¿Qué es la personalidad de un espíritu libre? 27 de los principales rasgos

¿Cuál es la definición de espíritu libre?

¿Y cómo distinguir a una persona de espíritu libre de otra que simplemente es descuidada, irreflexiva o impulsiva?

A los verdaderos espíritus libres les pasa mucho.

Demasiada gente da por sentado que si eres de espíritu libre, eres un cabeza hueca inmaduro que deja el caos a su paso y al que no le importa cómo sus acciones afectan a los demás.

La verdad detrás de la personalidad de espíritu libre es completamente diferente y mucho más interesante.

Contenido del Artículo

¿Qué es un espíritu libre?

Un espíritu libre es una persona independiente y desinhibida. Marchan al ritmo de su propio tambor y no siempre siguen las reglas.

A menudo vemos niños de espíritu libre, capaces de abrazar la vida plenamente y ser ellos mismos sin vergüenza ni pudor.

De adulto, el espíritu libre ha tenido que superar las presiones familiares y sociales para conservar ese estado de la infancia.

Han alcanzado un nivel de madurez que les libera del miedo a no ajustarse a las expectativas de los demás.

No sólo no se sienten obligados a hacer lo que hacen los demás a su alrededor (según la «sabiduría establecida»), sino que tampoco se preocupan por las consecuencias de desobedecer esas expectativas.

Qué maravilla, ¿verdad? Ahora ya sabes por qué está ahí la palabra «libre«.

Pero, ¿cuáles son las señales de un espíritu libre?

27 señales de que eres un espíritu libre

¿Te preguntas cómo ser un espíritu libre o si ya lo eres?

Una vez que conozcas los siete rasgos de la personalidad del espíritu libre, podrás decidir si quieres cultivar esos rasgos en ti.

Porque es posible.

Y aunque la personalidad con la que naces puede ayudar o dificultar el desarrollo de rasgos de espíritu libre, en última instancia, tu éxito depende de crear los hábitos adecuados. He aquí cómo saber si eres un espíritu libre.

1. Piensas, actúas y tomas decisiones sin necesitar aprobación

No necesitas que otros te digan lo que debes hacer o cómo debes pensar. Y seguro que no necesitas pedir permiso a nadie ni obtener su aprobación antes de tomar una decisión.

Seguro que algunos pensarán que actúas sin pensar. Algunos se preguntarán por qué no pides consejo antes de tomar una decisión que podría afectarte para el resto de tu vida.

No es que nunca pidas consejo a nadie. Simplemente no sientes la necesidad de hacer de ese consejo tu principio rector.

Sólo parece que has actuado sin pensar porque nadie se da cuenta de cuánto has pensado antes de pulsar el botón «Sí». Pero a veces hay que dejarse llevar por el instinto.

Ojalá el cerebro pudiera seguirte el ritmo. 

2. Confías en ti mismo y vives sin miedo

Confías en ti mismo porque confías en tu instinto, en tu intuición. Has aprendido a confiar en ella, incluso cuando otros te pedían que pusieras más pensamiento (consciente) en ello.

Pero ya sabes, a estas alturas, que el pensamiento consciente sigue poniéndose los zapatos cuando la intuición cruza la línea de meta. Y has aprendido, por experiencia, a escuchar esa voz interior.

Y realmente no te preocupa lo que piense la gente. Si deciden despreciarte por no hacer lo que ellos harían, es asunto suyo.

Tienes mejores cosas que hacer con tu tiempo y energía que darle vueltas al pasado.

3. Eres auténtico, audaz y espontáneo

Eres una persona profundamente sincera: no hay farsas en tu mente iluminada por el sol. No hay lugar para fingimientos ni falsas bravuconadas. Además, no pretendes impresionar a nadie.

Los que te conocen confían en tu autenticidad. También saben que estás lleno de sorpresas.

En un momento estás saboreando una comida o bebida favorita (más de lo que la mayoría de la gente disfruta de sus cosas favoritas). Y al siguiente… ¿quién sabe? ni siquiera lo sabes.

Cuando te llega la inspiración y te sientes bien, te lanzas. Y no te quedas a medias.

Esa espontaneidad va acompañada de una gran dosis de audacia y alegría. No pides disculpas por tu forma de ser, ni esperas disculpas de nadie.

La vida es demasiado corta y rica para perder el tiempo en discusiones inútiles.

4. No tienes miedo de luchar por lo que te importa

Sabes por qué merece la pena luchar y no tienes miedo de arriesgarte y luchar por ello, incluso a riesgo de ofender a quienes preferirían quedarse en su zona de confort.

Te pones en acción para enfrentarte a un acosador y prestas tu voz para reforzar la de otra persona o para promover una causa que vale la pena apoyar.

Si algo te importa, no te avergüenzas de hacérselo saber a la gente, aunque sus ideas preconcebidas les impidan tomárselo en serio.

Tu convicción y tu acción decidida compensan el silencio de la mayoría.

Y si consigues que más gente se ponga en primera línea contigo -no obligándoles, sino inspirándoles-, tanto mejor.

5. No hablas el lenguaje del apego

Puedes dar lo mejor de ti mismo a una relación y sentirte completo sin ella. No necesitas tener una relación íntima para sentirte completo o feliz.

No dependes de los demás para sentirte querido o para sentir que tu vida importa.

Sabes que eres como eres por una razón, y hacer más bien al mundo te importa más que si tienes a alguien en tu vida que te adora.

Mucha gente se sentirá atraída por ti porque tu personalidad de espíritu libre es magnética y tiene un efecto iluminador en el mundo que te rodea.

Pero no necesitas la admiración de los demás para saber lo que vales.



6. Ves y aprecias las pequeñas cosas de la vida

No pasas por alto tus bendiciones, desde las más pequeñas a las más grandes, ni las das por sentadas. Te das cuenta de cosas que, para la mayoría de los demás, son «sólo parte del paisaje».

Cada pequeña cosa buena en tu vida, cada sincronicidad, cada pequeño regalo a tus sentidos o a tu intuición es algo para saborear y apreciar.

Te preguntas cómo es posible que tanta gente no vea las pequeñas cosas que hacen que cada día sea especial para ti. Ningún día es perfecto, pero las pequeñas cosas crean momentos perfectos.

Y usted está predispuesto a aprovechar al máximo cada uno de ellos.

Para ti, un día perfecto no se desarrolla según un horario preconcebido o una idea de lo que debería ocurrir y cuándo. Pero puede empezar con la oportunidad de saborear tu mañana y disfrutar más de las cosas buenas que ya hay en ella.

7. Encuentras inspiración para tus pensamientos y acciones en lo cotidiano

Se te da bien pensar sobre la marcha porque encuentras inspiración para tus pensamientos y acciones literalmente dondequiera que vayas.

Incluso acorralado, encuentras la manera de salir de la trampa y llegar a un lugar mejor que antes.

Tal vez atribuyas esas ideas al universo. O quizá crees que cualquiera podría hacer lo que tú haces si dejara de dejarse llevar por el miedo. Sabes que no todo lo que dices está inspirado en la sabiduría de los dioses.

Pero lo suficiente como para que los demás se pregunten cuál es tu secreto.

8. A menudo actúas en un estado de flujo y pierdes la noción del tiempo

Tu naturaleza desenfrenada le permite centrarse en el aquí y el ahora sin preocuparse demasiado por el tiempo, los plazos y las listas de tareas pendientes.

Entras fácilmente en un estado de flujo en el que estás tan comprometido y concentrado en lo que haces que el tiempo tiende a desaparecer.

Como las reglas y expectativas sociales no son tan importantes para ti, tienes más ancho de banda mental y emocional para sumergirte en las cosas que te gusta hacer.

9. Priorizas las experiencias sobre las cosas materiales

No es que no te gusten las cosas materiales, pero si tienes que elegir en qué gastar tu dinero y tu tiempo, las experiencias triunfan siempre sobre las cosas.

Mientras tus compañeros trabajan para comprarse un coche deportivo nuevo o para pagar la entrada de una casa, tú conducirás tu coche para siempre con tal de que te lleve a tu próxima aventura.

Las cosas materiales que más te importan probablemente estén relacionadas con la mejora de tus experiencias, como una buena cámara, una gran bicicleta o unas botas de montaña de primera calidad.

10. Tu estilo es completamente tuyo

Nunca has seguido tanto las últimas tendencias de la moda. De hecho, tú defines tu propio estilo de moda, ya sea sin estilo alguno o con una mezcla salvajemente creativa que podría lanzar una nueva tendencia.

Lo que los demás piensen de tu atuendo o de tu look es completamente irrelevante para ti. Vistes y llevas el pelo como lo llevas porque es una expresión externa de tu auténtico yo.

Una mujer de espíritu libre confía plenamente en sus elecciones de moda (o en la falta de ellas) y rara vez compra ropa para impresionar a los demás. Lo mismo ocurre con un hombre de espíritu libre: es más probable que se eche ropa por utilidad y comodidad.

11. Eres un solucionador de problemas

Como no necesitas la aprobación de los demás y haces las cosas a tu manera, has tenido que aprender a gestionar los retos y los obstáculos por ti mismo.

No es que no aceptes ayuda de los demás, pero con demasiada frecuencia tus métodos de resolución de problemas y los de los demás no encajan. Así que prefieres resolverlo por tu cuenta.

Tu mezcla de creatividad e independencia te da ventaja a la hora de encontrar soluciones. Estás motivado y centrado en dejar atrás los problemas para poder seguir disfrutando de la vida que has definido para ti.

12. No te intimidan las figuras de autoridad

Puede que veas a las personas con autoridad como obstáculos para alcanzar tus sueños. Oír las palabras: «No puedes hacer eso», te hace estar aún más decidido a decir: «Sólo mírame».

No eres un infractor de la ley ni un completo renegado, pero has aprendido a masajear las situaciones para no perder tu trabajo ni meterte en demasiados problemas mientras haces lo que quieres.

Es probable que hayas perfeccionado tus habilidades para influir en los que tienen autoridad y hacerles ver las cosas desde tu punto de vista. O has descubierto cómo trabajar a su alrededor sin causar demasiado revuelo.

13. Tienes una gran variedad de amigos

No te reúnes con amigos que tienen las mismas opiniones, actitudes, creencias, estilos de vida y apariencias que los demás.

En tu lista de amigos hay gente de todas las profesiones y condiciones sociales, con distintos orígenes, profesiones e intereses. Pero, ¿qué tienen en común? Son interesantes e inteligentes y encienden varias partes de tu mente creativa.

También son aceptantes y no juzgan – porque no aceptarías nada menos de cualquiera de tus amigos.

14. Haces que algunas personas se sientan incómodas

Claro que sí. Porque la mayoría de la gente no comparte tu naturaleza despreocupada. Puede que haya familiares, compañeros de trabajo o incluso viejos amigos que no paran de pedirle que se contenga. Sea lo que sea lo que les incomoda.

Pero has aprendido a aceptarlo y a entender que es parte de tu forma de ser. Puede que alguna vez te hayas sentido ofendido, pero ahora simplemente sonríes y lo pasas por alto.

O te aceptan tal como eres, o no. No estás tan apegado al resultado que estás dispuesto a ser inauténtico para apaciguarlos.

15. Eres ferozmente independiente

A los espíritus libres les gusta hacer sus propias cosas, desde la planificación diaria hasta la elección de su trayectoria vital. Eres consciente de ti mismo y tomas tus propias decisiones. Y te motiva hacer lo necesario para conservar tu libertad en lugar de depender de otra persona para subsistir.

Puede que incluso te cueste pedir ayuda, aunque seas rápido respondiendo a quienes te la piden.

16. Estás listo para viajar

Quedarse en un sitio durante años está sobrevalorado. Hay tanto que ver ahí fuera. Si no puedes permitirte coger un avión, buscas otras formas de explorar el mundo más allá de tu barrio.

Quieres conocer gente nueva y experimentar nuevos lugares y nuevas culturas. Sea cual sea tu horario de trabajo, para ti es prioritario ver más mundo, solo o con un amigo.

17. Sacas tiempo para tus aficiones e intereses

Encuentras lo que te interesa y lo persigues con pasión. Tus intereses son variados y profundos. Siempre encuentras algo con lo que divertirte. Y animas a los demás a hacer lo mismo.

Además, si alguien que te importa te invita a unirte a ellos en algo que les gusta, te apuntas, aunque lo suyo no sea exactamente lo tuyo. Estás ahí porque ellos te importan.

18. Te gusta tu propia compañía

Esto no significa que siempre prefieras tu propia compañía a la de otras personas; significa que no tienes miedo de estar solo o sin ataduras. Te gusta la gente y puedes disfrutar sinceramente de su compañía. Pero no necesitas compañía todo el tiempo para sentirte adorable o completo.

Has aprendido lo que significa estar completo. Y sabes que nadie más puede dártelo.

Y esperas que hagan lo mismo por ti si se lo pides.

19. Te sientes libre para satisfacer las necesidades de la ocasión

Tu libertad te hace más flexible y adaptable.  Pase lo que pase, eres más capaz que la mayoría de pivotar y afrontar el reto con ingenio y disposición a aprender.

No sientes que tienes que encajar en la idea que otros tienen de lo que deberías ser en función de tu función actual. Te sientes ajeno a esas expectativas y más dispuesto a considerar diferentes soluciones a los mismos problemas.

20. Eres un buscador de la verdad

Sientes la necesidad de comprender las cosas y las personas a un nivel más profundo. Quieres saber qué les hace ser como son. Y necesitas saber que estás en el camino correcto para ti.

Ser un buscador de la verdad es a menudo un trabajo solitario, e incluso puede ser peligroso. No te disuade la gente que te dice que «no te metas en líos».

No es casualidad que la mayoría de los detectives aficionados de los misterios acogedores sean espíritus libres de corazón.

21. Tienes un detector de mentiras muy afinado

Confías en tu intuición. Por eso, cuando grita a todo volumen: «¡Alerta BS!», tiendes a escucharla. El instinto suele ir diez pasos por delante de los demás sentidos.

Por eso, cuando la historia de alguien no concuerda con tu detector de mentiras interno, te sientes obligado a saber más o a advertir a alguien que te importa, te escuchen o no. Y has aprendido a cuidarte las espaldas.

22. Eres un rebelde nato

Ya de niño cuestionabas todas las normas. Y si la respuesta no superaba la prueba del olfato, no tenías reparos en desobedecerlas y hacer lo que para ti tenía sentido.

Probablemente, el coste de la desobediencia tampoco era lo bastante aterrador o doloroso como para disuadirte.

Es cierto que hacer lo tuyo no siempre funcionó como esperabas, pero nadie aprende obedeciendo las normas sin cuestionarlas nunca. No te arrepientes de nada.

23. Te esfuerzas por hacer un trabajo que te guste

No te basta con tener una carrera bien remunerada. Quieres hacer algo que realmente te guste. Y quieres encontrarle un sentido y un propósito. Como eres un espíritu libre, te niegas a conformarte con un trabajo que te va quitando la vida poco a poco.  

El trabajo, para ti, tiene que ser una labor de amor, aunque seas el único que lo ve así. Mejor hacer un trabajo humilde y amarlo que tener prestigio en un trabajo que odias.

24. Eres innovador

Estás lleno de ideas y ansioso por ponerlas a prueba. Sabes que aprendes mejor cuando no tienes miedo a fracasar en algo.

Hacer algo bien a la primera está sobrevalorado; has aprendido más cuando alguien te ha permitido equivocarte y seguir intentándolo.

25. Puedes relajarte con los mejores

No te interesa lamentarte por el pasado ni preocuparte por el futuro. El momento presente ya tiene bastante con lo que lidiar. Y no quieres perderte lo que tienes delante.

Así que priorizas el tiempo que necesitas para conectarte a tierra. Cuando la vida se vuelve estresante, sabes cómo bajar el ritmo y volver a centrarte en lo esencial y en lo que puedes manejar. No te preocupas del resto.

26. Te sientes más feliz rodeado de naturaleza

Los espíritus libres suelen sentirse más a gusto y en paz cuando están rodeados de naturaleza. Tu sentido de la aventura se ve reforzado por la afinidad que sientes por el mundo natural.

El intrépido salto de la ardilla de un árbol a otro te inspira a ser valiente cuando el camino que llevas no te sirve. Serías de los primeros en apuntarte a paracaidismo, alpinismo o cualquier cosa que te sacuda de la rutina y reavive tu amor por la vida.

27. Te encanta la vida

Claro que tienes momentos difíciles y dramas en tu vida, como todo el mundo. Pero no cambiarías tu vida por la de nadie. Te encanta ser quien eres y hacer las cosas a tu manera.

Y te encanta la vida en general. Es increíble tener tantas oportunidades para explorar, aprender y ser quien eres. Sabes aprovechar el día y sacarle el máximo partido porque, en cierto modo, comprendes la brevedad de la vida.

No vas a esperar a que llegue un «mejor momento» imaginario ni a pedir permiso y esperar que te lo den. Eliges vivir la vida al máximo en tus propios términos porque, al final, nunca quieres mirar atrás con remordimientos.

¿Es bueno ser de espíritu libre?

Ser un espíritu libre tiene sus pros y sus contras. ¿Cuáles de las siguientes cosas has experimentado tú ?

Ventajas:

  • No te sientes en deuda con las expectativas de los demás;
  • Te sientes libre de ser tú mismo y de elegir tu propio camino;
  • Eres infinitamente curioso, enseñable y resiliente.

Desventajas:

  • Saltarse las normas establecidas tiene consecuencias;
  • Ser inconformista molesta a mucha gente;
  • Buscar la verdad puede ser peligroso (o al menos alienante).

Cómo convertirse en un espíritu libre

¿Es bueno ser un espíritu libre? Si puedes soportar las inevitables reticencias de algunas personas de tu entorno, puede ser una forma de vida liberadora. Toma las siguientes medidas para convertirte en la persona de espíritu libre que siempre has querido ser.

Encuentra tu razón para convertirte en un espíritu libre

Asegúrate de que es una razón que conecta con tus valores fundamentales y te hace sentir 100% fiel a ti mismo. Asegúrate de que lo haces por ti y no para convertirte en la persona que otra persona quiere que seas.

Sé sincero contigo mismo

Deja de decirte a ti mismo que necesitas el amor o la atención de otra persona para prosperar o ser feliz. Sé sincero sobre las relaciones que limitan tu crecimiento y estate dispuesto a liberarte de personas tóxicas.

Conecta con tu sabiduría interior

Cuanto más conectado estés con tu intuición y más confíes en ella, más te fiarás de ella y menos sentirás la necesidad de complacer a los demás para sentirte validado.

Supera el miedo

Cuando tengas miedo de dar un paso, reconócelo. Permítete reconocer el motivo. Luego dile a tu miedo que a partir de ahora tendrá que pasar a un segundo plano. Tu espíritu libre de cargas está al volante.

Practica la atención plena a diario

Haz de la meditación consciente una prioridad diaria. Permítete saborear las pequeñas cosas que antes habías pasado por alto. Date cuenta de que eres más feliz cuando eres más consciente del momento presente.

Ejemplos de personas de espíritu libre

He aquí algunos ejemplos de espíritus libres, tanto reales como ficticios:

  • Freddie Mercury (cantante) de Queen
  • Alexis Rose de Schitt’s Creek
  • David Bowie (cantante)
  • Jo de Mujercitas
  • Nicole Byer (actriz) de ¡Nailed It!
  • El personaje de Kate Hudson en Casi famosos

¿Eres un espíritu libre?

Ahora que sabes más sobre las características de los espíritus libres, ¿puedes pensar en alguien en tu vida que las modele para ti?

¿O eres tú mismo un espíritu libre?

Tal vez tengas algunos de los rasgos pero quieras reforzarlos y cultivar el resto. Quieres ser más un espíritu libre y estás listo para emprender los pasos de acción enumerados anteriormente.

En el fondo eres un espíritu libre. Sólo necesitas eliminar parte del equipaje que te ha retenido. Y si lo deseas con todas tus fuerzas, puedes hacerlo y lo harás.

Sólo recuerda desarrollar tu espíritu libre de una forma que respete tu propio camino personal y tus valores fundamentales. Nadie más puede decirte cómo debe ser tu vida como espíritu libre.

Tú conoces tu alma mejor que nadie. Confía en ti mismo.

Ir arriba