10 secretos de la personalidad tipo C que debes conocer

Todos conocemos a personas que afirman ser «tipo A» o «tipo B» en lo que se refiere a su personalidad.

Las personas de tipo A son conocidas por ser personas de alto rendimiento a las que les gusta tener el control, mientras que las de tipo B son menos competitivas y más relajadas.

Pero, ¿sabías que existe también una personalidad de tipo C, así como una de tipo D?

Los tipos C y D son dos de los cuatro grupos principales de personalidad y comportamiento definidos por la teoría y evaluación de la personalidad DISC (que se explica más adelante).

personalidad tipo C

Rasgos de personalidad de tipo C

A modo de resumen rápido, estos son algunos de los rasgos de la personalidad de Tipo C que puedes reconocer en ti mismo o en alguien cercano:

  • Preciso
  • Orientación al detalle
  • Preciso
  • Metódico
  • Conciencia
  • Creativo
  • Evitar conflictos
  • Introvertido
  • Escéptico

Antes de adentrarnos en los detalles del Tipo C, veamos un resumen de los distintos tipos de personalidades.

¿Cuáles son los cuatro tipos de personalidades?

La teoría de los tipos de personalidad A y B se remonta a los años cincuenta y al trabajo de dos cardiólogos, Meyer Friedman y RH Rosenman.

Pensaban que las personas con ciertos rasgos de personalidad tenían más probabilidades de desarrollar determinadas enfermedades, como las cardíacas.

Esta teoría ha sido refutada, pero es cierto que ciertos tipos de personalidad suelen correlacionarse con el estrés, que es un factor enorme en la salud general de una persona.

Los psicólogos ya no utilizan los tests de personalidad como herramienta de diagnóstico, sino únicamente para conocer mejor a las personas.

Los tipos de personalidad A, B, C y D son formas sencillas y eficaces de clasificar la personalidad cuando se trata de entenderse a uno mismo o de determinar cuál es la mejor persona para un trabajo concreto.

Por supuesto, la personalidad humana es mucho más compleja que estos cuatro tipos.

Cualquier persona puede tener rasgos de dos (o más) categorías diferentes, pero cada tipo de personalidad tiene su propio conjunto de rasgos y características que lo diferencian de los demás.

El tipo de personalidad que se asigna a una persona a través de las evaluaciones de personalidad refleja dónde radica la mayoría de las características de una persona.

En general…

Las personas con características de personalidad tipo A son ambiciosas, organizadas y deseosas de ayudar a los demás.

 ▶ Las personas con una personalidad de tipo B tienen la capacidad de estar relajadas y tolerar los cambios con mucha facilidad.

▶ Las personalidades C son verdaderos introvertidos que son extremadamente trabajadores, analíticos y centrados.

Las personas con una personalidad de tipo D son pesimistas por naturaleza y suelen vivir con mucho estrés.

¿Quién inventó la personalidad de tipo C?

La teoría DISC fue desarrollada por el psicólogo William Moulton Marston y la herramienta de evaluación fue creada por el psicólogo industrial Walter Vernon Clarke.

La personalidad de tipo C es uno de los cuatro tipos de comportamiento determinados por la evaluación de personalidad DISC.

DISC Tipos de comportamiento de la personalidad

Los tipos de perfil DISC se clasifican en cuatro grupos principales de personalidad y comportamiento:

D (Dominante) Orientado a resultados, enérgico, decisivo, solucionador de problemas, arriesgado

I (Influyente) Entusiasta, Confiado, Optimista, Persuasivo, Hablador, Impulsivo

S (Firme) Solidario, Amable, Previsible, Comprensivo, Amistoso, Bondadoso

C (Concienzudo) Preciso, Analítico, Cauteloso, Investigador, Privado, Sistemático

¿Qué significa tener una personalidad de tipo C?

Las personas con personalidad de tipo C (concienzudas) son perfeccionistas, siempre coherentes con su trabajo y rara vez se saltan las normas.

Aunque comparten características con el tipo A, las personalidades C se toman más tiempo con los detalles y suelen revisar su trabajo varias veces para comprobar su exactitud.

La gestión del tiempo no es una prioridad para las personalidades C como lo es para las de tipo A. Sin embargo, la precisión de los detalles es igual de importante (o posiblemente más) que para las personalidades de tipo A.

Se sabe que las personalidades C son «emocionalmente reprimidas» porque les cuesta compartir sus emociones y necesidades con otras personas.

Por este motivo, a menudo dan la impresión de ser indiferentes, lo que puede parecerse a la actitud de «no me importa» que suelen mostrar las personas con una personalidad de tipo B.

Tienen un comportamiento firme y estoico que a veces les hace parecer casi robóticos.

10 secretos de una personalidad de tipo C

Las personalidades de los tipos C y D se desarrollaron basándose en teorías diferentes a las que crearon los tipos A y B. Como las personalidades A y B son tan enormemente diferentes, los psicólogos encontraron patrones de personalidad que no encajaban en ninguna de ellas.

A continuación se explican con más detalle algunos de los patrones y comportamientos de la personalidad de tipo C.

1. Introvertido

Las personas con este tipo de personalidad son verdaderos introvertidos. Prefieren la interacción significativa con una o dos personas a la charla trivial con una multitud porque son pensadores muy profundos.

Del mismo modo, prefieren ser expertos en un tema a conocer mucha información superficial sobre una variedad de temas.

Otro signo importante de verdadera introversión que muestran las personalidades C es su capacidad para centrarse en lo que tienen que conseguir.

Cuando trabajan en un proyecto, pueden sentarse y concentrarse durante horas y tienen una capacidad de concentración asombrosa.

Destacan especialmente cuando están en su propio espacio, sin distracciones ni interrupciones.

Como los introvertidos se sienten abrumados por demasiados estímulos, suelen fijarse en los pequeños detalles de las cosas que otros podrían pasar por alto.

personalidad tipo C

Sin embargo, aunque se fijan en las cosas de su entorno externo, se vuelven en gran medida hacia dentro o se centran más en sus pensamientos, emociones y estados de ánimo internos en lugar de buscar estímulos externos.

Como introvertidas, las personalidades C necesitan estar solas para pensar cuando se sienten abrumadas. A menudo, buscan un lugar tranquilo para sentarse y pensar.

Cuando esto ocurre, es fundamental dejar que los C tengan su espacio y que procesen la información que necesiten antes de volver a participar activamente.

2. Orientación al detalle

Las personalidades C están muy orientadas a los detalles y prefieren participar en tareas que estén controladas y sean estables en lugar de tareas que no tengan dirección.

Buscan la precisión y la lógica. Las personas irracionales molestan a las de tipo C porque consideran que tener emociones fuertes hace muy difícil o incluso imposible ser lógico.

Debido a su atención al detalle, las personalidades C se esfuerzan por crear un trabajo original y único en lo que sea que estén haciendo.

Se aseguran de preparar meticulosamente cada detalle para reducir las posibilidades de que alguien no esté de acuerdo con ellos. Los Tipo C son grandes candidatos para cualquier trabajo que requiera creatividad basada en la paciencia, los hechos y la precisión.

Las personas con este tipo de personalidad también son pensadores profundos a los que les gusta llegar al fondo de las cosas mediante preguntas como «por qué» o «cómo» funciona algo.

3. Controlador

Las personalidades C pueden ser controladoras consigo mismas y con los demás. Les gusta mantener el orden.

Están motivados y guiados por los resultados, y son estrictos a la hora de seguir políticas y procedimientos para hacer bien el trabajo.

Trabajan cuidadosamente para reunir datos y utilizan todos sus recursos para examinar todos los aspectos de una cuestión antes de decidirse a adoptar una postura. Están bien preparados por si alguien decide rebatirles.

Cuando una personalidad C se encuentra en una posición de toma de decisiones, procede con cautela y lógica y pide muchos datos y detalles antes de tomar una decisión definitiva.

Otras personas que intentan vender algo a una personalidad C mediante el uso del razonamiento emocional suelen fracasar porque una personalidad C consideraría que esta persona está llena de exageraciones y pensaría en los posibles hechos ocultos por las exageraciones.

Su escepticismo extremo y su uso constante de la lógica para tomar decisiones de forma objetiva hacen que rara vez se dejen influir por el uso de las emociones.

4. Prefiere la dirección

Les gusta tener una dirección clara para sus tareas y trabajos.

Quieren saber lo que la gente espera de ellos para poder decidir cómo priorizar su tiempo y planificar eficazmente su actuación. Les gusta llevar cada trabajo hasta el final.

Las personalidades C son fiables y se toman su trabajo en serio, por lo que si se les dan instrucciones claras, es muy probable que realicen un trabajo completo y eficaz.

5. Preocupado por los hechos

Los del tipo C quieren enfrentarse a la realidad y a los hechos, nada de especulaciones ni teorías no demostradas.

Se toman el tiempo necesario con la investigación para encontrar pruebas que respalden cualquier idea o afirmación.

6. Muy centrado

Al no distraerse fácilmente, los Tipo C pueden concentrarse y permanecer centrados en un proyecto o tarea, a veces en detrimento propio. No les preocupan tanto los plazos como a la personalidad de tipo A, por lo que pueden tener dificultades con la gestión del tiempo.

Sin embargo, este enfoque les da la capacidad de profundizar en lo que esté trabajando con precisión y detalle.

7. Perfeccionista

A un Tipo C no le conviene sugerirle que se acerque a algo a medias o incluso al 99% del camino.

Los Tipo C son tan perfeccionistas que pueden experimentar estrés y ansiedad extremos por hacer las cosas «a la perfección», incluso cuando no es necesario. Esta tendencia a veces se debe a sentimientos de inseguridad y a la necesidad de ganarse la aprobación de los demás.

8. Solitario

Muchas personalidades C prefieren trabajar solas que con un equipo o grupo de personas. Esta preferencia puede deberse al deseo de seguir sus propios sistemas y mantener las cosas organizadas de una manera específica.

Tampoco les gustan los conflictos ni las discusiones, y trabajar solos garantiza que no los experimenten.

En su vida personal, también disfrutan de su intimidad y de realizar actividades en solitario. Pero cuando tienen verdaderos amigos en los que confían, los Tipo C son extremadamente leales.

9. Pasivo y emocionalmente reprimido

Como este tipo de personalidad se resiste al conflicto, puede reprimir sus verdaderos sentimientos y aceptar pasivamente decisiones o planes que no le gustan.

Pueden mostrar falta de asertividad y, en consecuencia, a veces tendrán sentimientos de impotencia o desesperanza.

10. Organizado

Dado que los Tipo C son tan metódicos y centrados, necesitan que su entorno y su trabajo estén muy organizados y despejados.

La desorganización les genera ansiedad y, como se enorgullecen tanto de su trabajo, no toleran las prácticas ineficaces o descuidadas.

Comunicarse con una personalidad C

Para comunicarse eficazmente con alguien que tiene una personalidad C, lo mejor es utilizar un lenguaje y un tono formales y casi «de negocios».

Es importante reconocer y respetar la cantidad de conocimientos que una personalidad C tiene sobre cualquier tema, así que deja que te enseñe sobre el tema en cuestión.

Los C pueden hablar durante mucho tiempo sobre algo por lo que sienten pasión, pero también son conscientes de sí mismos y, por lo tanto, no se ofenderán si la conversación tiene que interrumpirse por falta de tiempo.

Ser claro y conciso siempre será apreciado por una personalidad C.



Funciones ideales de una personalidad C

Como las personalidades C son objetivas, son muy justas cuando analizan las diferencias de opinión.

Sólo les preocupan los hechos, lo que les hace excelentes en puestos estratégicos y ejecutivos.

Debido a su naturaleza introvertida, puede que no tomen la iniciativa de forma natural, pero una vez que se encuentran en una posición de liderazgo, lideran de forma natural con el ejemplo que dan de su trabajo de alta calidad.

Las personalidades C son innovadoras y siempre están buscando nuevas formas de resolver viejos problemas e ideando una forma mejor de hacer cualquier cosa.

Estilo de trabajo para la personalidad C

Los C prefieren trabajar individualmente antes que en equipo.

Pueden ser intensos y tienden a concentrar toda esa intensa energía en hacer su mejor trabajo personal, ignorando cualquier aspecto de «trabajo en equipo» o «relación» del proyecto.

Las personalidades C no se preocupan demasiado por los sentimientos o las emociones: si no se puede demostrar con hechos, no es muy importante para los C.

Sin embargo, los C que son especialmente conscientes de sí mismos comprenden la dinámica crítica de trabajar en un entorno de equipo y pueden aportar una visión eficaz para la parte de estrategia de un proyecto y un punto de vista exhaustivo, aunque objetivo, cuando hay que tomar decisiones rápidamente.

¿Qué les motiva?

Las personalidades C están muy motivadas por la excelencia, la calidad y la precisión. Quieren estar bien informadas y ser precisas, y valoran la lógica, los hechos y la realización de tareas y proyectos de alta calidad.

Los C necesitan que se les asegure que están cumpliendo las expectativas y tienden a prosperar cuando escuchan los elogios de sus compañeros de trabajo. Pero no les preocupa demasiado recibir reconocimiento público.

La forma más eficaz de reconocer el duro trabajo de un C es seguir ofreciéndole un lugar flexible para formular planes de soluciones inéditas, nuevas e interesantes.

¿Qué les estresa?

La vaguedad y la incertidumbre estresan a quienes tienen una personalidad C.

La falta de información, la incertidumbre sobre las funciones, la falta de planificación o, simplemente, el hecho de cometer demasiados errores sin disponer del tiempo necesario para analizar y comprender lo que ha fallado provocarán el cierre de las C.

Tener que realizar varias tareas a la vez también estresará a los C, porque no creen que puedan ofrecer el mejor resultado si tienen que centrarse en más de una cosa a la vez.

Los C también necesitan delegar su propio horario de trabajo, y si tienen que ceñirse a un horario regimentado, su nivel potencial de logros se verá obstaculizado.

Buenos trabajos para la personalidad tipo C

Los del tipo C tienden a gravitar hacia trabajos en los que pueden aspirar a la perfección.

Buscan carreras en las que puedan utilizar la precisión y la creatividad.

Algunos de los trabajos más comunes para el tipo de personalidad C son los siguientes:

✅ Analista financiero

✅ Arquitecto

✅ Programador informático

✅ Ingeniero mecánico

✅ Ingeniero de software

✅ Ingeniero químico

✅ Administrador de sistemas

✅ Actuario

✅ Director de Ingeniería

✅ Analista de inversiones

✅ Científico de datos

✅ Investigador científico

Puntos fuertes de un Tipo C

A modo de resumen, he aquí los puntos fuertes de una personalidad C:

→ Se toman tiempo para considerar las cosas detenidamente a la hora de tomar decisiones.

→ Destacan por ofrecer procedimientos claramente definidos a la hora de asignar tareas.

→ Aplican un enfoque deliberado y metódico a la resolución de problemas.

→ Como preguntas frecuentes para garantizar la calidad.

→ Se sienten cómodos analizando grandes cantidades de información.

→ Prefieren entregar las tareas por escrito y les gusta recibir comentarios por escrito.

→ Recopilarán información y evaluarán los riesgos antes de tomar decisiones.

→ Tendrán en cuenta muchos factores antes de tomar una decisión.

Debilidades de un Tipo C

Estos son algunos de los puntos débiles de este tipo de personalidad:

✘ Intentan alcanzar una solución perfecta en lugar de una solución factible.

✘ Harán solos un trabajo importante para asegurarse de que se hace correctamente.

✘ Es posible que confíen demasiado en las instrucciones escritas o en los comentarios cuando es necesaria la comunicación verbal.

✘ Dedican mucho tiempo a recopilar datos y evaluar riesgos antes de tomar decisiones.

✘ Pueden evitar a las personas que no utilizan el mismo enfoque sistemático para organizar el trabajo.

✘ Pueden criticar a quienes no cumplen sus normas de calidad y precisión.

✘ Pueden microgestionar, haciendo demasiadas preguntas cuando alguien necesita más autonomía.

✘ Tienden a complicar en exceso las soluciones a problemas sencillos.

¿Tienes una personalidad de tipo C?

¿Te parece que podrías ser de tipo C?

Los C son un gran recurso a la hora de crear una estructura y mantener el ritmo de un proyecto.

A pesar de que suelen ser serios, son personas cálidas por naturaleza y prefieren hablar de intereses en los que son expertos en lugar de entablar conversaciones triviales.

Prefieren trabajar de forma independiente, pero están dispuestos a desempeñar un papel activo y eficaz en un equipo si tienen claro cómo pueden contribuir a la calidad del producto final.

Si tienes una personalidad de tipo C, tienes mucho que ofrecer a tu empleador y a tus relaciones con tus rasgos únicos.

Como todos los tipos de personalidad, tienes puntos fuertes y débiles.

Pero puedes utilizar estos conocimientos para mejorar tu autoconocimiento y trabajar para convertirte en un C evolucionado que aprovecha sus puntos fuertes y trabaja para mejorar las áreas que necesita desarrollar.

Ir arriba