Me gusta estar solo: 17 razones por las que te gusta más tu propia compañía

¿Es sano disfrutar estando solo?

No importa cuántos amigos hayas hecho o lo bien que te lleves con la familia, eres una de esas personas que prefieren estar solas.

Y te sientes perfectamente sano.

Estás contento.

Pero, ¿siempre fuiste así?

Y si no, ¿qué razones de tu naturaleza solitaria te vienen a la cabeza?

Hemos encontrado 17 razones por las que te gusta estar solo que merece la pena tener en cuenta.

gusta estar solo

¿Es normal querer estar solo?

¿Cómo se llama a alguien a quien le gusta estar solo?

Nos viene a la mente la palabra «introvertido», pero incluso los introvertidos clásicos son tan propensos como cualquier otra persona a disfrutar de la buena compañía, sólo que prefieren equilibrarla con un tiempo a solas que necesitan.

Y en el caso de los introvertidos, esos ratos a solas suelen durar más y ser más frecuentes. Y en gran medida, esto se debe a importantes sustancias químicas, la dopamina y la acetilcolina, como explica el Dr. Martin Olsen Laney en su libro, The Introvert Advantage (La ventaja del introvertido).

Algunas personas prefieren estar solas la mayor parte del tiempo, si no todo. Si tu eres una de estas personas, las razones descritas en este artículo pueden resultarte familiares.

También podrían serlo las tácticas para solitarios que se enumeran a continuación:

  • Vuelves directamente a casa después del trabajo para pasar la tarde solo.
  • Evitas los compromisos sociales y rechazas con frecuencia las invitaciones a salir.
  • Haces algunas o casi todas tus compras por Internet para evitar a la gente (y ahorrar gasolina).
  • Prefieres las aficiones en solitario y evitas los proyectos en grupo.
  • Prefieres hacer donaciones al voluntariado en tu comunidad porque… bueno, la gente.

Me gusta estar solo: 17 razones por las que prefieres tu propia compañía

No todas las razones para preferir la soledad son negativas, ni todas son positivas.

Pero si te sientes cómodo con la palabra «asocial» y no ves nada malo en querer estar solo, es muy probable que te sientas identificado con al menos algunas de las siguientes razones:

1. Te consideras un introvertido «extremo»

Tal vez sea algo de lo que te sientas orgulloso. O tal vez es algo que has llegado a aceptar de ti mismo. Es simplemente quién eres. Y cambiar eso no parece valer la pena.

Puede que aún te preguntes: «¿Por qué me gusta estar solo?». Porque la mayoría de la gente que conoces es menos proclive a llevar una vida solitaria.

Quizá intentes mezclarlo todo y pasar algún tiempo socializando. Pero al poco tiempo vuelves a estar ansioso por estar solo. ¿Por qué luchar?

2. Tus niveles de energía son bajos

Puede que las interacciones sociales te agoten más rápido que a la mayoría. También es posible que tengas pocas reservas de energía debido a una mala salud o a una enfermedad crónica.

No sabes de dónde sacan su energía las personas extrovertidas. Te parece inagotable y no sabes si estar impresionado o realmente molesto por ello.

No tienes energía mental, emocional ni física para ocuparte de las cosas de los demás.

Tus propias cosas te desgastan.

3. Te gusta hacer tus propias cosas (la mayor parte del tiempo)

Parece que siempre que haces algo con otras personas, acabas teniendo que hacer lo que alguien más quiere.

No te importa hacer concesiones de vez en cuando, pero el único momento en el que puedes hacer lo que quieres es cuando estás solo. Cuando estás con otros, simplemente no tienes la energía o la voluntad de discutir por algo que preferirías hacer.

Prefieres excusarte y hacer tus cosas. Y descubres que, cuando lo haces, es cuando te sientes más feliz.

4. Las situaciones sociales te resultan más estresantes que gratificantes

Por mucho que te hayan dicho lo gratificante que es pasar tiempo con amigos y familiares, te encuentras dispuesto a marcharte mucho antes que los demás.

Aunque te encanten las personas con las que estás socializando, sientes una fuerte necesidad de alejarte y recargar pilas, así como de procesar lo que has oído.

Y la paz y la tranquilidad de ese tiempo a solas resultan más gratificantes que el tiempo que has pasado socializando.

Por fin tienes tiempo y espacio para pensar y centrarte en lo que es importante para ti.

5. Prefieres la paz y la tranquilidad

Es más, puede que lo necesites de verdad. Te agobias con facilidad y necesitas tiempo a solas para despejar tu mente y descomprimirte. Necesitas tranquilidad. Necesitas calma.

Estar rodeado de gente es ruidoso, incluso cuando nadie habla. Y a veces (sobre todo cuando estás bajo de energía), es más de lo que puedes soportar.

Así que, siempre que sea posible, opta por pasar tiempo a solas, sobre todo si tu trabajo implica estar cerca de otras personas y trabajar con ellas. Necesitas tiempo a solas para recuperarte.

6. Trabajas mejor solo

Según tus normas, prefieres trabajar a tu manera y cumplir tu propio horario.

Los demás suelen traer consigo sus normas y estilos de trabajo. Y adaptarse a esas diferencias ralentiza tu flujo de trabajo.

Consigues hacer las cosas más eficientemente por tu cuenta. No es algo personal. O quizá lo sea a veces, pero la mayoría de las veces te parece que trabajar solo es la mejor manera de hacer las cosas.

No eres un jugador de equipo. Y estás bien con eso.

7. Experimentas agotamiento social

Has pasado mucho tiempo intentando hacer y decir lo correcto para apoyar a los demás, pero parece que, con demasiada frecuencia, tus esfuerzos sólo empeoran las cosas.

Te sientes responsable de ayudar a las personas que te importan a sentirse mejor. Pero no puedes hacer que sientan nada.

No puedes arreglar su dolor ni cambiar su enfoque hacia algo más esperanzador o constructivo o, al menos, verdadero.

Y te sientes agotado e innecesario. Piensas que quizá todos estarían mejor si te limitaras a ti mismo. Así que decides hacerlo.



8. No toleras el drama

Ya oyes suficientes dramas cuando estás fuera de la tranquilidad y seguridad de tu hogar, y prefieres evitarlos durante tu tiempo libre.

No quieres oír cotilleos ni escuchar a nadie quejarse de su vida y de las personas que la componen.

Es aburrido. Tienes mejores usos para tu tiempo y atención. El drama de los demás es asunto suyo. No tiene nada que ver contigo.

Y eso te viene bien. Cuanto menos tiempo pasas rodeado de otras personas, a menos drama te expones y menos probabilidades tienes de decir algo insensible.

Todos salimos ganando.

9. Eres reacio a las conversaciones triviales

Tu idea del infierno es estar atrapado en una habitación llena de gente, todos los cuales quieren su turno para intercambiar conversación contigo.

No le ves sentido a nada de eso. No puedes pensar en una sola relación significativa que haya empezado con un intercambio de banalidades. O quizá simplemente lo has olvidado. En cualquier caso, prefieres evitarlo en la medida de lo posible.

Tendrás conversaciones reales con gente auténtica, o ninguna.

10. Eres emocionalmente independiente

No necesitas el interés, la atención o la validación de los demás para sentirte bien contigo mismo.

Te quieres tal como eres. Te gusta tu propia compañía y no ves la necesidad de añadir más. Esto no significa que te desagraden los demás, en general. Pero no tienes prisa por salir con otros sólo para evitar estar solo.

Es más probable que hagas lo contrario porque reconoces el valor de la soledad para tu salud emocional y tu bienestar. Por qué poner en peligro eso sólo para complacer a otras personas?

11. Te sientes agobiado por la carga emocional de otras personas

Te has cansado de intentar ser la esponja emocional de los demás. Has intentado ayudar a las personas de tu vida a sentirse mejor consigo mismas o con sus vidas, pero es inútil.

Y te sientes agotado y encogido por dentro. Al fin y al cabo, tienes tu propio bagaje emocional con el que lidiar. Y aunque puedas empatizar fácilmente con los demás, no vas a llevar su carga por ellos.

Así las cosas, necesitas un descanso para recuperarte de tus esfuerzos malgastados.

12. Te conformas con una vida social minimalista

No tiene sentido para tus familiares, amigos y conocidos más sociables, pero eres más feliz cuando no intentas ser más sociable de lo que eres.

Te parece bien socializar lo menos posible. Tal vez no puedas evitarlo todo el tiempo, pero haces todo lo posible por maximizar tu tiempo a solas y minimizar tus interacciones sociales.

Has encontrado tu punto óptimo y piensas quedarte ahí.

13. Crees que no merece la pena conocer a la mayoría de la gente

Vaya. Por otro lado, puede que también consideres que tú mismo no merece la pena tomarse la molestia de conocerte. Y descartar a otras personas es más cómodo que arriesgarse a frecuentes y dolorosos recordatorios de que no se te da bien socializar o mantener relaciones.

Durante un tiempo, puede que te parezca bien el aislamiento que esto conlleva. Sin embargo, si echas un poco de menos la buena compañía, llegarás a cuestionarte este acuerdo contigo mismo.

Porque, en el fondo, merece la pena conocer a todas las personas. Y eso te incluye a ti.

14. Te sientes ansioso cuando estás con otras personas

Puedes ser un maestro zen cuando estás solo. Pero cuando hay otras personas cerca, tu cuerpo te traiciona y muestras todos los signos de la ansiedad social.

  • Palmas sudorosas
  • Latidos del corazón acelerados o irregulares
  • Garganta seca
  • Tartamudeo o balbuceo
  • Inquietud
  • Ataque de pánico (o el comienzo de uno)

Y no ves una razón de peso para someterte a nada de eso. Quizá a veces sea necesario, y puedas superarlo sin daños permanentes. Pero en la mayoría de los casos, prefieres evitar lo que causa tanta angustia.

15. No te gusta acercarte a la gente

Te gusta tu espacio personal, pero esto va más allá. No quieres arriesgarte a formar un vínculo emocional con alguien.

Porque si lo haces, habrá expectativas. Y esperas que no puedas o no quieras cumplirlas.

Es mucho más fácil mantener a la gente a una distancia segura. Nadie tiene por qué sentirse decepcionado cuando te conozca mejor. Nadie tiene por qué sentirse agobiado por tu compañía o tus preocupaciones. Tú y el mundo están mejor cuando estás solo.

16. La gente no suele simpatizar contigo rápidamente

Hay innumerables razones por las que otras personas pueden no simpatizar contigo. Quizá vivas en una comunidad que defiende valores en los que no crees. O puede que tengas que trabajar en ti mismo y no estés preparado para relacionarte.

En cualquier caso, has caído en un patrón solitario y asumes que los demás no quieren conocerte. Así que, para proteger tus sentimientos, levantas grandes muros y no dejas entrar a la gente.   

A veces es saludable trabajar en uno mismo y replegarse sobre uno mismo. Sin embargo, convertirte en un ermitaño sin querer por miedo puede dañar tu salud mental.

17. Tus objetivos espirituales son solitarios

¿Tu camino es espiritual? ¿Su propósito es explorar las profundidades de la existencia? Si es así, tal vez quiera llevar una vida monástica y seguir los pasos de ciertos estoicos y ermitaños.

Las personas que pertenecen a esta categoría suelen reflexionar mucho sobre su camino en la vida. Sin embargo, las personas que juran vivir solas y contemplar la naturaleza y la esencia de la existencia suelen reunirse con sus respectivas comunidades algunas veces al año para ponerse al día y compartir sus experiencias.

¿Está bien querer estar solo para siempre?

Tu introversión no es el problema. Los introvertidos son tan capaces como cualquiera de mantener relaciones mutuamente satisfactorias.

El miedo es lo que te mantendrá al margen de la sociedad. Si realmente disfrutas de tu propia compañía, deberías poder disfrutar de la de los demás.

No puedes amarte a ti mismo si desprecias al resto de los seres humanos.

Y por mucho que disfrutes de tu propia compañía, una vida bien vivida implica una comunidad (por pequeña que sea) de personas que se preocupan por los demás y están dispuestas a sacrificar algunas comodidades para dar amor y seguir aprendiendo.

Tú mereces (y necesitas) eso tanto como cualquiera.

¿Cuándo no es sano pasar demasiado tiempo solo?

Ser un solitario no tiene nada de malo. Muchas personas viven una vida plena sin pasar mucho tiempo con los demás. Pero el aislamiento prolongado y autoimpuesto a menudo se convierte en algo insano. ¿En qué momento las cosas se vuelven problemáticas?

Estar con otras personas te produce ansiedad: Si ha llegado a un punto en el que estar rodeado de otras personas te pone nervioso y asustadizo, puede que sea el momento de recurrir a un profesional que te ayude a superar los miedos subyacentes que te hacen ser antisocial.

▶ Tu higiene personal está sufriendo: El cuidado personal básico es un gran indicador de salud mental. Si te has dejado llevar, puedes sufrir más de lo que crees.

Eres hiperdramático: Las personas que se han encerrado en sí mismas tienden a dramatizar demasiado las situaciones cuando están con otras personas. Esto sucede porque se atrincheran tanto en sus propios pensamientos que pierden la perspectiva. Además, tienden a personalizarlo todo.

Tu autoestima está por los suelos: ¿Te sientes fatal sobre quién eres y dónde estás en tu viaje? ¿Estás convencido de que no le gustas a nadie o de que estás maldito? Para empezar, te aseguramos que no es cierto. Todo el mundo tiene sus altibajos. En segundo lugar, las personas en estas situaciones suelen encontrar un enorme consuelo y una nueva perspectiva trabajando con un terapeuta o un coach de vida.

¿Te gusta estar solo?

Ahora que conoces las 17 razones más comunes para preferir una vida solitaria, ¿cuál de ellas te ha llamado la atención? ¿Cuáles te han sonado un poco «extra»?

No te importa decir «me encanta estar solo», pero quizá haya una línea que no cruzarás.

Tienes algunos humanos favoritos. Te llevas bien con ellos. Y no quieres perderlos. Incluso para ti, hay cosas por las que merece la pena salir de tu zona de confort.

¿Cuáles son esas cosas para ti?

Ir arriba