29 señales de una mujer segura de sí misma, atractiva y genial

Las señales de una mujer segura de sí misma son difíciles de pasar por alto. Seguro que reconoces a una cuando la ves, pero ¿ves esas señales en ti?

Cuando entras en una habitación, ¿te sientes seguro como si fuera tuya?

¿O tiende a esconderse en un rincón intentando pasar desapercibido o simplemente mezclarse con la multitud?

Puede ser difícil rebosar confianza como mujer, sobre todo en nuestra sociedad competitiva y mediática, que nos envía tantos mensajes sobre quiénes se supone que debemos ser y cómo debemos ser.

Afortunadamente, puedes convertirte en una mujer más segura de ti misma cambiando algunas de tus mentalidades y practicando las habilidades de la confianza, habilidades que pueden aprenderse.

Una cosa que tienen en común las mujeres seguras de sí mismas es la conciencia de reconocer sus imperfecciones e incluso celebrarlas.

Conocen sus puntos fuertes, dónde pueden mejorar y cuándo deben dar un paso atrás y dejar que otros tomen la iniciativa.

Puede que seas una mujer segura de sí misma en un área de tu vida, pero con signos de falta de confianza en otras áreas.

Entonces, ¿cómo convertirse en una mujer segura de sí misma en todo lo que hace?

Veamos los rasgos que suelen compartir las mujeres seguras de sí mismas y cómo puedes aumentar tu confianza para demostrar lo increíble que ere

Hay una diferencia entre chulería y seguridad en uno mismo

Una persona chulesca, como indica la palabra, es como un gallo que se pavonea. La chulería surge de la inseguridad y de la necesidad de presumir y alardear para sentirse más valioso.

La confianza comienza con un sano sentido de la autoestima y una aceptación realista de los propios puntos fuertes y débiles. Refleja un núcleo de aplomo, seguridad en uno mismo y autoconciencia, así como una mentalidad de crecimiento y una perspectiva positiva.

A veces la gente ve la confianza en una mujer como arrogancia. Una mujer fuerte, enérgica y obstinada a menudo tiene que enfrentarse a percepciones erróneas y prejuicios sexistas que intentan convertir su fuerza en un defecto de carácter.

A los hombres arrogantes se les suele tachar de seguros y fuertes. En cambio, a las mujeres seguras de sí mismas se las tacha de arrogantes y descaradas. Pero las mujeres seguras de sí mismas saben la diferencia y pueden tomarse estas críticas con humor.

Señales de una mujer segura de sí misma en una relación

La confianza es una de las cualidades más importantes que puede tener una mujer. Sin embargo, los estudios han demostrado que no se da en las mujeres con la misma frecuencia que en los hombres, lo que crea una evidente brecha de confianza.

Irónicamente, la cualidad más citada tanto por hombres como por mujeres en una pareja romántica es la confianza.

  • Creer en su propio valor y autoestima, reconocer y apreciar sus habilidades y rasgos positivos, y considerarse un «buen partido» le hacen más atractivo para una posible pareja romántica.
  • Reconocer que eres una persona competente, fuerte y digna te ayuda a manejar mejor las situaciones, especialmente las románticas, de un modo que las mujeres con poca confianza simplemente no pueden hacer.
  • Las mujeres fuertes y seguras de sí mismas son independientes y no dependen de su relación para definir quiénes son.
  • Una vez que encuentres tu confianza en una relación, no soportarás cosas que antes habrías aguantado, y no dudarás en alejarte de alguien que no comparta tus valores y no esté en línea con tus estándares.
  • Las mujeres seguras de sí mismas no se subestiman en sus relaciones, y no temen ponerse a sí mismas en primer lugar.

Como una mujer fuerte es intrépida en todo lo que hace, todas sus relaciones se benefician de ello.

29 señales de una mujer segura de sí misma

Hay muchos rasgos que comparten las mujeres seguras de sí mismas. Puede que reconozcas algunos de estos signos en ti misma, pero puede que haya algunos en los que necesites trabajar para mejorar tu confianza.

Si quieres saber cómo saber si alguien tiene confianza en tu círculo de amigas y conocidas, sigue leyendo.

1. Se conoce a sí misma

Tiene una confianza tranquila porque se conoce muy bien a sí misma. Sabe quién es y lo que quiere, y no siente la necesidad de ajustarse a las normas sociales.

Las mujeres seguras de sí mismas no sienten la necesidad de encajar en el molde de otras mujeres y vestirse de la misma manera, escuchar la misma música o asistir a todos los mismos eventos. En lugar de eso, hacen lo que les hace felices.

2. Conoce sus límites

Como las mujeres seguras de sí mismas se conocen tan bien, también conocen sus límites.

Saben cuándo tienen demasiado trabajo y necesitan pedir ayuda, y no se avergüenzan de hacerlo.

Reconocen que necesitan seguir aprendiendo y creciendo y no temen el fracaso ni los retos.

3. Sabe cuándo decir que no

Las mujeres seguras de sí mismas saben cuándo decir que no. Son conscientes de cuándo no pueden hacer su mejor trabajo para alguien que les pide un favor o cuándo decir que sí puede comprometer sus propios valores o prioridades.

Una mujer fuerte no necesita complacer a la gente para sentirse validada o digna. Toma decisiones en sus propios términos sin comprometerse.

4. Asume la responsabilidad personal de sus emociones

Una mujer con una confianza sana es capaz de ser dueña de sus sentimientos. No culpa a amigos o familiares de sus problemas emocionales.

Sabe que la única persona que puede mejorar su estado de ánimo es ella misma, y se esfuerza por abordar sus emociones negativas y cambiar su mentalidad.

Cuando tienes confianza en ti mismo, asumes la responsabilidad de tu vida y de tus sentimientos. Te enfrentas a los problemas emocionales que repercuten negativamente en los que te rodean.

5. Se da cuenta de lo que quiere

Siéntate y pregúntate qué quieres de la vida y qué te hace feliz.

Tienes que luchar para descubrir tu pasión y salir al mundo a vivirla, aunque la idea te asuste.

6. Está al servicio de los demás

Para sentirse realizada, necesita algo más que un buen marido, un buen trabajo, una buena casa y unos buenos hijos. Necesitas algo que dé sentido a tu trabajo o a tu vida personal.

Cuando sirvas a los demás con amabilidad y generosidad, encontrarás los ingredientes de la verdadera alegría y satisfacción.

Según la investigadora de la felicidad y autora del bestseller El cómo de la felicidad, Sonja Lyubomirsky, «los estudios que yo y otros hemos realizado demuestran que practicar la amabilidad genera aumentos significativos de la felicidad.»

Estos actos de servicio y amabilidad pueden ser grandes o pequeños, pero te convertirán en una mujer más feliz y segura de sí misma.

Lyubomirsky cree que «cuando eres amable y generoso con los demás, empiezas a verte a ti mismo como una persona generosa, así que es bueno para tu autopercepción».

7. Sabe cuándo ser la primera

No te vuelvas tan desinteresado que tu instinto automático sea poner a los demás en primer lugar y a ti en segundo.

Tienes que recordar que necesitas cuidarte para estar disponible para los demás.

Si te saltas una actividad que realmente te gusta (como salir a correr) para mantener una cita con tu pareja, no beneficiará a ninguno de los dos.

Por supuesto, habrá ocasiones en las que sacrifiques tu tiempo o tu energía por los demás, pero tomas la decisión de hacerlo porque quieres, no porque te sientas obligado o tengas miedo al rechazo si no lo haces.

8. Aprende durante toda la vida

Incluso después de completar su educación formal, su aprendizaje no debe detenerse. Ampliar tu base de conocimientos y habilidades aumentará tu confianza en diversos ámbitos.

Siga reforzando sus conocimientos en su campo. Póngase en contacto con otros profesionales o siga aprendiendo asistiendo a seminarios o leyendo libros. Empápate de los conocimientos de los demás.

Trabaja para convertirte en un experto en un área en la que los demás acudan automáticamente a ti en busca de aportaciones e ideas.

9. Evita dejar las cosas para más tarde

¿Ese trabajo de investigación o esa solicitud de empleo que no dejas de posponer? Hazlo. Dejar las cosas para más tarde agota tu energía y te hace sentir impotente e indisciplinado.

Te impide alcanzar tu verdadero potencial y convertirte en la mujer fuerte que te imaginas.

Lo más difícil de cualquier tarea es empezar. Da un pequeño primer paso para ponerte en marcha y verás cómo el impulso te lleva el resto del camino.

Ese primer paso también te dará una gran inyección de confianza.

10. Cultiva la resiliencia

Si recientemente ha terminado una relación o tiene problemas en el trabajo, considere estas circunstancias como oportunidades para evolucionar y no como horribles reveses en su vida.

La capacidad de superar cualquier obstáculo que se te presente con gracia y de ser lo suficientemente resistente como para seguir adelante tras un periodo razonable de pena o dolor demuestra que crees en ti mismo.

Saber que las cosas mejorarán y que tienes lo que hace falta para mejorar tus circunstancias reforzará tu autoestima.

11. No sigue a la multitud

Sé la mujer que pide la ensalada en un asador o que apoya al equipo contrario. Sigue el ritmo de tu propio tambor, aunque no consigas la aprobación de los que te rodean.

No te preocupes por los detractores y rodéate de quienes te apoyan.

Las personas que quieres en tu vida son las que te quieren por lo que eres y respetan tu pensamiento independiente y tus creencias.

12. Es audaz

Piensa en grandes sueños y persíguelos. Ignora las voces negativas de tu cabeza y de quienes te rodean que te dicen: «No se puede hacer». Hazlo de todos modos.

Cualquiera que haya hecho algo notable en la vida se ha enfrentado en algún momento a su miedo inicial.

Cuantas más acciones audaces emprendas, más confianza tendrás en tu capacidad para hacer realidad tus sueños.

Una mujer segura de sí misma no piensa en pequeño. Se atreve a que el mundo la retenga.

13. Puede pasar tiempo sola

Para algunas mujeres, pasar tiempo con un hombre en una relación romántica cambia sus puntos de vista y opiniones para que coincidan con los de él.

Este cambio de forma para apaciguar o complacer a su pareja romántica puede hacerle perder su sentido de la identidad.

Dedica un tiempo a estar solo para redefinir tu sistema operativo personal y desarrollar tus puntos de vista sin la influencia de los demás.

Tómate unas vacaciones en solitario o vete a un retiro de meditación para volver a conectar con tu auténtico yo y llévatela a casa contigo para conocer a tu chico.

14. Acepta su realidad

La vida siempre va a ser un lío. Cuanto antes lo aceptes, más podrás centrarte en lo bueno y no en lo malo.

La vida te presenta retos con regularidad, pero tu actitud ante estos retos puede hacer o deshacer tu confianza.

Si te dejas llevar por la desesperación o la rabia ante lo injusto de todo, te sientes impotente y pequeño.

Las mujeres seguras de sí mismas tienen la serenidad necesaria para aceptar las cosas que no pueden cambiar, el valor para cambiar las que sí pueden y la sabiduría para distinguirlas.

15. Es amable consigo misma

Muchas de las mujeres más inteligentes de la historia fracasaron antes de triunfar. Pero si te machacas cada vez que cometes un error, estarás demasiado magullado para volver a intentarlo.

Ten expectativas realistas de ti mismo y, si algo sale mal, aprovéchalo como lección. Trátate como tratarías a un amigo que ha sufrido un contratiempo: con amor y amabilidad.

Confianza significa saber que mereces respeto por ti mismo y compasión.

16. Sigue avanzando

Si siempre te quedas pensando en tus imperfecciones, tus malas decisiones y los errores que has cometido, te quedas atascado en tus pensamientos limitantes.

El pasado es el pasado. El futuro es una pizarra en blanco para que lo diseñes como quieras. Sacúdete de tu malestar y prueba cosas nuevas.

Hagas lo que hagas, sigue avanzando paso a paso y aléjate de los pensamientos y las personas negativas.

Incluso los pequeños pasos aumentarán tu confianza.

17. Se viste para impresionar

Cambiar tu vestuario puede cambiar tu actitud. Viste como la persona que quieres ser.

Esto hará que la gente te trate como si fueras esa persona.

También te hace sentir más poderoso, audaz y seguro de ti mismo.

18. Es asertiva

Aprende a defenderte. Si te faltan al respeto, defiéndete. Sé tu mejor defensor y comunica tus límites.

No hace falta ser agresivo, pero sí firme y decidido.

No permitas que te traten de forma que te degraden o te desprecien. Diles que se están pasando de la raya y que tienen que dejar de hacerlo. Si eso falla, aléjate de la persona, el trabajo o la situación.

No tienes por qué comprometer tu autoestima, dignidad o valores.

19. Reconoce y celebra su singularidad

Cada persona tiene un ADN único. Si a eso le añades tus experiencias vitales, talentos, perspectivas y habilidades, te das cuenta de que nadie en el mundo es como tú.

Celebre su singularidad y siéntase orgulloso de los lugares en los que ha estado y de los lugares a los que se dirige.

20. Desarrolla sus intereses y talentos

¿Qué te apasiona?

¿Te gusta viajar, cocinar, correr o pintar? Disfruta de tus aficiones y habilidades.

Encuentra aficiones que te atraigan y dedícate a ellas con alegría.

A veces, cuando te encanta hacer algo, puedes pasar por alto el hecho de que tienes talento para lo que haces.

Tus pasiones en la vida te hacen ser quien eres. Desarróllalas y compártelas con otras personas.

21. Le gusta ser independiente

Quién eres y tu identidad personal es lo que te convierte en un ser humano único y valioso.

Ser tú mismo es lo que los demás admiran de ti y lo que te hace sentir fuerte y competente.

No tienes por qué ser un lemming y seguir a la multitud. No necesitas que te defina un hombre, las expectativas de la sociedad o tus amigos.

Ser independiente transmite a los demás el mensaje de que eres maravillosa y que tienen suerte de conocerte.

22. Se mantiene fiel a sí misma

Si asientes con la cabeza a un comentario de alguien que no te gusta, te estás rebajando.

Si cambias de opinión porque no quieres ofender, estás minando tu inteligencia.

Si no te sientes cómodo con tu ropa, es posible que no refleje tu estilo.

Sé la mejor persona que eres basándote en tus valores internos y en tu criterio personal.

No busques la aprobación de otras personas para sentirte plena. Sé quien eres, habla por ti misma y haz lo que quieras. Al fin y al cabo, esta es tu vida.

23. No se toma las cosas como algo personal

Como sabes mantener las cosas en perspectiva, dejas que las pequeñas cosas se te pasen por alto. Tienes la habilidad de encontrar el humor en situaciones que podrían hacer que otros se erizaran y se pusieran a la defensiva.

Siempre ves la luz al final del túnel y no te sientas a pensar en una mala situación.

También sabes que no puedes controlar las emociones y el comportamiento de los demás, así que no te lo tomas como algo personal cuando alguien es grosero o se comporta mal.

Sabes que refleja más su carácter que el tuyo.

24. Hace preguntas empoderadoras

Haces preguntas relacionadas con tu curiosidad por la vida, tu crecimiento personal y tu interés por los demás.

De hecho, no le importa dejar que los demás brillen con luz propia y les hará preguntas que les den esa oportunidad.

También te haces preguntas para ampliar tu autoconocimiento, como: «¿Qué necesito hacer ahora mismo que me haga más feliz?».

25. Busca mejorar el mundo

¿Cómo puedes utilizar tus puntos fuertes para hacer del mundo un lugar mejor? Sabes que tienes algo valioso que ofrecer al mundo y te sientes obligado a compartirlo.

La abnegación es un principio clave para las mujeres seguras de sí mismas, porque saben lo que pueden hacer y quieren que los demás se beneficien de ello.

26. Escribe sus propias reglas

No vivas según las reglas de otros porque dicen saber qué es lo mejor.

Sal de tu zona de confort e inventa tus propias reglas. Conviértete en líder, iniciador y pionero.

Pruebe nuevas ideas aunque no funcionen a la primera. Ten el valor y la determinación de romper moldes.

27. Desarrolla un ritual de confianza

Date una charla de ánimo cuando necesites confianza, ya sea antes de dar un discurso en el trabajo o incluso antes de una primera cita.

Esto puede consistir en recitar afirmaciones a lo largo del día o tomarse un breve descanso de cinco minutos cuando surjan cosas sobre las que necesite reflexionar.

El ejercicio o la meditación pueden ser tus rituales de confianza. O tal vez escribir un diario sobre la gratitud o las cosas positivas que te ocurren durante el día.

28. Acepta su propósito

Una de las formas más profundas de generar confianza es definir el «por qué» de tu vida y de todo lo que haces.

¿Por qué crees que naciste? ¿Cuál quieres que sea tu leyenda?

Cuando aceptes un trabajo, tomes una decisión importante o inicies un proyecto, pregúntate por qué lo haces. ¿Cuál es la razón principal de tus acciones?

Saber tu «por qué» te da la motivación y la seguridad de que tu criterio es sólido.

29. Practica el amor propio

Esta es la forma más importante de ser una mujer atractiva, segura de sí misma y estupenda. Aunque parece fácil, es posible que no sepas cómo hacerlo.

Pero si te paras a pensar, ¿cómo puedes amar a los demás si no te amas a ti mismo? El amor empieza desde dentro y va hacia fuera.

Mediante la práctica de la autocompasión, la autoaceptación, la gratitud y el optimismo realista, puedes convertirte en una mujer segura de sí misma.

Desarrollar la confianza en uno mismo puede llevar tiempo y esfuerzo, pero merece la pena.

Se te presentarán más oportunidades y otras personas se sentirán atraídas por ti y disfrutarán a tu lado.

Al fin y al cabo, tienes lo que los demás quieren en la vida, que es un camino abierto a la felicidad.

Las mujeres seguras de sí mismas quieren mejorar su confianza

El hecho de que estés leyendo este artículo demuestra que quieres mejorar tu confianza en ti misma, y eso es un deseo atractivo y valedero. Has llegado aquí con una base de fuerza interior sobre la que quieres construir.

Incluso las mujeres más seguras de sí mismas tienen áreas en las que les falta confianza o habilidad. Los fracasos del pasado o el viejo bagaje pueden interferir en su capacidad para sentirse en su juego. Pero la confianza en otras áreas permite a estas mujeres ver dónde tienen carencias y necesitan crecer.

Ser una mujer segura de sí misma es un trabajo en curso. Utiliza la confianza que tengas como guía para ayudarte a potenciarla en otros aspectos de tu vida. Si en general piensas bien de ti misma y de tus capacidades, el cielo es el límite.

Ir arriba