinada hacia arriba mientras te pones de pie o te sientas erguido. Conviértete en una presencia en la sala pareciendo un león orgulloso en lugar de un avestruz que intenta esconder la cabeza.

Ejemplos de lenguaje corporal inseguro

Ahora ya sabes cómo transmitir confianza con tus gestos y movimientos corporales, pero vamos a reforzar lo que quieres evitar con tu lenguaje corporal.

He aquí algunos hábitos inseguros del lenguaje corporal que querrás abolir:

  • Falta de contacto visual
  • Barbilla hundida
  • Hombros encorvados
  • Brazos cruzados
  • Alejarse de los demás
  • Juguetear con tus manos
  • Temblor de pies
  • Morderse los labios
  • Manos en los bolsillos o escondidas de otro modo
  • Morderse las uñas
  • Manos temblorosas
  • Cara congelada o infeliz
  • Meciéndose de pie
  • Un paso atrás
  • Ritmo

Si notas alguno de ellos en ti, el primer paso hacia el cambio es la toma de conciencia. Ahora que estás prestando atención a estos comportamientos nerviosos del lenguaje corporal, estarás preparado para cambiarlos.

Recuerda, cuando todo lo demás falle, respira hondo, ponte más erguido y sonríe. Esos tres pasos harán que te sientas inmediatamente más tranquilo y cómodo.

¿Cómo vas a poner en práctica estos consejos?

No tienes por qué esperar a una ocasión profesional o social para poner en práctica las habilidades que hemos descrito aquí. Practícalas en entornos seguros con tu familia y amigos.

Incluso cuando estés solo, recuerda sentarte erguido, sonreír, caminar con confianza y dejar de moverte. Incluso puedes poner notas adhesivas por toda la casa que te recuerden que tienes que trabajar en nuevos hábitos específicos.

Cuanto más practiques, más seguro te sentirás de aplicar estas habilidades cuando más las necesites.

Ir arriba